Ovación

La serie tiene un nuevo capítulo

Central inicia el camino de la mano de Diego Cocca, el técnico en quien recae hoy la responsabilidad de sacar al equipo de la crisis futbolística. Será en La Paternal, ante Argentinos.

Domingo 31 de Marzo de 2019

Central se acostumbró a subirse a distintos escenarios, pero el guión de la obra es siempre el mismo, al menos en este último tiempo, en el que las urgencias y las necesidades abrazaron de tal manera al equipo que no le permiten capacidad de maniobra. Esta tarde, cuando se corra el telón en La Paternal, lo que habrá es una nueva historia por escribir, con una pila de argumentos que ameritan un viraje en el relato. Es que desde hoy al mediodía será Diego Cocca el encargado de lograr que los nubarrones comiencen a disiparse. Es demasiado temprano para cargar con semejante responsabilidad al flamante entrenador canalla, pero el conocimiento de la situación y, pese a ello, la decisión de tomar el timón en medio de esta tormenta lo ponen ya al frente de esas obligaciones.

   Central vivió en carne propia el deterioro de su fútbol, sin lograr que ello no trajera consecuencias en la comisión directiva como tampoco en otros ámbitos, como lo es el terreno de las divisiones inferiores. Hoy el canalla camina sobre un campo minado donde cada paso a dar conlleva el peligro de alguna nueva detonación.

   Puede sonar grandilocuente o exagerado, pero quien se atreva a negar la situación tal vez no comprenda la dimensión del problema. Hay muchísimas maneras de argumentarlo, pero hay un hecho que vale más que mil palabras. En el mediodía de hoy, cuando Cocca pise el campo de juego en La Paternal se transformará en el tercer entrenador canalla en lo que va del año. Tal cual. En sólo tres meses, y después de haber logrado un título hace casi cuatro, los técnicos en Arroyito desfilaron como por una pasarela. Cuando se creyó que el ciclo del Patón Bauza estaba terminado quien le pasó el cepillo al saco fue Paulo Ferrari. Cuando creyeron que lo del Loncho ya también se había agotado salieron en busca de un nuevo DT. Y allí apareció Cocca, como una especie de bombero para apagar el incendio. Hoy hará su debut como técnico canalla y en cuestión de días dirigirá los partidos que determinarán la suerte del equipo en Copa Libertadores.

   Pero el costado más hereje de esa necesidad hoy se llama "Superliga". Es que a Cocca no se lo fue a buscar porque hay aspiraciones concretas en la copa ni porque se esté intentando darle vida a un proyecto futbolístico. Lejos de eso, lo que se hizo con él fue buscar a un entrenador que pudiera arreglar el descalabro futbolístico que vive hoy Central, que lo puso ni más ni menos que en una situación de riesgo de cara a la próxima temporada. En Arroyito cuesta hablar de algunas cuestiones por las experiencias vividas hace muy pocos años, pero nada mejor que en momentos como estos llamar a las cosas por su nombre: Central la próxima temporada peleará por mantener la categoría.

   Lo que pueda ofrecer Cocca desde lo estratégico, lo táctico y hasta si se quiere desde lo emocional aún está por verse. Recién hoy se escribirá el primer capítulo con el guión del nuevo entrenador. Lo que nadie puede ignorar es que el equipo necesita reencontrarse con un triunfo que sirva para obtener oxígeno en los números, pero básicamente para romper con una larga racha de partidos sin victorias (ver aparte), que fue lo que llevó al fin y al cabo a esta situación de extrema complejidad.

   Las cosas no están del todo bien en Central fuera de la cancha, porque parece haber una tensa calma justamente por el contexto adverso, pero es en el rectángulo de juego donde deben aparecer los primeros síntomas de recuperación. A medida que eso se vaya logrando, los demás focos de incendio podrán ir controlándose de manera más rápida y efectiva.

   Cocca es el tercer técnico de Central en el año, el encargado, hoy, de protagonizar la levantada. Deberá lograrlo con un grupo de jugadores a los que no hay forma de exonerarlos. Porque son los mismos futbolistas (en su mayoría) que fueron campeones de Copa Argentina, pero también los intérpretes de otras tantas malas funciones que colaboraron para que ni Bauza ni Ferrari pudieran salvar su pellejo.

   Esos jugadores y Cocca como flamante DT canalla, actores para escribir un nuevo capítulo.

Una larga racha sin triunfos y mucho menos de visitante

Central no llegó a esta situación por casualidad. Hay una racha adversa que pesa demasiado en Arroyito, que llevó al equipo a un escenario extremadamente incómodo. Lo que arrastra el canalla es nada menos que 14 partidos sin victorias. Diez de ellos fueron por Superliga (5 empates y 5 derrotas), dos por Copa Argentina (la final de 2018 y Sol de Mayo) y los dos restantes por Copa Libertadores (Gremio y Universidad Católica). La última vez que Central se retiró del campo de juego con una sonrisa en el rostro fue en noviembre del año pasado, cuando venció 1 a 0 a San Martín (SJ), en el Gigante. Esa racha hoy intentará cortarla de visitante, condición en la que le cuesta más todavía. Después de aquel triunfo en Córdoba, ante Talleres, por la 2ª fecha, el equipo nunca más volvió a sumar de a tres fuera del Gigante. Fueron diez las excursiones (6 derrotas y 4 empates) en las que los equipos de Bauza y Ferrari volvieron sin victorias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});