Ovación

Lanús empató con el Rojo pero igual le sirvió

Era el punto que el granate necesitaba para ingresar directamente a la fase de gurpos de la Copa Libertadores. Independiente, en tanto, redondeó un campeonato aceptable.

Sábado 12 de Diciembre de 2009

Lanús e Independiente se despidieron del Apertura con un pálido empate en cero, aunque al “granate” le alcanzó para pasar a la fase de grupos de la Copa Libertadores, a la que había asgurado su participación una fecha atrás.

El partido, disputado en el estadio de Lanús, contó con una regular asistencia de público teniendo en cuenta que para el conjunto de Avellaneda no tenía mayor relevancia ya que había quedado afuera de todo unos días atrás cuando empató con Argentinos Juniors.

La primera parte fue atrayente con llegadas por ambos lados, aunque a los dos les faltó claridad a la hora de enfrentar el arquero rival.

También, coincidieron en usar la misma metodología cuando se decidieron a atacar, fue por los laterales.

Darío Gandín por la izquierda siempre generó peligro para los dirigidos por el Tolo Gallego y Hernán Grana por la derecha también preocupó mucho a la defensa del rojo.
A los tres minutos, Santiago salcedo con jugada individual eludió a Acevedo, ingresando al área remató alto.

A los 24, el acercamiento dse Independiente se dio por intermedio de Walter Busse, de izxquiersda a derecha remató de zurda y Marchesín debió esforzarse para quedarse con el remate del joven mediocampista.

En el complemento, después de los primeros diez minutos, donde prácticamente no pasó nada, Lanús le metió una gran presión al rival, pero siguió padeciendo de claridad en los últimos metros.

A los 21 minutos, llegó la más clara para el local cuando Sebastián Balnco se la jugó por el medio, dejó a dos rivales en el camino y metió un zurdazo fuerte que el arquero Gabbarini logró controlar en dos tiempos.

Un minuto después fue el paraguayo Salcedo el que puso en aprietos al arquero rojo que logró taparle todas las chances.

Sobre los 40, una corajeada de Tuzzio, ingresando al área sobre la derecha, terminó con un remate por encima del travesaño del propio defensor.

La parte final encontró a los dos inmersos es su propia impotencia y sus tibios ataques se parecieron nucho más a insinuaciones que cosa concretas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS