Ovación

La pregunta: ¿por qué Pomelo Mateo juega tan poco en Newell's?

Es uno de los más queridos por la hinchada y uno de los que menos estuvo con Bernardi. Análisis de las causas probables, conclusiones posibles y opiniones sobre el debate del pueblo rojinegro.

Miércoles 21 de Octubre de 2015

El técnico es el que arma el equipo. Obvio. Ni los hinchas, que guardan un  DT en su corazón, ni los periodistas ni los dirigentes pueden decidir lo que le corresponde a quien ostenta ese cargo. Aclarado ese punto, porque no se trata de imponerle nada a nadie, si hay un nombre que repiquetea en la conciencia colectiva leprosa y es comidilla en cada charla de café es el de Diego Mateo. ¿Por qué juega poco? ¿Por qué Lucas Bernardi decidió que sea actor de reparto en una estructura a la que no le sobran protagonistas capaces de hacerse cargo? Más allá de explicaciones que ha dado el entrenador, pueden conjeturarse otras, pero siempre queda la sensación en este ciclo con más bajos que altos que el aguerrido volante debiera jugar.
Si Bernardi encarna, de una vez por todas, el trillado recambio del plantel podría entenderse. Mateo puede ser uno de los más queridos por la hinchada, pero mucho tiempo no le queda en el profesionalismo con 37 años cumplidos en agosto. Si Newell’s estuviera decidido a pagar el costo, como soportó al extremo antes del 0-0 ante Central (y tal vez ahora después del 0-5 ante el casi descendido Chicago), si ese fuera el mensaje, también habría una buena razón. Pero nadie lo hizo así de explícito y, como publicó Ovación en su edición de ayer, no empezó a fondo esa tarea. El club que se propuso recuperar las inferiores reclutó 60 refuerzos en 6 años, media de 10 por temporada, y en cambio debutaron 42 chicos, la mayoría de los cuales no pudo trascender en el Parque.
Por eso, si llegó el tiempo de mostrar que el trabajo que se inició en 2009 debe empezar a rendir  más frutos, sería una decisión razonable. La cuestión es que Bernardi no optó hoy por sustituir a Mateo, al menos en la función más natural como volante central, por un jugador surgido recientemente de abajo, sino que apuntaló a otro, Hernán Villlaba, que debutó en los albores de esta comisión, que por ende venía del proceso anterior, y que después de una lesión de rodilla en la era Martino hasta el momento no recuperó esa muy buena impresión con la que llegó a primera con Roberto Sensni.
Villalba merece, claro, la segunda oportunidad y tiene más hilo en el carretel (en febrero cumplirá 27), pero su caso se parece al de Martín Tonso, quien con 26 años tampoco termina de explotar.
De hecho, el promedio Ovación de Villalba en este ciclo fue 3,9 y su mejor partido fue en el clásico de Arroyito, donde jugó en otra función. Y el de Mateo, que sin deslumbrar está un escalón arriba, fue 5 (con Gallego estuvo también arriba: 4,83 contra 4,4). Fue difícil entender cómo por ejemplo fue sustituido con sólo un tiempo jugado en el clásico en el Parque, o que haya entrado el sábado recién 8’ después del 5º gol de Chicago. Porque además, casualidad o no, con Pomelo en la cancha, Newell’s no recibió goles en contra.
Se podrá decir que en el día a día el DT evalúa y decide, pero no se tiene eso aquí en cuenta porque Bernardi cierra puertas casi siempre y porque en la cancha se ven los pingos. Si por el presente fuera, parece no haber duda de quién debería ser el 5 de Newell’s.

 Esto piensan periodistas rosarinos

Gabriel  Pennise, Radiofónica. “ Mateo lo que merece ante todo es respeto por su carrera y por todo lo que le dio a Newell’s. En el partido contra Chicago, Bernardi se lo faltó. No puede ponerlo con el partido 5 a 0 abajo, es irrespetuoso. Puede ser titular o suplente, según la consideración del técnico, lo que no merece es que se lo destrate y eso es lo que hace Bernardi con él”.

Marcelo Lewandowski, Fútbol para todos.  “ Ante todo al plantel lo debe definir el técnico, pero si Mateo no encaja debe ser considerado ciclo cumplido. Hace dos años que Newell’s cae en el juego y en los resultados, entonces necesita una renovación: tal vez eso no tenga que ver sólo con Mateo sino con otros principales referentes de este plantel. Tal vez deban ser renovados para que el equipo cambie de aire”.

Juan Fanara, LT8. “ Mateo  tiene que jugar porque ofrece doble función: se mueve bien en la mitad de cancha y refuerza a la defensa. Los rivales no le hacen marca especial dentro del área, entonces defiende la suya y en la rival puede ser ofensivo. Tácticamente es inteligente y físicamente puede jugar los 90 minutos con comodidad. Tiene que estar en el equipo”.

Claudio Giglioni, LT3. “ En todos los planteos de este Newells, Pomelo tiene que ser titular. Su grado de orden táctico y entrega lo transforman en un jugador referente e insustituible. Se dijo que no era titular porque no tenía buen manejo técnico del balón y que con Villalba la salida era más prolija. Pero los últimos rendimientos de Villalba dan por tierra con ese argumento”.

Hernán Cabrera, LT8. “Creo que Mateo tiene que estar en el equipo, no sé si para ser titular, pero sí sé que es un jugador que fisica y futbolísticamente está para seguir jugando por lo menos un tiempo más. Y además, más allá de lo futbolístico, a mi entender a nivel profesional es un gran ejemplo para los juveniles que juegan en Newell’s. Debe estar”

Miguel Pisano, Télam. “ En este equipo tienen que jugar Mateo y diez más. «Mateo te corta las patas» dijo Mario Zanabria cuando debutó Pomelo en 1997, todo un dato a tener en cuenta. Entonces, debería jugar por lo que representa para todos sus compañeros pero además porque dentro de la cancha tiene una gran capacidad de recuperación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS