Ovación

Las seis promesas de Central piensan nada más que en el ascenso

Son el futuro del club. Fueron cuidadosamente seleccionados de la cantera para que se vayan adaptando al ambiente de un mundo totalmente diferente al que hasta hace muy poquito estaban habitando. Son seis pequeñas grandes proyecciones...

Jueves 13 de Enero de 2011

Son el futuro del club. Fueron cuidadosamente seleccionados de la cantera para que se vayan adaptando al ambiente de un mundo totalmente diferente al que hasta hace muy poquito estaban habitando. Son seis pequeñas grandes proyecciones a corto plazo. Pero tanto Jeremías Ledesma como Gerardo Pérez, Lucas Lazo, Gastón Carrizo, Pablo Becker y Ramiro Costa dejaron de lado sus anhelos personales para aferrarse a la ilusión colectiva. No piensan en otra cosa que volver a ver a Central en la máxima divisional. “El sueño es el ascenso. Después, lógico, poder jugar y colaborar con el equipo”, fue la frase en la que concluyeron con mucha madurez estos juveniles auriazules que están haciendo su primera pretemporada con el plantel profesional.

  “Tengo el privilegio de compartir estos días con grandes jugadores. Y trato de aprovechar cada entrenamiento para sumar en lo personal y para colaborar después en lo colectivo si puedo. Sé muy bien que Central siempre está sacando buenos arqueros y no lo tomo como una presión extra, pero sí tengo claro que confío en mis condiciones. Me estoy matando para seguir creciendo en mi carrera, que recién empieza. Aunque sinceramente lo que más me interesa es que ascendamos. Si Central está bien, el resto de nosotros y de la gente también lo estará”. Con esta declaración Jeremías Ledesma abrió el juego testimonial para que sus compañeros abran paso al pensamiento individual.

  “Lo más claro que tengo es que hay que ascender como sea. Tenemos que llevar al club al lugar donde pertenece, la primera división. También vine para ganarme un lugar porque me preparé durante muchos años para poder estar acá. Y lo voy a aprovechar al máximo porque quiero debutar y jugar en Central”, reflejó con temperamento y seguridad el zaguero Gerardo Pérez.
  A su turno, el volante Lucas Lazo tampoco ocultó sus ganas de meterse en el plantel. “Mi sueño es que Central ascienda. Soy hincha y jugador de este gran club. No puedo pensar en otra cosa que no sea la vuelta a la primera. Sé que soy chico y tengo también otros desafíos, como jugar. Y me estoy preparando para eso, pero cuando me pongo a pensar en qué es lo que más quiero, no lo dudo: ascender”, sostuvo sin rodeos.

  El talentoso y también mediocampista Gastón Carrizo fue uno de los que padeció en carne propia la pérdida de categoría, ya que jugó, y muy bien, algunos minutos ante All Boys aquella fatídica tarde de mayo en Arroyito.
  “Me tocó vivir esa fea experiencia y aún tengo un gran dolor por lo que pasó. La verdad es que los que seguimos en el club después de ese partido no vemos la hora, como el resto del grupo, de ascender para sacarnos la espina que tenemos clavada y nos duele todos los días”, confesó desde sus fibras íntimas el volante. Y agregó: “Sé que el torneo pasado me tuvieron en cuenta. Pero ahora me estoy preparando con todo para poder jugar más seguido. Aunque repito, primero prefiero el ascenso. Central no merece estar donde está”.

  En tanto, Pablo Becker fue directamente al grano antes de que se abriera el abanico de preguntas y respuestas. El hábil volante ofensivo dijo lo que siente sin necesidad de recurrir al interrogatorio. “Sabés lo que pasa, la situación en la que estamos nos lleva a pensar solamente en el ascenso. No voy a mentir, porque mi sueño es ganarme un lugar entre los once, pero la verdad, al estar acá, con este gran grupo, no parás de pensar y en tratar de ver a Central en el lugar que se merece: la primera A”, remarcó con sabiduría, pese a sus 17 años.

  Otro que también sumó su vagón de anehlo al tren de la ilusión canalla fue el ahora delantero Ramiro Costa. “Ni dudarlo, mi mayor sueño es que volvamos a la primera. Central es un grande y estamos trabajando para el asenso, pese a que muero por debutar”, disparó el grandote atacante.

  Está claro, los pibes dejaron sus metas personales para sumarlas a la colectiva. Sorprende que por ser juveniles piensen con tanta madurez. Pero se ve que aprendieron bien a querer a Central desde la cuna de las inferiores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario