Ovación

La promesa del presidente Eduardo López

Eduardo López nunca habla, pero ayer habló de todo. El presidente de Newell’s sorprendió con la convocatoria a una conferencia de prensa en el gimnasio de básquet del Coloso y en la misma prometió la construcción de un estadio en caso de que el Concejo Municipal de Rosario no apruebe la ampliación de la actual cancha.

Sábado 25 de Octubre de 2008

Eduardo López nunca habla, pero ayer habló de todo. El presidente de Newell’s sorprendió con la convocatoria a una conferencia de prensa en el gimnasio de básquet del Coloso y en la misma prometió la construcción de un estadio en caso de que el Concejo Municipal de Rosario no apruebe la ampliación de la actual cancha. El mandamás rojinegro evitó dar mayores detalles sobre el semejante anuncio, aunque precisó que "la idea es que el estadio tenga capacidad para 60 mil personas sentadas y se levantaría en un predio de 18 hectáreas dentro de la ciudad", apuntó. Aunque enseguida aclaró que "la prioridad de su gestión siempre serán los resultados deportivos".

  López también atendió temas coyunturales como los vaivenes que está sufriendo la previa al acto eleccionario del 14 de diciembre y, sobre todo, aportó su visión sobre el malestar que existiría en el plantel por el trato del entrenador Fernando Gamboa. A su vez, se refirió con una visión muy particular sobre el escrache que sufrió hace unas semanas en la AFA, cuando un grupo encolumnado dentro de la oposición se manifestó con cánticos agresivos hacia su persona y pidiendo la intervención judicial de la institución.

  "La reforma del Coloso está planteada y ya se solicitó a la intendencia municipal. Falta que lo apruebe el Concejo Deliberante, que aún no lo hizo porque se manifestó un grupo de opositores que no quieren que construyamos las dos tribunas. Por eso el club está evaluando seriamente construir un estadio nuevo en otro lugar de la ciudad. Las gestiones ya están avanzadas y a punto de finalizar la adquisición del predio donde se construirá. No quiero dar precisiones hasta que no terminemos con las operaciones de compra. La ideal es que tenga capacidad para 60 mil personas sentadas y se construirá en un predio de 18 hectáreas en la ciudad. El Parque Independencia quedaría en manos de la Municipalidad de Rosario". El dirigente leproso se animó a confesar que el club ya tiene el dinero para el levantamiento del estadio: "La plata está, lo que no sé si está toda".

  Un reguero de rumores se generó en la semana tras la charla que mantuvieron los referentes del plantel y Fernando Gamboa. Trascendió que el grupo está disconforme con algunas actitudes del técnico y López realizó una lectura de esa situación.

 "Como estamos en un período eleccionario, puede existir alguien que quiera generar disturbios entre el plantel y el cuerpo técnico. Es una maniobra de prensa orquestada por algún grupo opositor y manejada por algún periodista de un medio local. No hay ningún hecho que indique que los jugadores no están de acuerdo con el técnico. Hablé con ellos y ninguno me manifestó tener inconvenientes con el entrenador", expresó.0

López no sólo está seguro de que seguirá al frente de Newell’s por varios años más, sino que no tuvo reparos en decir que la gente que nuclea a la oposición quiere "apoderarse del club para hacer negocios. Basta fijarse los nombres que están. El hijo, el marido, el nieto o el yerno de quién. Acá vienen y dicen soy el hijo de ... Y vivimos todo el día presentando escritos en los tribunales. Pero falta que vengan a retirar los formularios para los avales", señaló sin asegurar con nombre y apellido.

  "La violencia en Newell’s está afuera del club. No sólo fue lo del escrache en la AFA, el incendio intencional, las roturas en Fiscalía de Estado, en los negocios de mi propiedad y en la casa particular de los dirigentes de la comisión directiva. Esto demuestra claramente que la barra brava de Newell’s está en la calle y no en el club. Es la que quiere entrar a la institución para hacer sus negocios. Contra el miedo de los demás no puedo hacer nada", cerró. Pero se guardó una ironía ante la pregunta qué le había dicho Julio Grondona, el presidente de la AFA, sobre el escrache en la sede de calle Viamonte.

  "Me dijo con una sonrisa. ¿Esta es tu oposición?", reflejó.

  "Al equipo lo veo muy bien. Está cumpliendo con un gran torneo. Vamos a ver cómo siguen las cosas. Tenemos un fixture de partidos bastante accesibles. No nos olvidemos de que San Lorenzo tiene que venir al Coloso. Después de ese partido se verá adónde estamos parados. Si estamos cerca haremos todos los esfuerzos posibles para lograr el campeonato", concluyó.

Elecciones: "Gano por paliza"

Las elecciones del próximo 14 de diciembre fueron un espacio neurálgico en el toma y daca de Eduardo López con los periodistas. El presidente mantuvo la postura que le confesó en una nota exclusiva con Ovación, hace unos días. Dijo que desea que haya comicios así se cuentan los votos. Incluso, pronosticó que "será una paliza histórica". También negó enfáticamente que la Justicia haya declarado irregular la situación de un grupo de socios que en su momento no pudieron ingresar a la asamblea debido a que el club no se lo permitió porque no tenían la cuota societaria al día.

"Las autoridades del club son las que deciden quiénes entran a la asamblea. Es una decisión del club que viene desde el 2004. Todo aquel socio que no tenga la cuota al día no puede ingresar a la asamblea. El estatuto dice que los socios para poder votar deben tener pagada la cuota del mes en curso, normalmente es el mes anterior", aclaró.

"Hasta ahora de acuerdo al cronograma electoral hay una sola agrupación retiró los avales, que deben presentarse antes del 14 de noviembre y es la lista oficial con la fórmula López-Nudemberg. Está complicado para que haya dos listas", agregó.

"Los socios que estarán en condiciones de votar son los que resuelva la comisión electoral", insistió.

Buscó un gesto de alto impacto

La conferencia de prensa de Eduardo López fue una auténtica rareza para el universo rojinegro. El presidente se expuso por primera vez, desde el inicio de su gestión, ante los medios de prensa en una agenda abierta que abarcó todos los temas que dominan el escenario leproso. Fueron 33 minutos de extrema tensión que se cortaba entre pregunta y pregunta en el micro estadio de básquet, ubicado al lado de la histórica platea techada. El responsable de Newell’s esta vez se animó a abrir el juego, a mostrarse públicamente y trató de brindar sus explicaciones sobre la realidad deportiva e institucional del club.

  La ronda cumplió de alguna manera con las enormes expectativas que se generaron en la ciudad. López prometió a lo grande (un estadio nuevo) pero no entregó mayores definiciones, instaló más de una decena de chicanas políticas y negó enfáticamente problemas económicos y legales, tanto personales como de la entidad que comanda. Todo ante una audiencia de más de 100 personas y con la cobertura de los principales medios locales y nacionales. Por su parte, los compañeros de comisión directiva se ubicaron en los asientos, frente al presidente. Un poco más atrás se movía el coordinador de inferiores Sergio Almirón. Y en las últimas filas había varios hinchas caracterizados, de esos que poco tienen que ver con un encuentro mediático y que pintaron la intensidad del voltaje de la situación.

  La conferencia arrancó a las 20.03. López no esquivó ningún tema, pero habló a su manera. Respondió lo que quiso, como quiso. Lo demás lo descartó con sus particulares razones. Realzó los logros de su ciclo y despreció con seca ironía las visiones críticas de los periodistas y los insistentes reclamos de los opositores.

  El mandamás de Newell’s matizó cada respuesta con la complicidad de un Benson y su mano derecha estirada sobradora por encima del único sillón que había en la mesa. Detrás, sólo un cartel con una foto gigante de la popular. Fumó más de 5 cigarrillos en el tramo de charla y nada lo perturbó demasiado. Sólo elevó su tono monocorde cuando se rozaron aspectos judiciales y cuando trató de describir su singular forma de ejercer el poder. Tampoco ahorró energías para defender su relación con la comisión directiva.

  A las 20.36 no hubo más preguntas. Sólo algunas radios que estaban al aire en ese momento tuvieron la inusual chance de cruzar algunas inquietudes con el presidente, que se prestó como nunca al intercambio. De esa manera, López construyó un gesto de alto impacto en la opinión pública en la antesala de las elecciones. Comenzó a jugar fichas pesadas para aspirar a la continuidad y su primera decisión importante fue mostrarse. Nada menos. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario