Ovación

Las claves ofensivas de la importante y necesaria victoria de Newell's

Newell's tuvo circulación y utilizó con acierto las bandas para superar el sábado por 1 a 0 a Huracán. Fue posible con el crecimiento de individualidades. El eje del circuito ofensivo pasó por Formica.

Lunes 18 de Abril de 2016

La teoría de cómo atacar se puso en práctica con acierto en Newell’s el último sábado. La circulación y el juego por los costados en terreno rival fueron las virtudes para alcanzar la primera victoria en el ciclo de Diego Osella y la segunda de la Lepra en el torneo. Los movimientos ofensivos, las proyecciones de los marcadores y Formica como enlace vulneraron a la última línea de Huracán lo suficiente para superarlo por 1 a 0. Sin ejercer un dominio abrumador ni un ataque incesante, le alcanzó para retirarse de una buena vez con la satisfacción del triunfo.

Las señales que dio Newell’s fueron positivas para lo que se viene el domingo, el clásico en el Coloso. Eso  no implica que haya que despegar los pies de la tierra y pensar que lo realizado se repetirá con sólo intentarlo. De todos modos, es auspicioso para la Lepra su rendimiento en ataque, a partir de individualidades en alza que  aportaron a un mejor juego colectivo.

Se repite que sin acorralar a Huracán todo el tiempo, el conjunto rojinegro supo por dónde avanzar. Sabía que debía abrir la cancha, para que fuese ancha, y por los costados Advíncula e Insúa se proyectaron para convertirse en opciones de ataque. De los dos, el peruano fue el que finalizó mejor las jugadas. Por ejemplo, en el centro para Boyé que concluyó con el gol de Fértoli. Los marcadores de punta se lanzaron seguido a campo adversario y ni Montenegro (luego Gamarra) prosperó en contener a Advíncula ni Gamarra (después el ingresado Mariano González) frenó a Insúa.

De los que pisaron seguido terreno rival, Elías fue el más retrasado. Supuestamente volante derecho, en realidad se corrió al centro para ser el enlace entre la defensa y el medio. Le costó en el primer tiempo. En el segundo se animó más a cumplir ese papel.

El eje del circuito ofensivo pasó por Formica. Recostado del medio hacia la izquierda, transitó desde allí con libertad en tres cuartos de cancha. Lo tuvo a maltraer a Fritzler, o al ocasional adversario que quiso detenerlo. Desniveló con gambeta y buen pie habilitando a sus compañeros.

A Tevez le tocó la tarea de actuar bien sobre la raya, por momentos alternando la punta derecha con la izquierda con Maxi Rodríguez. Le costó desbordar a Balbi o Araujo y fue reemplazado por Héctor Fértoli, cuya presencia resultaría decisiva.

Newell's necesitaba a Maxi Rodríguez en otro nivel al de fechas pasadas. Y el futbolista respondió. Con desplazamientos propios de un jugador con inteligencia, supo por donde transitar o ir a buscarla, ya sea por izquierda, derecha o el medio. Probó con un par de remates que pusieron a prueba a Marcos Díaz.

Sin ser siempre todo lo incisivo que se espera, Lucas Boyé fue la referencia de ataque y no permitió que el zaguero Mancinelli se descuide un instante. En la segunda etapa entró más en acción y fue el último toque antes del gol de Fértoli.

Con cada uno de los mencionados hubo fluidez para la concepción de jugadas ofensivas. En especial, se consiguió en el segundo tiempo, ya con el juvenil Fértoli en cancha, transitando por los extremos, y con Scocco, que entró por Elías, para que Newell's tuviera más llegada. Osella consideró que era el momento de arriesgar.

La imagen de Newell's en ataque fue mejor de la que venía mostrando. Lo premió el resultado favorable. Ahora le toca algo más difícil: repetir.

Formica, alegre por lo que jugó y por la victoria

Hacía mucho que Mauro Formica no resultaba tan desequilibrante. Lo más cerca que estuvo de eso fue en la igualdad con Tigre (3-3) varias fechas atrás. Pero contra Huracán incidió mucho más. Y lo disfrutó. “Haber ganado y haber hecho un buen partido me genera una alegría enorme”, manifestó el mediocampista.

Titular por segunda vez en el torneo, tras hacerlo en el clásico de la 2ª fecha, Formica señaló que realizó “un trabajo enorme para volver a estar bien” luego de que lo operaran “dos veces en cinco meses" de la rodilla, en el último semestre de 2015. Por todo eso, con la alegría por lo vivido ante Huracán, dijo: “Se me pasan muchas cosas por la cabeza”.

“Por ahí no me salían las cosas o no jugaba muchos minutos”, señaló Formica, al recordar las anteriores participaciones que tuvo en la Lepra, sin que su juego tuviera brillo.

Formica dijo que los tres puntos del sábado son “un envión anímico importante”. Y que servirán para llegar mejor al partido con Central.

“Se viene un partido importante y nos vamos a sentir con más confianza”, declaró la figura del sábado.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario