Ovación

La Pulga Rodríguez tiene quién le diseñe

Le hacen "ropa especial, del segmento XS, con medidas más cortas", dijo la rosarina Lucía Varela Dasso, diseñadora de moda de Kelme, la marca que viste a Colón

Jueves 03 de Junio de 2021

La ficha personal marca que mide 1,67 metros y pesa 67 kilos. No es boxeador, pese a que podría cuajar dentro del peso superwelter. Tiene como oficio el gol. Dentro de un rectángulo de juego destila elegancia y exquisitas definiciones. Otra manía es que le gusta tirarle algún cañito al árbitro ni bien realiza el sorteo. Se trata, simplemente, de Luis Miguel Rodríguez: el señor de galera y bastón. El mismo 10 de Colón que mañana buscará ante Racing la primera estrella para el club. Pero hay otro dato que sobresale. La historia indica que la Pulga tiene quién le diseñe la propia pilcha. Sí, el goleador es diferente hasta en ese aspecto. Lucía Fernanda Varela Dasso, quien es diseñadora de moda y trabaja para Kelme, confesó que la empresa que viste al sabalero “le hace al jugador ropa especial. Está dentro del segmento XS con medidas más cortas”, explicó la profesional.

  Lucía tiene 26 años y es una talentosa diseñadora de moda. Se sumó a inicio de año al staff de Kelme “para apoyar al equipo desde la óptica del diseño”. La empresa rosarina que tiene la licencia en el país trabaja con talleres satélites en la ciudad, pese a que la materia prima proviene del exterior.

  “La mercadería llega de España y China, pero acá buscamos la excelencia”, clamó la profesional con tono pasional. Pero hay otro dato que sobresale. Y que tiene al actual ídolo de Colón como máximo exponente.

¿Cómo o por qué surgió la idea de hacerle una edición especial de ropa a la Pulga Rodríguez?

Desde la empresa confeccionamos aproximadamente 50 conjuntos para los integrantes del plantel superior de Colón. Y lo de la Pulga es en realidad un talle que se ajusta un poco más a su contextu ra y que le permite en su agilidad estar más cómodo y poder desenvolverse con mayor soltura. A eso le sumamos que notábamos que, por momentos, no se sentía cómodo con el short o la camiseta. Eran como más grandes para su físico. Veíamos que por momentos se arremangaba. Y eso no está bueno porque debe sentirse libre con la indumentaria. Entonces fue de nuestra propia voluntad, como empresa que tiene la responsabilidad y privilegio de vestir a un grande de la provincia como es Colón, de hacer foco en el jugador y ver cómo se solucionaba ese inconveniente. Hablamos en el equipo de trabajo y empezamos a perfilarlo para poder corregir ese detalle. Fue así que se tomó la determinación de confeccionarle ropa prácticamente a medida.

¿Y cuál es el talle que usa, ya que la media del fútbol es M o S?

Es verdad que los talles en la media de los jugadores es M. En el caso de Luis Miguel Rodríguez está dentro del segmento XS, pero con medidas más cortas de las que trabajamos normalmente. Su kit llega al club en una encomienda aparte porque su confección es diferente a la del resto del plantel profesional.

¿Cómo tomó la Pulga el hecho de que le estaban haciendo ropa a medida?

Recientemente nos enteramos de que estaba agradecido porque dejó de tener un problema con la ropa prácticamente. Se lo ve más cómodo en la cancha y luciendo mejor las prendas.

¿Para Colón y ustedes además es como que le inyecta un plus toda esta movida porque es un emblema y referente a la hora de lucir la ropa con el logo de la garra?

Sí, en ese sentido honra a esta línea de camiseta que consiste y se destaca en la parte inferior la frase «La piel que elegimos».

¿Cómo es fabricar ropa para una firma de licencia internacional que a su vez viste a un equipo provincial?

Un lindo desafío ante todo. Con el equipo nos atrevimos a darle la impronta argentina y estar siempre a la altura del diseño, que a su vez es monitoreado por la empresa española y se basa en el manual de marca ibérica. Esto es un trabajo en equipo, donde las propuestas y okey van y vienen constantemente. Generamos productos de alta calidad y ningún diseño es aprobado sin previa autorización o consenso de Europa. En ese aspecto nos basamos en referencia de posicionamiento de la marca y además en nomenclaturas técnicas para usar la imagen y logotipo de la garra, que la respetamos a rajatabla.

En la camiseta rojinegra se perciben varios detalles internos ¿Podés describir qué representan?

Hay varios matices, es cierto. Es una composición donde el color negro abraza al rojo sangre, que emblema a Colón. A eso le sumamos que trabajamos con unas estampas en el centro haciendo alusión a una flecha. El cuello es combinado con el rojinegro, mientras que la casaca alternativa, que es blanca, donde el cuello termina por delante con los dos colores que identifican al club. La moldería es de confección wrangler, donde no se ve la línea al hombro como se utiliza generalmente. También podemos ver el proceso de aplicación de estampado de flex, con una complejidad que tiene 15 pasos. A eso hay que agregarle diseño de publicidad, y un calado láser para darle mayor respirabilidad al cuerpo. Diseñar una camiseta o conjunto deportivo es una exigencia que requiere mucho profesionalismo, sea la área que sea, mucho trabajo en equipo y materiales de primera calidad.

¿Qué representa para vos estar dentro de ese selecto grupo de trabajo?

Un orgullo enorme por sobre todas las cosas. Se aprende en el día a día. Estuve en zona de deporte y la casaca que es lo que uno lleva como bandera. Y creo que en Kelme logramos que el hincha de Colón se vea reflejado en el diseño de cada casaca. Hay mucha gente detrás de todo trabajando para dar lo mejor. Por suerte, los modelos del sabalero vienen teniendo gran aceptación desde que la empresa llegó al club.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario