Ovación

La selección de Martino cierra la primera fase con un partido para demostrar

Argentina, ya clasificada, enfrenta a Jamaica con la intención de asegurarse el primer puesto. Televisará la TV Pública, desde las 18.30, y dirigirá el chileno Julio Bascuñán.

Sábado 20 de Junio de 2015

Ovación / En Viña del Mar.- Los jugadores tienen un discurso único. Quieren ganar la Copa América. Sienten lo que Mascherano definió como una "deuda moral". Y con esa determinación de avanzar, jugando primero y ganando después, saldrán hoy al campo del Sausalito para asegurar una victoria ante Jamaica que en la previa se presenta como lógica. Y lograr al fin el primer puesto, luego de que la victoria de anoche de Ecuador (quedó 3º con 3 puntos y la selección tiene 4) sobre México ya lo dejara clasificado a cuartos de final.

Gerardo Martino, quien no estará en el banco porque deberá purgar una fecha de sanción, dejó evidencias en los últimos entrenamientos que hará algunas modificaciones: Demichelis por Otamendi e Higuaín por Agüero. El ex Vélez acumula una amonestación y el DT optaría por preservarlo para los cuartos de final.

Se especulaba que haría lo propio con Mascherano, pero hasta anoche esta posibilidad no encontraba asidero. Al Kun optarían por preservarlo ya que padeció un fuerte traumatismo en un hombro al definir ante Uruguay.

Más allá de las diferencias notables entre ambos, Argentina sabe que desde lo físico será una dura experiencia, por la velocidad y la fortaleza que desarrollan los jamaiquinos. Pero si algo comenzó a diferenciarse de los primeros días es que ahora el discurso en Argentina es unánime. Así como al principio era Martino el que insistía con la idea firme de jugar, fortalecer conceptos y plantearse la meta de que los resultados son las conclusiones de ese funcionamiento, dejando un resquicio a lo imprevisible, ahora esas son las mismas palabras que pronunciaron Messi, Zabaleta, Mascherano y cada uno de los futbolistas albicelestes.

El concepto está. Ya lo incorporaron como pauta de comportamiento táctico y técnico. En los dos primeros partidos mostraron pasajes de que ese pensamiento puede corporizarse en juego. Ahora tienen el desafío de mantenerlo en el tiempo. Para eso tendrán que ejercer la presión en campo rival para recuperar el balón cuando no se tiene y evitar desorganizarse cuando la tarea no logra ejecutarse con la precisión requerida.

Hoy tendrán la chance de plasmarlo quizás con más continuidad, y a partir de allí edificar la convicción de que ese patrón de rendimiento puede transportar al equipo a los lugares más notables de la competencia. Porque Argentina hasta ahora da pasos de crecimiento, y si bien subsisten dudas sobre si alcanzará los picos máximos de fútbol asociado con alta posesión y contundencia, los cimientos están puestos para la construcción de un futuro articulado y eficiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS