Ovación

"La experiencia en Central igual fue espectacular"

El ex entrenador canalla habló con Ovación en la sede de la Conmebol en Luque. Recordó su reciente paso por la ciudad y dijo que sintió que los jugadores lo bancaron y que se había "generado un clima de trabajo impresionante"

Jueves 21 de Diciembre de 2017

"Me fui de Rosario y ahora estoy esperando tranquilo que salga una chance para dirigir. Hicimos un análisis con mis compañeros y creo que en lo global lo que hicimos en el fútbol argentino es positivo, incluyendo Boca Unidos y Colón. Fue una experiencia espectacular la de Central, lástima que en los últimos meses no se nos dieron los resultados". Paolo Montero terminaba de desayunar en el hotel de la Conmebol y estaba rodeado de ex jugadores y dirigentes de distintas entidades. Y cuando se encontró con el enviado de Ovación aceptó gustoso charlar sobre el presente y lo que le dejó su paso por el canalla después de haber digerido su salida por falta de resultados.
"Vení, vamos hasta el quinto piso, así charlamos más tranquilo", sostuvo el uruguayo mostrando no sólo amabilidad sino también las ganas de entregar un mensaje y ratificar una vez más que se fue de la entidad sintiendo el amplio respaldo de los jugadores. "Estamos convencidos de que los jugadores nos bancaron", insistió.
Paolo luce la misma figura como cuando jugaba, más allá del paso del tiempo. Y de elegante sport, remera blanca, vaquero y zapatillas blancas recorría el lujoso hotel y recibía cálidos saludos de distintas personalidades del fútbol. En una localidad emblemática y expuesta en los últimos meses por las investigaciones que se llevan adelante de corrupción. Pero el DT enfocó su análisis de agradecimiento a lo que vivió en Central. "Se había generado un clima de trabajo impresionante, la ciudad parecía Montevideo, algo que dije muchas veces. Vengo de una familia futbolera y por desgracia cuando no tenés la espalda en una institución o un nombre los resultados mandan. Por el comportamiento que tuvieron los dirigentes no los quisimos complicar y cuando perdimos con Atlético Tucumán decidimos rescindir el contrato".
Vos decías que hay que tener espalda en el club con un pasado como futbolista, pero los resultados también se han "llevado" a figuras importantes del club.
Si jugaste diez años en un equipo tenés un plus con la gente y más con la de Central y de Newell's, que son muy exigentes. Central tiene un buen equipo y por eso es difícil. Me dolió porque se generó un clima de laburo bárbaro con Mauro Cetto, los utileros, el cuerpo médico... Fue una pena, pero el fútbol sigue y ahora le deseo el bien a la entidad. Soy agradecido a todos. En Uruguay les digo a todos que si tienen la chance de ir a Central que vayan.
El fútbol tiene estas cosas y lo viviste seguramente como jugador, que un DT se tuvo que ir por no poder ganar más allá de que tenga la banca absoluta del plantel. En este caso llegó Leo Fernández, sin mucha experiencia, y lo levantó.
Por eso es lindo el fútbol. Estábamos convencido de que los jugadores nos bancaron, lo sentimos, eso se transmite. Quedamos con buena relación con ellos, los dirigentes. Los futbolistas nos siguen escribiendo. Tuve contacto con algunos de ellos después del clásico que ganaron. Eso es lo que queda, la buena relación. Cuando te retirás como jugador lo que deseas es que algún ex compañero te invite a un asado y como entrenador es la primera experiencia en que tuvimos que rescindir. Sin embargo, seguimos en contacto con todos porque se dieron cuenta que fuimos a trabajar. Siempre buscamos lo mejor y no se dio.
¿Cambiarías algo cuando repasás la película canalla?
No, porque sería injusto conmigo mismo y seguro con alguien. Ojalá que dentro de 15 años, cuando pueda decir fui un DT normal, exitoso o un burro, todo lo vivido me sirva de experiencia. Las buenas o malas decisiones. La diferencia es que cuando la tomás es en el momento. Después, como dicen ustedes los periodistas, con el diario del lunes mirando de afuera a veces se pueden ver cosas. Pero hay que estar adentro, donde a veces no se observa. Yo pienso en el momento y soy autocrítico y no me pongo a analizar. Y más ahora que nos fuimos. Hablar de algo que por suerte no pasó sería injusto. No tuvimos ningún inconveniente con nadie, pero debemos seguir mejorando. Porque los últimos cuatro meses no fueron positivos y se generaron cosas con los futbolistas muy importantes. Un clima de trabajo especial. Es muy difícil conseguir eso con tanta gente. Ojalá que se pueda repetir en otro lado lo que nos pasó en Central.
¿Sentiste la presión que había en el club de ganar algo y por eso apostaste mucho a la Copa Argentina y, quizás, descuidaste el torneo doméstico?
La presión en ese sentido no la siento y en ningún momento cambiamos mucho los primeros partidos de la copa. Salimos con todos los titulares en las dos competencias, salvo algunos retoques por alguna molestia o lesión.
Pero había rendimientos dispares en uno y otro.
Sí, nos dábamos cuenta. Pienso que muchos de los jugadores que son hinchas del club y están grandes quieren salir campeones. El inconsciente juega, es algo natural. Es como jugar una Sudamericana o Libertadores, de repente estás pensando en ganar algo internacional porque es lo que te falta. Si ganaste un torneo es normal que quieran ganar un título con Central. Nosotros estábamos convencidos de que teníamos la gran chance. Por desgracia no se nos dio a pesar de que jugamos mejor con Atlético Tucumán. Es fútbol, nos ganó y los felicito. Y como decimos en Uruguay, "a llorar al cuartito". No podemos reclamarle nada al árbitro, jamás lo hice. Ya está, hay que seguir laburando.
Hablaste de la presión que se genera en la ciudad. Si salías campeón en la Copa Argentina obviamente hoy seguías siendo el DT, pero ganando un clásico quedás en la historia. Esto último es algo fuerte que sucede en Rosario.
Lo más lindo es ganar las dos cosas. Nosotros lo podemos contar. Hablé recién con Sergio Goycochea, que jugó en Newell's, y le decía que tuve la suerte de jugar mucho en Europa, estar en un Peñarol-Nacional, pero el clásico Central-Newell's es impresionante. Goyco me lo decía. Lo metemos en un podio a nivel mundial por la pasión con la que se vive. Es peor a todo lo que me habían contado. Es precioso estar adentro, pero no puedo mentir. Es lindo si ganás, porque si no lo hacés me imagino lo que debe ser. Por eso cuando ganamos les dije a los jugadores que se cuidaran en las declaraciones y no es por hacerme el filósofo. Por respeto, porque mañana te puede pasar lo contrario. Yo a Nacional le quiero ganar a cualquier cosa, pero nunca me van a escuchar una declaración de sobrador. Me tocó perder y no me gusta que me lo hagan.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario