Ovación

La nena del Mundial

María Morena Sola, de 9 años, será una de los 11 acompañantes de la selección en Moscú. Fue elegida entre 9 mil chicos por Mc Donald's.

Martes 15 de Mayo de 2018

"A Rusia me la imagino con nieve y con castillos con puntas como merengue de colores. Ojalá me toque darle la mano y entrar a la cancha con Messi, Mascherano o Higuaín". Las palabras son de una nena: María Morena Sola, de 9 años, la única jugadora de fútbol de un equipo de nenes y por estos días la ciudadana más famosa de Monje (el pueblo ubicado 75 kilómetros al norte de Rosario, a orillas del río Coronda). Sí: este mes se habla más de ella que del ilustre monjesino y ex arquero de la selección campeona de México 86 Nery Pumpido. ¿Por qué? Porque fue la única santafesina elegida, de 9 mil chicos de entre 6 y 10 años de todo el país, para conformar el plantel de 11 chicos que viajará a la Copa de Rusia 2018, por participar del concurso "De la mano al Mundial". El 16 de junio, Morena se sentirá tan protagonista como los jugadores que vistan la albiceleste porque deberá entrar al estadio del Spartak, de Moscú, contra Islandia. Es la nena del Mundial,
Viajó ayer a esta ciudad, invitada a almorzar con toda su familia (el papá Luciano, con quien viajará; la mamá María Gianina, sus hermanas Valentina y Anita y su hermanito Ignacio). Recibió gorra y remeras de regalo: una con alusión al concurso y otra oficial de la selección. Y se cansó de dar notas, por radio, televisión y también a Ovación, al que le dedicó un autógrafo. A pesar de tanta movida, Morena es una pibita que se expresa como si todo lo que le pasa fuera parte de un cuento. Y lo disfruta.
Es la única nena de Monje que juega al fútbol. Lo hace en el Club San Julián, el rojiblanco, igual que River, el club del que es hincha. More, como la conocen todos, patea desde el mediocampo, de 8 como Enzo Pérez, y por ser única no la fichan y sólo puede jugar con nenes más chiquitos que ella.
"Pero juego bien y meto goles y todo. Y nadie me carga", aseguró.
Cursa 4º grado en la escuela Juan B. Maziel, donde ahora en varios grados están haciendo actividades sobre el Mundial.
"A un grado le dieron preguntas sobre Rusia, a otro que busquen las notas que hablan sobre mí...", contó la nenita que habla de las cúpulas bulbosas de la catedral San Basilio de Moscú como si fueran tortas.
El padre, que fue quien la postuló vía on line a Morena, junto a una foto y una pequeña reseña, acompañará al viaje y deslizó una cábala. "Si para ella es un sueño, imaginate para mí, que nunca viajé en avión. Ni valijas tenemos, nunca jamás soñé con ir a un Mundial y menos a Rusia. Cuando jugó Pumpido salimos campeones tal vez ahora que viaja otra vez alguien de Monje nos vaya tan bien como en México", arriesgó Luciano, de 39 años y empleado del Psiquiátrico de Oliveros, al igual que su mujer.
Durante la nota la mamá de Morena aprovechó para darle de mamar al bebé, el único que no comió hamburguesas ni papas fritas ni tomó gaseosas ni recibió la cajita feliz con los personajes del mundo de Gumball. El almuerzo es parte del premio que tuvo un jurado integrado por Javier Mascherano, Dalma Maradona, Sergio Goycochea y Sebastián Battaglia, entre otros.
"Morena es una nena ágil y veloz. Juega al básquet, al vóley y lo hace realmente bien. Intentó con el hockey pero no le gustó mucho y si no hace deporte trepa a los árboles o pesca ranas en la zanja", dice la mamá, quien confesó que cuando su hija decidió jugar al fútbol temió que la discriminen.
"Tal vez alguien piense que eso no está bien, pero nunca escuchamos nada malo y ella simplemente disfruta de jugar", dijo la mujer.
Morena tiene una pelota y no juega con muñecas, pero si a cocinar en la casita del árbol que tiene en la vereda de su casa, la que sus padres están construyendo de a poco con un plan nacional.
Allí la nenita que en pocos días caminará entre los palacios de los zares juega con Clara, Angelina y Carola, sus mejores amigas. También se entretiene con su perro Dipper. "El me va a extrañar a mí y yo a él", anticipó al referirse al border collie que la sigue a todos lados y a tal punto le hace marca personal que están pensando alambrar la casa para que no se escape.
Morena se considera una nena con suerte. "Una vez me gané un huevo de Pascua en el almacén, otra vez un plantín en un bingo, el otro día me encontré 50 pesos y ahora me eligieron para ir a Rusia. Sí, tengo buena suerte", dice con cara de "feliz cumpleaños".
Y la dicha parece que se extenderá por varios días. "En el club están organizando un arroz con pollo para que ella y su papá puedan viajar con lo necesario. La verdad es que estamos contentos con la gente de Monje", dijo la mamá.
Morena hace caras ante las cámaras. Juega, imagina. No tiene idea que de caminar entre los 2.500 habitantes de su pueblo paseará por una capital de más de 12 millones de habitantes. Ni le importa. Sólo quiere jugar. Es la nena del Mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario