Ovación

Las infartantes jugadoras rusas de curling

Olga Zhadova, Anna Sidorova y Alexandra Saitova conforman el equipo ruso de curling, el deporte que es una especie de bochas sobre hielo y se roba todas las miradas en los Juegos invernales.

Martes 18 de Febrero de 2014

Olga Zhadova, Anna Sidorova y Alexandra Saitova conforman el equipo ruso de curling, el curioso deporte que es una especie de bochas o tejos pero sobre el hielo. Las deportistas rusas se destacan mostrando sus curvas pero además brillan en ese raro deporte de mirada fija, gestos ampulosos, gritos desaforados y una inusitada rapidez de brazos para agitar esa especie de secadores en la nieve.

En el centro de la escena una piedra circular con mango, parecida a una pava, que se desliza por el hielo hasta que llega al centro del campo. Sin dudas es el deporte que se roba todas las miradas en Sochi 2014. Un tanto por lo curioso, mucho por su semejanza con la temática del tejo y su mezcla entre ese popular juego de verano en la playa y el bowling. Encima para sorpresa de algunos es muy fácil entender sus pocas reglas y puntaje. Es un juego netamente de estrategia y precisión y que pese a que su existencia se remonta al año 1550, su popularidad se elevó en estos Juegos de Invierno. 

El curling consta de dos equipos conformados por cuatro participantes cada uno que compiten entre sí lanzando un total de ocho piedras de granito (de 20 kilos cada una) por un carril de hielo que se extiende por 45.5 metros de largo y cerca de 5 de ancho. El que tira la piedra es el lanzador, mientras que los que barren se denominan "sweepers" quienes utilizan su bastón para alisar el hielo y hacer más rápido el traslado de la piedra o la acompañan y no barren para que siga su curso natural. La idea es ubicar la mayor cantidad de piedras lo más cerca posible del círculo central que se encuentra al final del corredor.
 
El partido se juega a ocho o diez "ends" o "mangas" de ocho piedras cada una. Una vez lanzadas las 16 piedras se termina el "end", se cuentan los puntos y comienza uno nuevo. La forma de puntuar es, también, bastante sencilla. Una vez lanzadas todas las piedras de un end, se puntúa en base a la cercanía que tengan con el centro al final del pasillo.

Por ejemplo, el equipo que deje la piedra más cerca del círculo central, obtendrá un punto. Si la siguiente piedra con menor distancia al objetivo es del mismo color, se cuentan dos puntos. Así sucesivamente hasta que la siguiente piedra sea del rival. Ahí se termina de puntuar y es por esta razón que siempre un equipo termina un end con un "0". Nunca una manga terminará "2-1" ó "3-2", por ejemplo. El equipo que acumule más puntos a lo largo de las ocho o 10 mangas será el ganador. En caso de terminar igualados, se jugará un end extra. No existe el empate.
 
Las primeras referencias de la existencia del curling surgen en Escocia, durante el siglo XVI, siendo practicado en la actualidad principalmente en Canadá, el norte de Estado Unidos y parte de Europa. Este deporte se considera olímpico a partir de 1998, aunque es desde 2006 que deja de ser disciplina de exhibición y se transforma en una oficial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS