Clásico rosarino

La idea es jugar el clásico con gente y el 31/10

El paso de los días transformó la organización del clásico rosarino por los cuartos de final de la Copa Argentina en una cuestión de estado

Domingo 07 de Octubre de 2018

El paso de los días transformó la organización del clásico rosarino por los cuartos de final de la Copa Argentina en una cuestión de estado. En un escenario en el que los dirigentes de Central y Newell's se la pasan operando en subterráneo para sacar la mejor tajada. Pero como informó Ovación, lo único concreto es que entre mañana y el martes habrá una reunión de las partes interesadas en la sede de la Gobernación para avanzar en la definición de la sede, el día y el horario del encuentro.

En ese cónclave se escucharán con atención todas las voces, aunque la verdad de esta historia es que la organización de Copa Argentina ya tiene en el borrador que el clásico rosarino se programe en el último turno de los cuartos de final. Es decir, la fecha tentativa sería el miércoles 31 de octubre y obviamente, como marca el espíritu del torneo más federal del país, con hinchas de ambas parcialidades. También la sede que más cierra es que no sea Rosario, aunque esto no invalida la posibilidad de que al final se termine jugando en la ciudad y sorteando la localía. No obstante, una alta fuente de Copa Argentina le confió ayer a Ovación que "esta modalidad no nos convence porque si se juega en Rosario estaríamos desvirtuando lo que siempre se predicó con este torneo. Igual, tampoco desconocemos que se trata de un partido especial, con una gran rivalidad y con mucha historia. Todo esto nos empuja a atender ciertas cuestiones relacionadas con la seguridad", agregó la misma voz consultada.

Si algo causó malestar en la gente que maneja Copa Argentina fue que las dirigencias de Central y Newell's, apenas consumada la clasificación canalla contra Almagro en Santa Fe, empezaran a manipular las fechas de acuerdo a sus conveniencias. "A mí me dijeron el 24", reveló el vicepresidente canalla Ricardo Carloni. "A mí me dijeron el 17", aseguró el vicepresidente rojinegro Cristian D' Amico. Ese coqueteo dirigencial, más que aclarar las cosas las oscureció. Los organizadores igual están dispuestos a consensuar algunas cuestiones relacionados con el operativo de seguridad y el traslado de las parcialidades. Todo esto siempre y cuando se imponga la decisión de jugar el clásico el miércoles 31 de octubre, lejos de Rosario y con ambas hinchadas.

Asegurar antes de la reunión de esta semana que se disputará el clásico con estas líneas de ejecución suena tan temerario como dar por descontado que Rosario será la sede elegida. La gente que maneja Copa Argentina hará todo lo que esté a su alcance para satisfacer los requerimientos de ambos clubes, pero lo que sí tiene decidido es que quiere que el clásico rosarino se juegue con público y si es posible afuera de la ciudad.

"Nos gustaría afuera de Rosario, como ocurrió en la final de la Supercopa Argentina que disputaron River y Boca en Mendoza en marzo pasado. Si pudimos organizar ese partido con todo lo que se habló antes y después, por qué nos vamos a privar de disfrutar de un Newell's-Central también definitorio", explicó la fuente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario