Ovación

La nena quiere jugar

Revuelo en la Liga Casildense, que desaprobó que una nena de 7 años compita al fútbol en un equipo mixto.

Miércoles 01 de Agosto de 2018

La nena sólo quiere jugar. Sí, en un país donde las mujeres comenzaron a votar en 1951, ya fueron elegidas presidentas, manejan taxis, colectivos y camiones, crían solas a sus hijos, mantienen a sus familias y pelean por leyes a favor de sus derechos reproductivos, pero las nenas y mujeres aún deben pedir permiso para jugar a la pelota. Eso le pasó a Candelaria, de 7 años y jugadora de fútbol en un equipo mixto del Club Huracán de Chabás, a quien le informaron que va a poder seguir entrenando pero no compitiendo cada sábado como sus compañeros.

¿Por qué? Porque el club debe respetar una resolución de la Liga Casildense. Una norma cuanto menos anacrónica y discriminatoria si se tiene en cuenta que la Conmebol interpeló a los clubes que quieran jugar la Copa Libertadores a conformar equipos femeninos o abstenerse de competir a partir del año que viene.

Anoche los miembros del órgano ejecutivo de la liga se reunieron a tratar el tema de Candelaria y de todas las que no quieren ya que las inviten solamente a "juegos de nenas": sólo quieren patear una pelota. Hoy se les informará al club y a los padres de la nena si podrá seguir jugando o no. En tanto, la jugadora y su familia recibieron el apoyo masivo de compañeros de equipo, padres, conocidos y desconocidos. También, el de la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia (ver aparte). Todo hace suponer que el deporte y el fútbol en particular, por ser el más popular, se reacomodan al avance femenino o perderán por goleada.

El caso de Candelaria no es el primero y seguramente no será el último de este tenor. Ya el año pasado Ovación publicó el de Paulina Aprile, una nena de 9 años, de la Asociación Atlética Jorge Bernardo Griffa: la única que jugaba contenta y como "las diosas" en un equipo de nenes, un año más grandes que ella. Pero ya en ese momento el presidente de la Asociación Rosarina de Fútbol, Mario Ginamaría, advirtió que estaban dando impulso a la rama femenina en ostensible crecimiento.

Y este año, otra nena de 9 años, de Monje, también fue noticia en este diario. María Morena Sola, la única jugadora del club San Julián, fue elegida entre 9 mil pibes por McDonald para acompañar junto a otros chicos a la selección en el Mundial de Rusia.

Este caso tomó estado público porque la mamá de Candelaria, Rosana Noriega, publicó su descontento en las redes. La mujer asegura que a su hija nunca la discriminaron y apuesta por un deporte "recreativo e inclusivo". El presidente del club, Cristián Astrada, dijo que la entidad está "atada" a las reglas de la liga y aseguró que Candelaria puede seguir entrenando. "Las reglamentaciones son viejas, debemos repensar este nuevo escenario y ver cómo incluimos a las nenas, que van a ser cada vez más no sólo en nuestra localidad".

Y la nena, que cursa el 2º grado, practicó hockey, gimnasia deportiva y taekwondo pero se quedó con el fútbol; la hincha de Boca y también "zapatuda" (de Huracán de Chabás), la que admira a Messi, Tevez y Ronaldo, no perdió la esperanza. Ayer fue a entrenar con el equipo y se fotografió con un cartel que dice: "Quiero jugar al fútbol. Gracias por apoyarme". Nada ni nadie dice aún que no lo logrará.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});