Ovación

La Sudamericana, un antecedente que ojalá haya servido para aprender

El 18 de septiembre, el canalla perdió ante Boca dejando una imagen muy endeble y mezquina.

Domingo 12 de Octubre de 2014

Hay muchas frases recurrentes en el mundo del fútbol. "De los errores siempre se aprende" es una de esas tantas muletillas a las que en reiteradas ocasiones suele hacerse referencia, muchas veces casi por una cuestión de inercia discursiva. Esta tarde Central tendrá la chance de hacer gala de ese aprendizaje que, indudablemente, le dejó aquel choque ante Boca, en la Bombonera, por la Copa Sudamericana, que desembocó en la temprana eliminación de equipo de Miguel Angel Russo del certamen internacional. Claro que el contexto será otro, pero no estará de más echar un vistazo por lo sucedido hace menos de un mes.

Aquella postura mezquina, amparada en los condicionamientos que imponen las definiciones en la que un gol puede marcar un paso adelante o un marcado retroceso. Hoy la historia será diferente. Hoy no habrá ningún elemento extraño a la hora de fijar táctica, pero sobre todo estrategia.

Ese respeto supremo que se expuso en el choque de vuelta por la Sudamericana tal vez haya tenido su razón de ser. ¿Se debe hacer algo similar? Si la idea es remitirse a las pruebas, lo peor que puede hacer Central es dejar que Boca juegue con Central y no contra Central.

Es más, la lejanía del Canalla con los puestos de vanguardia podría entregarle hoy una cierta licencia en esto de mostrar otro tipo de osadía, de pretender otra cosa. Tal vez no sea lo más aconsejable el ir al golpe por golpe, pero sí demostrar que la ambición también forma parte de la génesis de este equipo.

Obviar que Central en aquel partido se quedó con un menos (fue expulsado Acevedo) a los pocos minutos de iniciado el encuentro sería un error. Pero eso no desvía la atención sobre la postura pasiva a la que se le dio rienda suelta y que resultó un bumerán.

Los partidos de visitante mucho no ayudan a este Central, que viene de pegarse un par de porrazos contra Tigre (1-4) e Independiente (0-2). Pero siempre hay un momento para reaccionar. Por lo pronto, Russo y sus jugadores saben que la última excursión a cancha de Boca resultó irritable. Hoy ellos son los que tienen la chance de hacer gala de ese aprendizaje.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario