Clásico rosarino

Las malas previas no lo afectaron

En 7 de los últimos 11 clásicos Central no ganó el partido anterior (5 fueron derrotas). Pero eso no fue impedimento para que los canallas marcaran supremacía ante Newell's.

Miércoles 06 de Febrero de 2019

Cada clásico instala las mismas sensaciones, los mismos atajos a partir de los cuales abordar un partido que, por la pasión que despierta, parece algo más que un partido desde lo emocional, claro. Y cada vez que llega el momento hay un tema que muchas veces puede traducirse en discusión, de acuerdo al razonamiento de cada uno: el cómo llegan. Están lo que le prestan demasiada atención a las formas futbolísticas de cómo llegan y otros que consideran que por tratarse de un partido "especial", esos antecedentes no cuentan. En el caso particular de Central el tema pasa por saber cómo llegó a cada clásico en estos últimos años, en los que le fue realmente bien, pero no en lo referido a cuestiones de juego o funcionamiento, sino en cuanto a resultados. Y el dato suena cuanto menos llamativo. Es que desde el retorno del canalla a la máxima categoría hubo 11 clásicos (perdió sólo uno) y prácticamente la mitad de las veces (5) debió enfrentarse a Newell's con una derrota sobre el lomo. Es decir: en cinco ocasiones llegó habiendo perdido el partido anterior.

La referencia del presente futbolístico también es inevitable. Los escasos resultados que obtuvo en este reinicio de la Superliga fueron producto de producciones opacas, sin demasiado vuelo. De allí la derrota ante Huracán y el aciago empate contra Aldosivi. Y lo dicho: todo eso en la previa del partido más importante de la ciudad.

Sin dudas es un tema al que el Patón Bauza debiera prestarle la debida atención. Se sabe que cuanto mejor se juegue, más posibilidades habrá de ganar. Sería un error dejarse llevar por las estadísticas, pero en ese terreno en los últimos años quedó demostrado que un mal desempeño o, lo que es peor, un resultado adverso en la previa no fue condición sine qua non de un mal resultado en el clásico.

El antecedente más cercano es irrefutable. Cuando se avecinaba el partido por cuartos de final de la Copa Argentina el canalla visitó a Patronato y no sólo fue derrota, sino que el rendimiento futbolístico dejó mucho que desear. Es más, ese mismo día a algún integrante de la comisión directiva se le cruzó por la cabeza ponerle punto final al ciclo del Patón Bauza, pero la cercanía del choque con Newell's (apenas cuatro días) hizo que esa postura se diluyera rápidamente.

Lo sucedido en ese recordado encuentro en la lejana y desolada cancha de Arsenal está a la vista y más latente que nunca. Central superó a Newell's y lo eliminó, para ganarse un lugar en la semifinales del torneo que, días más tarde, lo vería campeón.

Claro que en el medio de esto cuenta no sólo la forma en la que llega un equipo (en este caso Central), sino que también está la forma en la que arriba el rival. En este caso de Copa Argentina Newell's también arribó con demasiados interrogantes, pero hubo otros muchos antecedentes en los que Central llegó mal pisado al clásico y frente a muy buenos rendimientos de su eterno rival.

Sólo cuatro veces de los últimos 11 clásicos Central pudo ganar en la previa. En tres de ellos también se impuso en el derby: 1-0 en el Coloso con gol de Franco Niell (venía de ganarle 2-1 a Boca y 1-0 en el Gigante con tanto de Herrera; en el 2-0 en Arroyito con tantos de Marcelo Larrondo y Marco Ruben (venía de ganarle a Godoy Cruz, con gol de César Delgado) y 1-0 (Herrera) en Arroyito tras vencer por el mismo resultado a Boca con gol de Ruben. ¿Los técnicos? Los dos primeros con Coudet y el restante con Leo Fernández. La única vez que ganó antes y no pudo repetir en el clásico fue el 0-0 de local tras la victoria por 1-0 contra Arsenal (Nery Domínguez).

Las otras siete ocasiones no hubo festejos en la previa. Fueron cinco derrotas y dos empates, con la salvedad de que en esas cinco veces que perdió antes cayó derrotado con Newell's una sola vez: el 0-1 en el Gigante con gol de Maxi Rodríguez.

Se trata de simplemente de números y antecedentes, a partir de los cuales Central podría aventurar hoy que no tiene por qué hacerse demasiados problemas por el presente del equipo. Igual, esto no invalida la idea que para que el domingo haya mayores chances de retirarse del Coloso con una sonrisa pueda ser necesario protagonizar una levantada futbolística.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});