Ovación

La ya clásica sensación de que Central debe mejorar

El reencuentro en el Gigante fue sin triunfo. El equipo no ganó en el año ni se recupera en la Superliga. Central no llega de la mejor forma al clásico, desde el juego y los resultados

Domingo 03 de Febrero de 2019

Cuando el partido en la recta final, la de los últimos 5 minutos, el partido contra Aldosivi empezó a formar parte de la historia pese a las intenciones lógicas de los jugadores canallas dentro de la cancha y los hinchas en las tribunas. Lo que se vendrá inmediatamente pasaba a ser lo más importante. En esos minutos de tensión empezaba a bajar de las tribunas el clásico "que el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar" previo a un choque frente a Newell's. Es altamente entendible que los hinchas comprendan este tipo de historias de esta manera, pero lo verdaderamente importante en Arroyito es la forma en la que el equipo del Patón Bauza llega a ese nuevo clásico. La primera sensación, la que emerge sin que nadie haga un esfuerzo supremo ni demasiado sesudo es que Central llega con poco fútbol y con una larga lista de electos a corregir. Por lo pronto, el dato estadístico, frío y contundente lo dice todo: Central llega al derby del próximo domingo sin la inyección anímica de un triunfo, sino que lo hará con la derrota ante Huracán y el empate de anoche frente a Aldosivi.

Todos en Central tienen el derecho ganado sentirse con la confianza suficiente para afrontar el clásico que se avecina. Este equipo no tiene menos volumen de juego que el del semestre pasado en el que no sólo venció a Newell's en Copa Argentina, sino que terminó logrando el título del que hoy se observan algunos resabios.

Es que hay una luna de miel que aún se vive y que difícilmente se olvide en lo inmediato, aunque eso sea especialmente propiedad de los hinchas, quienes no sólo cantaron en alusión al tema, sino que desplegaron una bandera con la inscripción "Central campeón" cuando el equipo ingresó al campo. Pero futbolísticamente debe haber un análisis más fino que realizar.

Será Bauza quien lo lleve a cabo y el que obre en consecuencia a la hora de conformar un equipo que sepa explotar las virtudes propias y las deficiencias ajenas.

Para lo primero tendrá material de sobra, teniendo en cuenta lo que fueron estas dos primeras presentaciones del año, en las que entregó más dudas que certezas, sobre todo por lo acontecido en el Ducó. Es que anoche el equipo pareció dar un pequeño paso al frente pero parece exiguo en relación a la cantidad y calidad de los refuerzos que llegaron.

En este punto Bauza puede entregar el alegato de que el tiempo de trabajo es poco, que el verdadero funcionamiento se alcanzará con los partidos, pero de la misma forma está sobre el tapete que el tiempo no es mucho, para que el domingo haya más chances de pegar un nuevo grito en un clásico algunas cosas deberán modificarse.

Son apenas 180 minutos de juego los que ya forman parte de esa historia que se empezó a escribir en este 2019, en la que seguro las ilusiones marcaron ciertas coordenadas pero que el rendimiento y los resultados transitaron otras. La distancia entre ambos caminos no sea demasiada, más teniendo en cuenta que el equipo nunca tuvo momentos de gran lucidez desde que Bauza tomó las riendas del mismo (se exceptúa, por supuesto lo que fue la consagración en Copa Argentina), pero no le vendría nada mal a este Central empezar a tutearse con la consistencia en el juego. En la medida que empiece a lograrlo, los trayectos hacia los buenos resultados se allanarán.

Esta versión 2019 no dista del Central de los últimos meses. Es cierto, siempre será mucho más sencillo dar ese salto de calidad deseado habiéndose sacado ya la presión de lograr un título. Es más, hasta podría decirse que el canalla visitará el Marcelo Bielsa el próximo domingo con cierto grado de relajación por lo que hizo el semestre (eliminación a Newell's y posterior consagración). Ahora, si la idea es tomar este partido como un "campeonato sin título", como alguna vez lo tildó el Loco Abreu y varios directivos piensan, la conveniencia será una sola: mejorar el funcionamiento colectivo.

Sólo de esa forma en Central podrán sentir que habrá más chances de romper el molde en este reinicio de competencia en el que los triunfos por ahora escasean.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});