Ovación

Las distancias, un tema extra

Brasil es el punto más cercano. Colombia y Venezuela, el otro extremo

Martes 19 de Diciembre de 2017

Todo influye. No se trata de mirar al rival solamente desde el punto de vista deportivo, en las competencias internacionales pesan las distancias, las horas de vuelo y la definición de local o visitante.

Sin dudas que el nivel competitivo de los adversarios es lo más importante. No es lo mismo jugar con un equipo que peleó un título o los primeros puestos que hacerlo frente a otro que clasificó con lo justo, por eso se trata en el material principal. Detrás de ello aparece el tema de la distancia, con la mayor cercanía de equipos brasileños (entre 2 y 4 horas de avión), siguiendo por los peruanos (de 3,30 a 4,15 horas), ecuatorianos (alrededor de 5 horas), colombianos (de 5,30 a 6,15 horas) y venezolanos (6 horas).

Por cercanía, aparece en primer lugar Atlético Paranaense (1.227 km) seguido por San Pablo (1.656 km), Botafogo y Fluminense, de Río de Janeiro (2.043 km), Atlético Mineiro, de Belo Horizonte (2.212 km) y Bahía (3.161 km).

Aunque este último queda apenas más lejos que dos equipos peruanos: Sport Huancayo (2.755 km) y Sporting Cristal, de Lima (2.861 km); mientras que luego aparecen Sport Rosario, de Ancash (3.229 km) y Universidad Técnica de Cajamarca (3.407 km).

Luego aparecen los ecuatorianos de Deportivo Cuenca (3.849 km), Barcelona de Guayaquil (3.958 km), Liga de Quito y El Nacional (4.083 km).

Y cierran con distancias similares los colombianos y venezolanos. América de Cali y Deportivo Cali (4.374 km) e Independiente de Medellín (4.635 km) y el más lejano es Jaguares de Córdoba, Montería (4.907 km); ya que poco antes figuran Zamora de Barinas (4.737 km), Estudiantes de Mérida (4.751 km), Mineros de Guayana (4.814 km) y Caracas (4.871 km).

Y en la evaluación cierra definir de local o visitante, aunque esto depende de cómo lo miren los protagonistas de acuerdo a las características de sus equipos. Pueden preferir ganar en casa y defender la diferencia o traerse un buen resultado (aunque sea derrota mínima) para revertirlo en la revancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario