Ovación

La final de San Juan que Central vive como un premio

Central jugará hoy ante Vélez en San Juan la final de la fase Complementación para quedar un paso más cerca de la clasificación a la Sudamericana 2022

Sábado 16 de Enero de 2021

El día llegó para Central. No tendrá posibilidad de título, ni siquiera la chance de abrochar esta misma noche el pasaje a la Copa Sudamericana 2022, pero hay algo de lo que el equipo del Kily González puede tomar como propio, como una meta cumplida más allá de los objetivos establecidos antes del inicio del torneo, y es que se ganó un lugar entre los cuatro equipos que llegaron a la última semana de competencia y por algo por qué pelear. Esta noche en el Bicentenario de San Juan enfrentará a Vélez (ganador de la zona B) en la final de la fase Complementación, en busca de ese partido definitorio para lanzarse a saltar fronteras el año próximo en la Copa Sudamericana. Hoy es Vélez (a las 22.10, por TNT Sports y con arbitraje de Patricio Loustau) y, si lo pasa, más adelante será frente al perdedor de la final por el título que disputarán mañana Boca y Banfield (se jugaría en febrero o puede ser más adelante todavía). Es final, sin título de por medio, pero final al fin.

La chance se concretó en la tarde del jueves, luego que Defensa y Justicia no pudiera marcarle una diferencia de seis goles a Aldosivi. En realidad ese paso fue prácticamente un mero trámite. Es que Central ya se sintió finalista después de la derrota en cancha de Lanús. Por eso, el Kily y sus muchachos siguieron trabajando en Arroyo Seco como si nada, preparando el partido de esta noche.

Después de haberse quedado afuera de la pelea por el título, estar presente esta noche en el moderno estadio sanjuanino era el objetivo de mínima y ante eso el equipo fue respondiendo quizá con más resultados que juego, pero con una cuota de ingenio, oportunismo, dedicación y convencimiento necesaria como para sentir que aquel proceso que se inició de la mano del Kily no caería rápidamente en saco roto.

Hoy, a nada de que la Copa Maradona llegue a su fin, en Arroyito pueden sentir aunque sea un mínimo de satisfacción. Corre para los dirigentes, que apostaron por un proyecto determinado, pero sobre todo para el Kily y sus futbolistas, en su mayoría provenientes de las divisiones inferiores. Es que es en ese punto donde hoy debiera ponerse el acento y es, de hecho, el argumento por excelencia del que todos se aferran en esto de darle más valor todavía.

Para muchos de esos chicos que recién en estos meses comenzaron a dar sus primeros pasos en la primera de Central es un premio, igual querrán ir por más, sin conformarse con esta final frente a Vélez. Y lo mismo sucede, seguramente, con el Kily, que con aciertos y errores en medio de un proceso de aprendizaje continuo, logró que su equipo fuera dando pequeños pasos para alcanzar lo que hoy tiene frente a sus narices, que no es más que la posibilidad de meterle otro ladrillo a esta obra en construcción a la que le faltan algo más que las terminaciones, que los pequeños detalles.

Todo ese proceso de recambio fue lo que seguramente motivó la irregularidad de las primeras jornadas de una fase de grupo en la que, vale la aclaración, a Central le tocó River y Banfield, los dos equipos que más sumaron en la general, aunque ese detalle no sirva como excusa. Sí es un hecho que esa parte del torneo fue la que más le costó. Porque lo que vino después fue frente a rivales de mucha menor envergadura, pero a los que no le quedaba otra que marcarles la diferencia para llegar a esta última semana de competencia, vivito y coleando, con ganas de entrenar y jugar en lugar de iniciar las vacaciones.

En la intimidad y sin la necesidad de que ese pensamiento se hiciera púbico, muchos pensaron que después de caer en la fase Complementación, lo importante era llegar al partido de Lanús con la chance de clasificación, que con eso sólo alcanzaba. Bueno, Central hizo eso y un poco más. Porque no sólo viajó al sur bonaerense dependiendo de sí mismo, sino que hasta le bastó con una derrota por pocos goles. Es más, en esas últimas fechas buscó la clasificación con la chance concreta disputar un clásico.

Los resultados en la última fecha determinaron que eso no sucediera, pero a Central sólo lo motivaba su propia historia, por eso hoy está acá, en la calurosa San Juan, al pie de los cerros, a la espera de Vélez. El rótulo que la Liga Profesional le puso a este partido es de una “final”. Es cierto, de una fase Complementación que jugaron aquellos equipos que no estuvieron a la altura o no les dio el piné para pelear por el título (el canalla fue uno de ellos), pero que siempre tuvo previsto la entrega de un premio consuelo. Pero qué le van a hablar al Kily González y sus pibes de consuelo o de premio menor. Están en carrera y con posibilidades de llegar a un lugar en la clasificación a otra copa internacional. Central buscó este partido y lo tiene. Y no lo vive como un consuelo, lo vive realmente como un premio.

formaciones.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS