Ovación

La pelota a sus pies

La idea de Leo Fernández es no sumar jugadores sin antes vender o saber quiénes se irán

Viernes 15 de Diciembre de 2017

La idea de Leo Fernández es no sumar jugadores sin antes vender o saber quiénes se irán

Central tendrá un 2018 muy movido. Desde lo deportivo como político. Sin embargo, la dirigencia y el cuerpo técnico que encabeza Leo Fernández llegaron a un consenso antes de posar para la foto cuando se materializó la continuidad del entrenador. Según pudo constatar Ovación, la idea madre en el rubro contrataciones pasa por no sumar nuevas caras hasta antes no tener definida una venta o saber qué jugadores no continuarán en el club, sea por decisión propia o del entrenador. A eso hay que sumarle que desde enero próximo se comenzará a potenciar a los juveniles que vienen pintando para la primera (ver página 7).

El plantel auriazul está de vacaciones. Recién volverá a congregarse el 3 de enero en el country de Arroyo Seco, donde se llevará de manera íntegra la pretemporada. No obstante, el cuerpo técnico ya tiene en claro que antes de solicitar un nombre deberá tener en claro que la vacante a cubrir está realmente vacía. Es que puertas hacia adentro saben que si un apellido de las inferiores está en condiciones de dar el salto al primer equipo, tendrá la prioridad.

"No vamos a incorporar a nadie sin antes haber resuelto una venta o saber que algún jugador puede emigrar para tener continuidad en otra institución o porque considera que su ciclo con nosotros llegó a su fin", fueron las primeras palabras que ofreció una anoche una alta fuente desde las entrañas de la sede de calle Mitre al 800.

Por ahora no hay bajas. Pero no habría que sorprenderse que Diego Rodríguez busque cambiar de aire, ya que para Leo Fernández el arquero titular es Jeremías Ledesma. El Ruso, incluso, medita su futuro porque quiere tener actividad, independientemente de que se siente cómodo en Central.

"No sé, es una posibilidad. Vamos a esperar un poco más, pero no hay que descartar nada", fue la frase que entregó un alto directivo cuando este medio lo consultó sobre la continuidad de Gustavo Colman, quien tiene contrato hasta junio próximo pero algunos dirigentes tienen deseos de llegar a un acuerdo y que cada uno siga por su lado.

Demás está decir que el técnico tampoco le dio mucha cabida al Colmandante en su etapa de interino. Recién lo convocó de urgencia para el clásico frente a Newell's por la lesión del juvenil lateral derecho Nahuel Gómez y otras bajas más.

También es verdad que la comisión directiva y el cuerpo técnico tejieron una alianza tácita desde el punto de vista que buscarán darle rodaje a los baluartes del club. Porque en realidad ahora es como que comprendieron que Central es una institución formadora y vendedora, y no compradora como mostró sobre todo en el proceso que encabezó Eduardo Coudet, cuando llegaron muchísimos apellidos a costos elevadísimos que no dieron el rédito esperado.

En ese punto, Leo Fernández es quien tiene en claro que antes de sumar a un jugador de afuera analizará lo que tiene en casa. En esa cantera que pinta para que sea conducida de alguna manera por el Kily González en un corto período. De cristalizarse su arribo, ya que por ahora se está manejando este tema con mucho hermetismo, le daría un plus al club además por lo que representa para todos los centralistas.

Por el momento hay varios juveniles que podrían ensamblarse bien al profesionalismo. Lógicamente que habrá que llevarlos con calma porque pasar de la reserva al profesionalismo salvaje no es una labor sencilla. Tampoco todos se adaptan de la misma manera.

Por más que en el borrador protocolar figure que Leo Fernández será presentado ante los medios y sociedad el próximo lunes, lo cierto es que el entrenador ya está moviéndose en torno al armado del modelo canalla 2018. Lo quiere formar a su gusto.

"Tengo el conocimiento suficiente en cuanto a los chicos de la reserva y de las inferiores. Además, tanto el Cuis Daniele como Pirulo Rivarola, que ahora son mis colaboradores, estaban trabajando en los juveniles hasta hace poquito. Así que tenemos un panorama amplio de lo que podemos llegar a potenciar el año que viene", remarcó con firmeza.

Y agregó: "Lógico que vamos a hacer un trabajo serio. No es que vamos a poner a todos los pibes porque los extremos nunca son buenos. Buscaremos un equilibrio entre los jugadores de experiencia que tenemos, que son muy buenos, y los pibes. No queremos tampoco que se quemen etapas porque ahí perdemos todos".

Está claro que el técnico canalla sabe a lo que se enfrentará desde enero. Incluso ya maneja la chance de que algunas piezas tienen muchas chances de terminar emigrando. Sin embargo, aseguró que hará las cosas con calma.

Central no podrá errarle con los refuerzos, si es que traen como se especula. Sea por una cuestión económica como institucional. La lógica marca que un futbolista puede ser transferido en este mercado. Como también que alguna cara, de una u otra manera, terminará sumándose. Pero en todos los casos la resultante es la misma: no vendrá nadie sin antes haberse ido alguno, y saber además que lo de abajo aún está verde para mandarlo al ruedo.

Negociable

Marco Torsiglieri deberá reintegrarse a Central el 3 de enero. La dirigencia espera cederlo a préstamo para liberarse del alto contrato que tiene el zaguero.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario