Ovación

"La voz del fútbol sigue siendo masculina"

Agostina Meneghetti, de 27 años, es la única periodista mujer que comenta los partidos de primera en la radio rosarina

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Ya hace tiempo que lo juegan, lo dirigen, lo arbitran, pero muy pocas lo comentan y aún ninguna lo relata. "Es que la voz del fútbol sigue siendo masculina", aseguró en diálogo con Ovación Agostina Meneghetti, de 27 años, la única mujer comentarista de primera de la radio local y también de las pocas que hace vestuario para Fútbol Continental Rosario (FM 100.1). Dice haber sido futbolista y siempre futbolera, asegura que para ella los partidos duran más de 90 minutos porque los estudia y trabaja antes, durante y después que el referí los da por terminados. Al igual que Viviana Vila, la primera comentarista de televisión del país (ver aparte), esta periodista rosarina rompió los moldes machistas del fútbol. Se bancó ninguneos y discriminaciones, y reconoce que con la ayuda de muchos compañeros varones que sí respetan y valoran su trabajo sigue jugando y se mete con pelota y todo adentro del arco.

El último encuentro entre River y Newell's, en el que la Lepra ganó 3 a 1, fue su cuarto comentario del año. Acá cuenta cómo llegó al análisis del fútbol, al que delinea como una actividad que "no tiene nada que ver con futurología o una opinión apasionada" como las que se acostumbran a escuchar en los bares con el diario del lunes.

Agostina es de las que cotidianamente entra a la cancha probando distintos puestos. Empezó estudiando psicología, pero después se abrió al periodismo y se quedó en la rama deportiva. Su trabajo final en el terciario lo hizo sobre la mujer en el boxeo. Y en 2013, aún no recibida, empezó a trabajar en distintas radios: producción, conducción y co-conducción, columnista, cabina en el estadio, borde de campo, zona mixta (nota a los jugadores tras el partido) y cobertura de conferencia de prensa. Agostina ya se animó a casi todo lo que hace a la transmisión deportiva radial.

"Claro que si sos mujer siempre te preguntan la típica «¿Entrás al vestuario?» Me río y explico que me paro cerca del lugar y trato de esperar a que salgan los jugadores para no incomodar a nadie. Lo importante es la nota y los protagonistas son ellos no yo. Y te aseguro que se cohíben más que yo al verme por la zona", contó antes de aclarar que no se vale de ser "mujer o petisa para buscar prioridad entre los colegas". Aunque sí usa una estrategia para conseguir un espacio al momento de entrevistar. "Llego temprano, leo todo lo que puedo y si no sé pido ayuda", confesó.

Dice que al principio tardaba mucho para informarse, pero ahora ya sabe dónde buscar. Lee distintos diarios en los portales, usa twitter, escucha a todos los colegas de Rosario que puede y también devora páginas internacionales. "Y no es por esta nota _confesó_, también sigo desde que estudiaba a Ovación, mi abuela lo guardaba para mí".

Recuerda el comienzo. "El primer partido en que hice campo no me lo olvido más. Fue en 2015, un Newell's-Independiente, en el Coloso, donde los rojinegros perdieron 3 a 2. Me salió todo mal: me fallaba el celular, no se escuchaba nada desde el piso", contó.

Dice que sabe que la pueden criticar más que a un varón desde el prejuicio. "Me han dicho que no puedo hablar de fútbol porque nunca jugué: no es cierto, pero además, mi función es periodística no futbolera", contestó Agostina antes de remarcar qué cosas no deben faltar en un comentario.

"Una voz clara y tener elementos para explicar cómo se pudo dar una jugada, qué pasó y por qué, saber ejemplificar, pensar si fue justo o no el resultado, si incidió o no el árbitro, quién fue la figura, entre otras tantas. No se trata de hablar desde el sentido común. Por eso antes de comentar el partido me armo un guión, estudio mucho", señaló. Y cuando se le pidió que apunte a referentes empezó por una mujer: Angela Lerena y luego nombró a Juan Pablo Varsky, a Ariel Senosiain y, de la radio local, a Claudio Giglioni porque, según dijo, fue antes de colega su profesor. "Me gustan todos estos profesionales porque no se exacerban: comentar no es gritar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario