Ovación

La historia de Victoria Tanco, la golfista argentina que dejó todo por la religión

Jugaba en Estados Unidos y a poco de cumplir 23 años tenía todo para ser una gran estrella del deporte, pero se volcó a la Mosaic Church.,

Jueves 02 de Febrero de 2017

Victoria Tanco tiene casi 23 años, hace poco dejó el golf tras sumar una serie de fracasos que no pudo superar. Es que sólo conocía el éxito y, como admite, no se preparó de forma adecuada para dar el salto del amateurismo al profesionalismo.
Hoy transcurre los domingos en Mosaic Church, se involucrada de lleno con las actividades de esta iglesia afincada en Orlando donde vive. Ahí canta, reza, escucha la palabra y medita con los otros miembros de esta comunidad bien lejos de los campos de golf.
Victoria contó cuando empezó a analizar la idea de dejar el golf: "Fue el año pasado, en mayo. Me encantaba competir, siempre esperaba los torneos y demostrar mi juego, pero en esos últimos meses no lo estaba disfrutando mucho".
Incluso admitió que hasta trataba de "evitar" los torneos. "Jugué la clasificación del US Open, aunque sentía que no tenía ninguna adrenalina ni emoción en mi cuerpo", agregó para explicar que ese fue el momento en que decidió tomarse un "recreo".
"Sentía que el golf ya no era mi pasión y no lo estaba pasando muy bien", rememoró sobre la etapa en la que ya no disfrutaba del deporte.
Embed

En una entrevista con el diario La Nación, Victoria admitió "errores" en su carrera, sobre todo en el momento en que pasó de ser amateur a profesional. Hasta imaginó lo que hubiese cambiado si tuviese que volver a empezar.
"Armaría una base sólida de entrenamiento, con una cancha y un driving para practicar sin preocupaciones. Y después, tendría un buen coach dentro de un equipo de trabajo que funcione. La idea es que ese staff te guíe y te ayude, sobre todo en los malos momentos", señaló para admitir que no estuvo bien preparada.
Victoria no pudo superar algunos momentos de su carrera en que las cosas no anduvieron bien. "Me pasó que el éxito en este deporte me vino desde muy joven, el golf era yo misma. Sentía que el golf y Victoria eran sinónimos y mi único propósito en la vida consistía en jugar. Y se me volvió muy complicado seguir adelante cuando no empezó a irme bien", contó sin atenuantes.
"Mi estado de ánimo y mis emociones dependían de cómo me iba en los torneos, entonces se me hizo muy difícil separar la persona del juego. De arrancar de nuevo, cambiaría un concepto: en realidad no interesa cómo me vaya en la cancha, yo sigo siendo la misma y no importa cuán exitosa sea. Importa la persona, no los trofeos", reflexionó para dejar expuestos sus actuales sentimientos que lejos están de la competencia al más alto nivel.
victoria.jpg

Además defendió a su papá, apuntado como uno de los que generó presión en los inicios de su carrera deportiva. En ese sentido señaló que de chica siempre lo acompañaba a entrenar y a jugar y lo dejó afuera de las exigencias que, según ella, se las imponía a sí misma.
"Mi papá nunca me presionó ni nada, la que quería seguir jugando más y más era yo. Sí estaba siempre al lado mío controlándome, viendo que practicara e hiciera las cosas correctamente; eso me ayudó a tener una buena conducta en todo lo que hacía. Eso para mí fue muy importante", rescató sobre el apuntalamiento de su padre.
"Cuando fui profesional, la situación familiar se complicó porque tanto él como mi mamá Lucía ya no me pudieron acompañar y estuve más sola. Cambiaría algunas cosas que mi papá decidió, pero no le echo la culpa a nadie", aseguró.
Por último contó que en su nueva vida ahora se dedica a la universidad y a la iglesia Mosaic Church. "Voy dos veces: los domingos y otro de los días lidero un grupo de chicas de trece años. Formar parte de esta iglesia y volverme cristiana me cambió en muchos sentidos y de manera indescriptible; puedo sentir el amor y la aceptación de los hermanos y hermanas de esta comunidad por quién soy yo", describió.
Tanco se siente plena con su elección espiritual. "Tengo paz en mi corazón y mi propósito, ahora, es expandir el Reino de Dios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario