Ovación

Las mejores fotos de la presentación del Central de Coudet anoche en el Gigante

Marco Ruben fue el autor de los goles y se llevó una gran ovación al igual que el Chacho Coudet y el Chelito Delgado en el ansiado regreso al Gigante de Arroyito. Mirá las fotos 

Jueves 05 de Febrero de 2015

El pueblo canalla se dio cita anoche en el Gigante de Arroyito para dar la bienvenida a sus figuras y renovar la ilusión en la previa del torneo que comienza la semana que viene. Mirá las fotos

Esas viejas caras conocidas. Ver en acción al equipo de Eduardo Coudet era importante. Había ganas en las tribunas de tutearse nuevamente con el fútbol en vivo en el Gigante de Arroyito. Pero había otros condimentos, que tenían que ver con algunos nombres propios. Y la concurrencia dio muestra de ello. Con un estadio al que le faltó poco para lucir colmado, las emociones fuertes se fueron sucediendo una detrás de otra, sin que fueran muchas, claro. A las 20.57 la voz del estadio anunció la aparición del delantero César Delgado, un hombre de la casa que regresa después de 12 años. Y el Chelito apareció. Caminó unos 30 metros mientras

desde los cuatro costados bajaba el “olé, olé, Chelo, Chelo”. Manos al cielo, saludo hacia los hinchas y rápido retorno al vestuario. Fue el único jugador que tuvo ese reconocimiento ayer en el Gigante
de Arroyito (el defensor Cristián Villagra no fue presentado). 
 
Segundos más tarde saltaba el equipo a la cancha, acompañado de la euforia tribunera lógica. Pero claro, con los futbolistas apareció el otro personaje en cuestión y, por cierto, caro a los afectos de los hinchas canallas: Eduardo Coudet. El “Chacho, Chacho” no se hizo esperar. Bajó rápido de ambas cabeceras y las plateas. Y el entrenador, como
si tuviera un resorte, levantó los brazos y saludó una y otra vez. Y al llegar al banco de los suplentes aplaudió, cerró los puños y agitó los brazos (“vamos, vamos”, decía su expresión corporal). 
 
Ya se venía la hora del partido ante el conjunto uruguayo, pero igual hubo tiempo para una ovación sostenida también para el delantero Marco Ruben cuando el 9 y ayer capitán se acercó al banco de suplentes.
 
Fútbol y a jugar. Lo otro, lo que tenía que ver con los reencuentros con viejos nombres conocidos, ya había pasado a formar parte de la historia. Una historia muy emotiva por cierto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario