Sábado 08 de Diciembre de 2018

Más que festejo, desahogo. Esa fue la sensación de muchos de los miles de hinchas que estuvieron el jueves en Mendoza y que fueron el reflejo de otros tantísimos que aguantaron desde Rosario. La misma sensación que evidenciaron los dirigentes y hasta algunos futbolistas, no todos porque sólo algunos cargaban con la cruz de las finales anteriores. La intimidad del festejo desatado en el Malvinas Argentinas, en la sala VIP que había preparado Copa Argentina para el campeón y a la que Ovación tuvo acceso puso en evidencia que la necesidad estaba por encima del deseo. Hubo imágenes que no salieron a la luz, justamente porque el foco estaba en otro lado. Fue el palco de los dirigentes, donde los abrazos fueron eternos por un solo motivo: el título que venía a romper una racha de 23 años pero que sepultaba los tremendos sinsabores de las últimas ediciones. Esa fiesta íntima dio cuenta de todo. Porque Bauza la disfrutó a su manera, de hecho se paró frente a los jugadores, a quienes les dirigió unas palabras, pero lo vivió distinto a muchos otros, para quienes la cosa pasaba por otro lado. El Patón no debía hacerse cargo de las más de dos décadas que el club llevaba sin título. Tampoco tener que romper con el maleficio de esas copas que se les escaparon a Russo y al Chacho Coudet. Sin embargo lo hizo. Y su logro fue lo que permitió el desahogo. Un logro al que se abrazan los jugadores identificados con el club, los que vienen de las pálidas de los últimos años, los dirigentes que habían estado cerca pero que no habían podido cumplir ese sueño y todos y cada uno de los hinchas. Los cánticos, el baile y todo lo que rodea a un festejo de estas características es lo que se vio a simple vista en ese festejo íntimo, pero bastaba rascar un poco o mirar con ojos algo más finitos para entender que la plenitud de la emoción tenía que ver con el deseo de ser campeón, pero que se emparentaba más con la necesidad después de muchos años de batallas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});