Ovación

La Generación Dorada de básquet le ganó a Túnez pero el nivel sigue siendo bajo

Tras un mal arranque, el seleccionado argentino reaccionó y con 24 tantos de Ginóbili terminó ganando por 92 a 69. Argentina sufrió la ausencia del base Pablo Prigioni.

Jueves 02 de Agosto de 2012

El seleccionado argentino de básquetbol masculino, la Generación  Dorada, venció hoy a Túnez por 92-69, en un partido de la tercera fecha del torneo de la disciplina de los Juegos Olímpicos Londres  2012, y dio de esa manera otro paso hacia los cuartos de final.

El goleador del partido, desarrollado en el Basketball Arena de Londres y que al cabo de la etapa inicial estaba igualado en 40,  fue el escolta argentino Emanuel Ginóbili, con 24 tantos.

El conjunto de Julio Lamas apareció con una sorpresa: Facundo Campazzo como titular en reemplazo de Pablo Prigioni, quien quedó al margen del partido por cólicos renales.

El primer cuarto fue de lo peor que se ha visto del equipo en  mucho tiempo: impreciso en ataque (tardó dos minutos en marcar sus  dos primeros puntos, parcial 0-7) e ineficaz en defensa, zona en la  que Ben Romdhame y Mejri se hicieron un “festín”, Argentina se fue  abajo por 28-14, la máxima diferencia hasta allí.

Fue un comienzo que recordó los de los amistosos previos ante  España y Estados Unidos, aunque esta vez por los puntos.

Ginóbili apareció en toda su dimensión en el segundo cuarto y  anotó 12 puntos para un 15-0 parcial (asistió a Scola para los  otros dos). Túnez perdió porcentajes, tal cual lo puso en evidencia  el desarrollo del resultado, y Argentina pasó al frente.

Pero la salida de Ginóbili coincidió con la recuperación de  los africanos y, entre aciertos y errores de uno y otro lado, al  descanso largo llegaron con una merecida igualdad en 40.

Un triple de “Manu” abrió el segundo tiempo, otro de Carlos  Delfino le dio continuidad y un tercero de Campazzo llevó el  parcial a 9-0 y el global a 49-40, la máxima distancia para los  argentinos.

A partir de allí, con las cosas en su lugar, Túnez perdió la  línea con la que había sorprendido en el inicio y la Selección  nacional se dedicó a estirar la diferencia con el paso del tiempo.

La victoria le permitió a la Generación Dorada alcanzar la  línea de Francia (dos victorias y una caída) y seguir soñando con  quedar lo más arriba posible en el grupo, lo que, en teoría, le  dará un cruce más accesible en los cuartos de final.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario