Clásico rosarino

La pasión supera a la realidad

Los hinchas leprosos y canallas le pusieron todo el color a uno de los clásicos más atrayentes del mundo, pero que hoy quizás tenga una cierta sobrevaloración por la realidad que tienen los dos equipos.

Jueves 01 de Noviembre de 2018

La pasión por el clásico se vio reflejada a través de los hinchas. Los que le dan todo el color a un duelo entre Newell's-Central que se ganaron la trascendencia por la historia que lograron escribir a lo largo de los años, pero que hoy tiene una sobrevaloración si se realiza una lectura de la realidad futbolística que presentan en la Superliga, torneo en el que los dos están lejos de los puestos de relevancia y pensando más en el promedio que en otra cosa.

Claro que el sentimiento popular archiva el presente y despliega un momento festivo y de algarabía que llama la atención de muchos que observan de lejos lo que se vive por estos lares. Por supuesto que Newell's fue el que instaló este despliegue de pasión inédito con "el banderazo" y que con el paso del tiempo cada vez fue creciendo mucho más. Pero lo de ayer fue algo diferente, así como que se juegue el derby en la cancha de Arsenal. Sí, en Sarandí. Y a puertas cerradas, como si fuera poco.

Primero los simpatizantes canallas se congregaron en Arroyo Seco para despedir a puro cántico a los jugadores que anoche se instalaron en Buenos Aires. Y ahí recibieron el empujón anímico necesario en la previa, a pocas horas del choque más esperado y, sobre todo, después del golpe que el plantel viene de pegarse en Paraná, ante Patronato.

Los futbolistas fueron despedidos a puro cántico y les trasladaron toda la ilusión para este cotejo determinantes de esta tarde. Y la delegación que encabezó Bauza se contagió y se unió en la celebración previa.

Central3
Central4

Banderazo rojinegro. Del lado rojinegro hubo dos banderazos, como en otras ocasiones pasó. En el Parque muchos leprosos se congregaron ante la imposibilidad de hacerlo dentro del Coloso. Igualmente la reunión se realizó copando cada sector del lugar.

Y en el Obelisco también hubo una convocatoria de hinchas, los que después se trasladaron al hotel donde se alojan los jugadores. Ahí se encontraron con el plantel, que saludó y aplaudió el sentimiento que llevaron los leprosos. Todo se desarrolló con normalidad y bajo un estricto control de seguridad que no tuvo que actuar.

Banderazo Coloso IV
Banderazo desde el aire.

Todo está dicho y presentado. La pasión fue intensa. Ahora falta que los protagonistas le hagan honor al clásico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});