Ovación

"La gente de Newell's está contenta porque jugamos el clásico como hinchas"

El juvenil arquero de Newell's, Ezequiel Unsain, le confió a Ovación las sensaciones de su primer clásico y proyectó lo que viene para el conjunto rojinegro.

Miércoles 16 de Septiembre de 2015

Ocupó el lugar más complejo de la cancha en la visita de Newell’s al Gigante de Arroyito. Atajó los dos tiempos con los hinchas rivales eufóricos apenas unos metros ubicados detrás suyo. Es una de las grandes apuestas del DT Lucas Bernardi. Con apenas 20 años el arquero leproso Ezequiel Unsain, que protagonizó su primer derby, sacó adelante una parada bravísima y logró mantener el cero en su arco. No tuvo mucho trabajo y en líneas generales aprobó el examen. Ayer estaba feliz, con una sonrisa amplia tras cumplimentar el entrenamiento matutino en Bella Vista y con cordialidad aceptó dialogar con Ovación. Las sensaciones del clásico, la forma de encarar su carrera profesional y el presente imperfecto que atraviesa el equipo del Parque fueron los ejes de una charla distendida y rica por los conceptos que entregó el guardameta.
  “Creo que el planteo del clásico estuvo muy bueno. Entendimos el mensaje del técnico y sus ayudantes y supimos asimilarlo de la mejor manera. Estos partidos se disputan así. Jugar lindo está bueno, es vistoso y a la gente le gusta, pero los clásicos se juegan con alma y vida, y a este equipo lo que le sobró fue actitud. Así lo sacamos adelante y creo que la gente de Newell’s está contenta y conforme porque sinceramente lo jugamos como hinchas”, expresó convencido de sus palabras el pibe Unsain, quien de a poco se está afianzado en el arco leproso. Y remató la idea: “La enseñanza que nos dejó este partido es que si el grupo sigue unido y junto como estuvimos en el clásico sin dudas vamos a conseguir un montón de cosas importantes”.
  Enseguida se armó el ida y vuelta de preguntas y respuestas. Un buena excusa para repasar lo que dejó el clásico y lo que viene en el mundo Newell’s.
  —¿Cómo viviste el domingo, un día muy trascendente para vos?
  —Lo viví de una manera muy especial. El grupo sabía que era un partido muy importante, en el que nos jugábamos mucho. Era vital para nosotros poder sacar el encuentro adelante. Así que en lo personal lo viví de una manera única, era mi primera vez en un clásico y traté de estar tranquilo. Obvio que tenía la ansiedad de siempre de empezar a jugar, de llegar al estadio, de comenzar a cambiarme. Me sentí muy identificado con el momento que estamos viviendo. Y por suerte pudimos tener un buen desempeño y sacar adelante el clásico.
  —¿Ya habías jugado en la cancha de Central?
  —No, nunca. Ni había pisado la cancha. Una sola vez fui a ver un clásico de reserva al palco. Fue mi primera vez y por suerte creo que me fue bastante bien.
  —En el momento del calentamiento antes del partido tenías a más de 40 mil personas del rival focalizadas en tus movimientos, ¿cómo fueron esos minutos?
  —Es un momento único. Son sensaciones fuertes. Me preguntaron si quería hacer la entrada en calor en el vestuario o salir a la cancha y preferí ir al césped. Apenas pisé la cancha había miles de personas silbando a uno solo, que era yo. Me sentí importante, a mí me gustan este tipo de desafíos. Fue algo que me empujó para adelante. Fue una experiencia muy linda.
  —¿Cuando empieza el partido lográs enseguida abstraerte del marco y concentrarte de lleno en lo futbolístico o lo vas haciendo a medida que pasan los minutos?
  —No, una vez que ya arranca el partido la concentración es absoluta, te olvidás de todo y no le prestás atención al entorno. En lo personal una vez que arranca el juego ya lo de afuera pasa a un segundo plano y uno se enfoca en realizar la tarea que tiene asignada.
  —¿Cuáles fueron las jugadas más difíciles del partido?
  —Recuerdo una jugada que salí a cortar de cabeza en la puerta del área, una pelota que venía de aire y tenía que arriesgar. También en el tiro libre de Delgado estaba muy tapado, pero como el disparo no fue tan fuerte me dio chance de despejar. Y fue muy difícil el tiro libre de Donatti en el complemento que por ahí no se notó, pero la pelota hizo un pique extraño, pude agarrarla de una manera poco ortodoxa y por suerte no di rebote. Estos partidos requieren de una concentración extra para no cometer errores. Los mínimos detalles pueden costar el partido.
  —En el primer tiempo hubo una jugada que saliste del área y como se venían los rivales no te quedó otra que agarrarla con la mano y el árbitro cobró infracción.
  —En esa jugada quizás pequé de inocencia. Tenía decidido salir y rechazar con el pie, era la idea original, pero cuando llegué a la pelota venían Cáceres cerrando y Ruben corriendo. Entonces vi que podía agarrarla y no pensé que el árbitro iba a cobrar la infracción. Fue una jugada de lupa, quizá en otro marco, en cancha de Newell’s, tal vez no te la cobran. Ya pasó y por suerte no derivó en un gol, que hubiera sido muy negativo para el equipo y para mí sobre todo. Fue un error de concepto, algo para mejorar.
  —¿Qué fue lo más postivo?
  —Fue un partido muy importante. La clave fue saber asimilar desde el más chico hasta el más grande lo que nos jugábamos en este encuentro. La unión del grupo. Lo que pasó el jueves en el banderazo para nosotros fue un punto de inflexión muy positivo para el plantel. Esa comunión entre jugadores e hinchas nos dio un envión anímico muy importante para ir a jugar en un marco de total contrariedad porque éramos nosotros solos contra toda esa gente.
    —Desde el otro lado hablaron del planteo mezquino, aunque ustedes hayan generado un par de chances claras para ganar.
  —Los clásicos anteriores fuimos a buscar y terminamos pagando muy caro errores puntuales. En este clásico optamos por cerrarnos bien atrás y tratar de mantener el arco en cero. No me meto en lo que hayan dicho ellos. Yo considero que nuestro planteo fue excelente y salió muy bien. Es lógico que nos hubiera gustado ganar.
  —¿Cómo siguen ahora de cara a lo que viene?
  —Esperemos que esto sea un punto de partida para empezar a conseguir cosas importantes. Sabemos que no venimos teniendo los mejores resultados últimamente, pero lo que se vio del equipo en el clásico es que tiene muchas ganas de salir adelante. Esperemos tener un buen partido el sábado ante nuestra gente, que vendrá a apoyar como lo hace siempre y poder regalarle una alegría y un triunfo a ellos y también a nosotros, algo que tanto nos hace falta.
  —¿Podés disfrutar este momento en el que estás haciendo un curso acelerado de arquero de primera?
  —Trato de disfrutarlo, pero no relajarme. Por ahí uno tiende a confundir disfrutar con relajarse, pensando que ya llegó a primera. Al contrario, yo considero que todos los días hay cosas para mejorar. A uno le pueden salir las cosas bien, pero siempre hay cuestiones para perfeccionar. Si uno quiere ser grande de verdad y competir en la elite tiene que mejorar todos los días. Seguro que trato disfrutar de haber llegado a primera con 20 años, pero siempre mentalizado en mejorar en beneficio del equipo.
  —¿Cuál es el objetivo hasta el final del torneo?
  —Tratar de sumar la mayor cantidad de puntos, no estamos lejos de llegar a la liguilla Pre Sudamericana, que es el último objetivo que nos queda en el año y trataremos de meter a Newell’s en una copa, que es donde debe estar.
  —Ahora ante San Martín de San Juan el hincha va exigir la victoria, ¿cómo van a manejar esa ansiedad?
  —Lo que pasó el domingo al público le cayó de la mejor manera, más allá de que todos queríamos ganar, pero sin dudas que la gente nos va a exigir el sábado y nosotros tendremos que conseguir el resultado, que en definitiva es lo que nos tiene a todos inquietos. Trataremos de lograr una victoria para tranquilidad de todos.

“La arenga de Priotti nos llegó, fue muy positiva”. Trascendió la arenga que dio el ayudante de campo Jorge Priotti antes del clásico. ¿Cómo predispone esto al jugador para salir a la cancha? ¿Es necesario que le llegue el mensaje a la fibra íntima antes de un cotejo de tamaña trascendencia? “Soy partidario de que en cada plantel haya una persona que tire al grupo para adelante y Jorge es uno de ellos. Sinceramente la arenga de él, que se hizo pública, nos llegó y eso sin dudas que fue algo muy positivo para mí y obviamente para todos mis compañeros, porque nos hizo ver la importancia del partido que estábamos por afrontar”, dijo Unsain.

El plantel volvió a entrenar con el semblante renovado tras el derby

El plantel leproso comenzó ayer la rutina de trabajo pensando en el encuentro del sábado, a las 19, ante San Martín de San Juan, que se jugará en el Coloso Marcelo Bielsa. Fue el reencuentro del grupo luego del empate en el clásico y por eso hubo rostros de satisfacción por haber estado a la altura de las circunstancias en el derby, más allá de que no se logró vencer. Igual, por el contexto del partido y la racha adversa que había ante el oponente en los últimos tiempos, al menos se cortó la seguidilla de derrotas.
  Claro que ahora el foco deberá estar en seguir buscando el mejor funcionamiento del equipo para encarar las últimas seis fechas del torneo, en las que el único objetivo latente es conseguir un cupo a la liguilla Presudamericana, algo que puede ser viable.
  Ayer los jugadores que fueron titulares ante Central realizaron movimientos de trote liviano y elongación para recuperarse del gran desgate físico que tuvieron en Arroyito. Mientras que el resto del grupo trabajó en un ejercicio de fútbol en espacio reducido. Uno de los que se quedó en el gimnasio realizando tareas de bicicleta fue justamente Lucas Boyé, la figura del derby, aunque no tendrá inconvenientes para actuar el sábado ante los sanjuaninos.
  Recién a partir de hoy podrían surgir pistas del equipo. Está claro que el dibujo táctico en principio podría modificarse porque los rojinegros deberán salir a jugar varios metros más adelante. Allí no sería extraño que Villalba vuelva a su lugar original en la mitad de la cancha, recuperando el 4-3-3 y además que se genere el ingreso de un jugador con mayor vocación ofensiva como Martín Tonso o Mauricio Tevez. Otra opción es romper la línea de cinco defensores del clásico, mantener a los tres marcadores centrales y adelantar 20 metros a los laterales Escobar y Báez para que sean carrileros con final de jugada.

¿Hinchas de Newell's en la visita a La Plata?

La vuelta del público visitante a los estadios del fútbol argentino sigue en veremos, pero podría tener a Newell’s como protagonista. Si bien falta la confirmación oficial y Luis Segura lo relativizó, para la fecha 26ª del torneo de primera, el duelo entre Estudiantes y Newell’s, a jugarse en La Plata en principio el lunes 28 de septiembre, en horario a confirmar, podría contar con público visitante.
  La información fue dispensada anoche desde Newell’s y también lo hizo el intendente de La Plata, Pablo Bruera, quien aseguró estar “trabajando con la provincia de Buenos Aires para garantizar que así sea”.
  Pero anoche el presidente de AFA, Luis Segura, dijo: “No creo que por este año pueda volver el público visitante. Se dijo que iba a empezar este retorno con Estudiantes-Newell’s, pero no hay absolutamente nada”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS