Ovación

"La serie subestima a Monzón"

"El deportista Monzón está degradado, en un segundo plano, usado para mostrar un homicida intencional", afirma Cherquis.

Miércoles 21 de Agosto de 2019

Usted conoció bien a Monzón. ¿Cómo hubiese reaccionado al ver la serie?

Hubiera roto el canal a trompadas para luego buscar al director y al guionista y pedirle explicaciones. Y yo lo comprendería. Porque han degradado la figura del héroe deportivo, lo han tenido que poner inevitablemente porque forma parte del todo, pero lo que les importa es ponderar el sujeto homicida. La crónica deportiva fue subestimada, que no resiste ni siquiera el paraguas de la ficción. Son ridículos, bizarros, feos. Mire, Monzón gana el cinturón Eduardo Lausse (título argentino) en 1966 y fue campeón del mundo hasta 1977. Nadie es invicto por 11 años tomando alcohol de la botella y con un cigarrillo en la mano las 24 horas. Entonces hacen una serie de un deportista sin rigor histórico. Las peleas en esta serie son una excusa. Y lo son para que aparezcan Susana Giménez, Cacho Steimberg, Alain Delon. Pero el deportista es una excusa y no el fin.

Incluso hay un pasaje absurdo que hacen creer que el control antidóping fue hecho con champaña y no con orina. ¿Usted fue protagonista de esa acción?

Así es, en lugar de Monzón orinamos Tito Lectoure, el médico Paladino y yo.

¿La distorsión histórica del deportista es una constante?

Todo es distorsión y falta de rigor. Nicolino Locche era una calandria, era un ser extraordinario, un amigo fenomenal, no tenía una personalidad similar a la de un boxeador, era un típico mendocino cordial. Acá lo muestran como un porteño canyengue de Barracas, sobrando a Monzón y diciéndole “show pibe, vos lo que tenés que hacer es show”. Algo inimaginable para quienes conocimos a los personajes. Una locura ese guión. El deportista Monzón está degradado, en un segundo plano, usado para mostrar un homicida intencional.

¿Quién fue Monzón el boxeador?

Monzón tenía la inteligencia instintiva de una fiera hambrienta al acecho. Hasta que conoció a Susana Giménez. Ahí la fiera se convirtió en animal y el desarrollo de la vida relacional convierte al animal en hombre. Fiera, animal y hombre. En la primera, que es la consagratoria, la más importante como deportista,es la relacionada a la antropológica, porque es la fiera que lucha por la subsistencia y que además no puede resignar su condición de macho alfa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS