Ovación

La final tuvo un típico sabor francés

Francia logró lo que vino a bucar: venció a Australia 24 a 23 y se adjudicó el bicampeonato.

Domingo 23 de Junio de 2019

Rugby en máxima expresión. Ochenta minutos atrapantes, de un ida y vuelta constante, en el que tanto Francia como Australia ofrecieron un espectáculo que fue un verdadero deleite, y que para hacerlo aún más atrapante tuvo un marcador incierto hasta el final. El partido decisivo del Mundial Juvenil M20 fue un verdadero "partidazo" digno de lo que estaba en juego, una Copa del Mundo. El triunfo fue para Francia, por la mínima diferencia 24-23, solamente porque estuvo un poco más fino que su rival en los detalles.

De arranque, en el primer ataque profundo que tuvo, Australia rompió la paridad con el try de Nawaqanitawase, pero los galos se repusieron rápidamente y fiel a su estilo demostraron que también tenían lo suyo. Carbonel empezó a manejar los hilos y a usar el pie de una manera envidiable, exquisita y letal.

A partir de ahí, y como todo el partido, todo fue jugar y devolver golpe por golpe, en un escenario donde el que se equivocaba, pagaba.

La posesión estuvo un rato para cada uno y ambos se preocuparon más por jugar que por someter a su rival. Así se dio un partido tan parejo como atrapante. Los duelos entre las terceras líneas y los centros fueron para enmarcar, lo mismo que el ritmo que trataban de imponer los medios de ambos equipos.

Francia se fue al descanso saboreando un 18-13 que no definía nada, pero ya marcaba una pauta.

En el complemento las alternativas siguieron por los mismos carriles, un partido parejo en el que ninguno de los dos lograba despegarse en el marcador.

El marcador siempre estuvo abierto, hasta el final, por lo que los detalles jugaron su partido a la hora de inclinar la balanza para un lado u otro.

Y en ese momento de máxima tensión fue Francia el que tuvo mayor lucidez para sacar esa pequeña luz en un partido muy físico, de mucha dureza y de un desgaste tremendo.

Australia hizo un esfuerzo supremo por no repetir la historia de caer nuevamente en nuestra ciudad en una final, como pasó en 2010 cuando lo hizo ante Nueva Zelanda en el Coloso Marcelo Bielsa. Pero no pudo ser. La defensa francesa fue inexpugnable y no le dio tregua. Aguantó los embates de manera estoica, hasta que llegó ese error de los aussies que le dio el bicampeonato a los franceses.

Escocia perdió y descendió

La jornada de definición fue atrapante, desde el primer partido al último, ya que ayer quedaron definidos los puestos que ocupó cada equipo en la tabla general que, al igual que el año pasado encabeza Francia, tras ganar la final.

El quinto lugar lo ocupó el seleccionado de Inglaterra, que superó a Gales por un categórico 45-26 en el partido que abrió la jornada en el Hipódromo del parque Independencia.

Nueva Zelanda, que por primera vez en su historia debió jugar por el séptimo lugar, recuperó la memoria y venció a Irlanda 40-17 en la cancha de Old Resian. Italia, en tanto, que tuvo un torneo bastante aceptable (perdió por un punto con Inglaterra y venció a Escocia) lo terminó de la mejor manera venciendo en el Grantfield a Georgia 29-17, quedándose así con el noveno lugar.

Finalmente, en el mismo escenario, Fiji condenó a Escocia a jugar en la World Rugby U20 Trophy en 2020 después de imponerse por 59-34 y cosechar el primer triunfo en el certamen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario