Ovación

La remontada se basa en la defensa donde Valentini y Peppino son piezas vitales

La solidez defensiva es una de las claves de la notable mejoría del equipo de Russo que mañana buscará su quinta victoria consecutiva ante Gimnasia (LP) en el Gigante desde las 19. 

Lunes 03 de Diciembre de 2012

La prolija labor que viene realizando la última línea se erigió en el estandarte de la levantada de Central. Y el hecho de haber recibido un solo gol en los últimos cinco encuentros potenció además el rendimiento colectivo. Pero nada es casual. De hecho, Central se fortaleció con dos actores que estaban tildados de reparto. Pero en apenas un par de capítulos de la B Nacional terminaron siendo vitales en el andamiaje defensivo. Es que encontró en Franco Peppino y Nahuel Valentini a dos pilares fundamentales, que de yapa le permiten al elenco de Arroyito mantener el invicto hace 427 minutos.

La cosecha gruesa de puntos que consiguió Central tiene varios puntos destacados. Miguel Russo le encontró la vuelta al armado del equipo en cuanto a nombres se refiere. Cae de maduro que es obra de la causalidad que los jugadores que vienen saliendo seguido desde el vamos u ocupando un lugar entre los relevos dan sus frutos porque interpretaron mejor que otros la partitura que les entrega el DT.

Y en ese contexto Central crece fecha a fecha. Desde lo numérico y en función de equipo. Al menos así lo remarcan las estadísticas y la resultante de los últimos desafíos. Pero toda consecuencia tiene su causa. Es ahí donde sobresale la labor de Peppino y Valentini con bajo perfil.

Quizás sean dos de los profesionales que siempre están en el tapete de los "técnicos populares". Tal vez sean dos jugadores que no sobresalgan por su técnica. Pero tienen algo en común que los diferencia del resto. Saben lo que se juega Central y no bajan la guardia cuando agentes externos atentan contra el plantel. Ambos zagueros centrales coincidieron en este nuevo ciclo en Isidro Casanova luego de venir alternando de manera discontinua.

Se bancaron la parada en un campo que es para guapos de verdad. El empate sin goles fue la primera buena señal que algo nuevo y bueno había nacido. Luego llegó el turno de recibir a Ferro, que sentenció a Caranta antes de que Medina hiciera su golazo. El punto terminó sirviendo pese al disconformismo de la gente.

Luego arrancó la etapa dulce para Central con los sucesivos triunfos en cadena ante Defensa y Justicia, Gimnasia de Jujuy, Crucero del Norte y Aldosivi. Y otra vez con buenas performances de Peppino y Valentini. Si hoy en día Caranta tiene el privilegio de contar que hace 427 minutos que no buscará una pelota en el fondo de su red, no es más porque los defensores construyeron un muro delante suyo. Tal es así que los últimos rivales le patearon muy poco.

La realidad marca que Ferrari, Peppino, Valentini y Delgado vienen en alza y siendo fundamentales a la hora de analizar el presente.

Aunque los abanderados de la solidez en el fondo son el cordobés y Petaco, quienes arrancaron mirando los partidos desde afuera y en poco tiempo se tornaron en dos piezas muy valiosas para la estructura táctica y colectiva de Central pese a que muchos hinchas aún pongan en tela de juicio sus tareas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario