Ovación

Las Leonas no pudieron con Holanda, pero lograron el segundo puesto

Por segunda vez en su historia, las chicas del hóckey se quedaron sin el oro olímpico. El sueño que fueron a buscar a Londres quedó en manos de Holanda, que ganó merecidamente 2 a 0.

Sábado 11 de Agosto de 2012

Por segunda vez en su historia, Las Leonas se quedaron sin el oro olímpico. No pudo ser. El sueño que fueron a buscar a Londres quedó en manos de Holanda, que ganó porque jugó mejor y lo mereció. Fue 2 a 0 y medalla de plata para Argentina. En el día del cumpleaños 35 de Luciana Aymar (ver aparte) y en su último partido olímpico, el regalo se lo llevaron las europeas. Con el podio de ayer, Las Leonas sumaron su cuarta medalla consecutiva en unos Juegos y no hay seleccionado argentino que lo haya conseguido jamás. Sólo Carlos Espínola lo logró, pero en vela. Por eso la derrota no debe opacar el mérito de la vigencia en la elite mundial. Más allá de los nombres.

Las Leonas, vigentes campeonas del mundo, tuvieron una buena primera parte de partido. Pero nunca fueron más que Holanda, que repitió el título conseguido en Beijing 2008. La fórmula que Argentina aplicó a la perfección ante Gran Bretaña y que le permitió meterse en la definición no dio resultado ante las europeas: primero defensa, después ataque. Y no dio réditos porque en la primera parte Argentina defendió bien pero generó poco en ataque. Apenas una bocha de córner corto con la que Noel Barrionuevo besó el palo derecho del arco holandés y una individualidad de Aymar que se fue al lado del palo. En la segunda parte, la única chance también llegó por la vía del fijo y Las Leonas la resolvieron muy mal en el palo de Silvina D'Elia. Encima, se equivocaron en defensa. Y si a Holanda se le permite jugar... Holanda es Holanda. Con una ejecutora de cortos casi infalible: Maartje Paumen, a quien Argentina le dio cinco posibilidades de cortos, demasiado como para pretender salir airosas. La defensora marcó el del 2 a 0 (el primero fue de Dirkse van den Heuvel, ambos en el segundo tiempo). Ahí se diluyó el sueño de Las Leonas.

Lucha Aymar, como siempre, tuvo el equipo al hombro. Pidió la pelota, soportó las marcas con un poco de fastidio e intentó armar el juego. Pero ante cada intento aparecía un palo naranja. Holanda cortó los circuitos, tuvo una actitud avasallante y mereció el oro.

A Las Leonas les quedará seguir esperando. Pasará mucha agua debajo del puente hasta que vuelvan a aparecer en una final olímpica. Puede ser en Río 2016 o demorarse más. Esta, la que podía ser la revancha de aquella perdida en Sydney 2000 tardó 12 años en llegar. Sí hay una certeza: Aymar no estará. Sin ella el desafío será doble. En Londres, el oro estuvo cerca, pero se volvió a escapar. Más allá de eso, la plata es para festejar. Son los Juegos Olímpicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario