Ovación

Lateralmente hablando: Escobar y Báez, soluciones por las bandas en Newell's

Lucas Bernardi no logró consolidar el equipo pero sí algunos puestos. Confió en los marcadores de punta Báez y Escobar, y los dos juveniles están respondiendo.

Martes 27 de Octubre de 2015

Lucas Bernardi tiene siempre algunos dilemas que resolver para cada partido. Le costó, y le cuesta, ir armando el once ideal porque tiene algunas cuestiones no resueltas. Eso pasa en un ciclo tan inestable como el que le tocó asumir y del cual no pudo a la fecha enderezarlo como todos en Newell’s pretenden. Sin embargo, algunas en las que fue metiendo mano ya las fue resolviendo. Insistiendo y apuntalando, jugándosela también, porque no es nada fácil cuando las cosas vienen torcidas darles cabida a jugadores surgidos de las inferiores. Y eso hizo el técnico, quizás por defecto también, pero lo hizo. Así apareció Ezequiel Unsain, o Denis Rodríguez, o Daniel Mancini. Pero sobre todo, los dos laterales leprosos: Franco Escobar y Gabriel Báez. Sin actuaciones descollantes aún, entregaron certezas. ¿Quién duda de que tienen que estar en el primer equipo?
  En algún momento, con un puñado de partidos en primera, Marcelo Bielsa decidió que Julio César Saldaña y Eduardo Berizzo debían ser los 4 y 3 titulares desde la 4ª fecha para empezar la gran campaña de 1990 (José Yudica los hizo debutar en el 89 y los puso juntos por 1ª vez el 2/2/90, por la 21ª fecha de la temporada 89/90). Otros tiempos, otros jugadores los rodearon, pero fueron impulsados  recién ahí en un momento difícil, con el promedio acosando, y jugarían 46 partidos ininterrumpidos. No es la realidad de este momento rojinegro, de números que lo dejan más tranquilo, pero sí hay una inestabilidad manifiesta por otras razones que también hicieron que Escobar y Báez se estén abriendo paso en un contexto complicado.
  Se dice, con razón, que el mejor momento para insertar juveniles en 1ª es con el equipo rodando bien, pero no fueron sus casos. Debutaron como pasa en malos contextos: con un DT interino que sabe que puede arriesgar a ponerlos. Por eso Báez y Escobar tuvieron su estreno en un partido de los jodidos: en el 0-4 en la Bombonera ante el líder Boca, con Picerni sucediendo por ese solo partido a Américo Gallego, que se fue en la 14ª fecha tras el 1-1 ante Banfield.
  Después del receso por la Copa América, llegó Bernardi y en su primer partido, en el 3-0 ante el campeón Racing, les dio continuidad, dejando afuera a los "históricos” que habían sido campeones y brillaron en la era Martino en esos puestos: Marcos Cáceres y Milton Casco, claro que además porque ambos venían con el desgaste de haber jugado el torneo continental. Por eso, los experimentados sólo volverían juntos en la fecha siguiente frente a Tigre (0-0) y ya no más se los vería juntos. En el clásico siguiente Escobar jugó de 4, el DT ya optó por poner al paraguayo en la cueva y el ahora jugador de River tendría su última chance de lateral izquierdo.
  Para el partido siguiente, en Bahía Blanca ante Olimpo, ya los marcadores de punta serían Escobar y Báez, situación que no se alteraría más ni con los malos resultados. Es más, después de esa derrota posclásico, Bernardi daría el otro gran golpe de timón, sacando a Oscar Ustari y poniendo a Unsain.
  Así el entrenador leproso, con toda la presión encima, con el nuevo encuentro ante Central que se avecinaba en el Gigante y la posibilidad cierta de sumar 5 derrotas consecutivas ante el rival de siempre, los bancó a todos ellos y logró pasar la tormenta. Claro que como el equipo está lejos de consolidarse y Bernardi no le encontró la vuelta en otros puestos (zagueros y volantes, sobre todo), también se sigue exponiendo a cachetazos como el de Mataderos. Pero aún en ese contexto, resulta valioso que respalde a quienes lo necesitan como nunca en sus inicios. De hecho, las críticas no parecen haberlos rozado y el rosarino Escobar y el de Gobernador Castro Báez, un zurdo que le gusta atacar, ambos de 20 años, se vienen afianzando. Lateralmente hablando.

Uno siempre zaguero y el otro a veces carrilero

Debutaron en la fatídica tarde-noche de la Bombonera, en el 0-4 ante Boca, y un mes después tendrían su revancha en el 3-0 sobre Racing. No se juntarían en los siguientes dos partidos, pero desde Olimpo para acá hilvanaron 10 encuentros consecutivos como los laterales leprosos. Curiosamente, jugaron poco y nada en las inferiores en esos puestos. Principalmente porque uno de ellos, Franco Escobar, casi siempre jugó de marcador central, mientras que Gabriel Báez también fue usado de carrilero.
Desde la 7ª, donde debutó en 2011 y hasta la 5ª, Escobar jugó de zaguero, mientras que al año siguiente se sumaría Báez (proveniente de Agricultores FC de San Pedro) a la 6ª y jugaría de 3, compartiendo 32 partidos.
En reserva, Escobar jugó 36 partidos, 29 como zaguero y sólo 7 de lateral derecho. En dos de estos últimos, Báez fue el marcador izquierdo y en otros 2 se desempeñó de carrilero por ese sector. De hecho, en Agricultores era punta por izquierda.
 

Datos: Carlos Durhand

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS