Rusia 2018

La excitación que provoca la victoria no debe tapar el bosque

Argentina se clasificó a los octavos de final con un gol muy emotivo de Rojo, pero debe mejorar mucho más para enfrentar a Francia

Martes 26 de Junio de 2018

Hay dos opciones: tomar por el atajo de la excitación que generó el gol de Rojo a cuatro minutos del final o cumplir el rol antipático de desmenuzar el desarrollo del partido frente a Nigeria para intentar proyectar lo que vendrá.

Lo primero es fácil: coraje, milagro, llantos, temperamento, actitud y todos los adjetivos calificativos que se quieran utilizar para adornar un resultado casi épico que le permitió a la selección instalarse en los octavos de final de la Copa del Mundo.

La segunda es más compleja, pero también más certera si lo que se intenta es acomodar en el pizarrón el choque del sábado contra Francia.

Allí, si se repasa el partido, se podrá notar que fue muy buena la actuación de Banega, a la altura de las circunstancias, que también tuvieron un gran nivel Rojo y Otamendi, que Armani dio la talla, igual que Tagliafico y poco más.

Fue tan fuerte el final que varios apuntes pueden quedar desplazados, pero no sería conveniente.

Por ejemplo fue preocupante la muy floja actuación de Mascherano. Su entrega y predisposición colectiva fueron las de siempre, pero no sólo el insólito penal que cometió quedó en el debe.

Desde lo estratégico fue una sombra de aquel, con un par de jugadas que lo dejaron muy expuesto pero que quedaron disimuladas por el resultado final.

El nivel todavía bajo de Messi también genera cierta preocupación de cara a lo que vendrá. No hace falta escribir que es el termómetro del equipo y que de él depende casi todo. Hoy los héroes fueron otros, aunque definió a la altura de su jerarquía en el primer gol.

Otro gol factible fallado por Higuaín cuando el equipo más lo necesitaba marca que Gonzalo no puede romper el hechizo que lo atribula desde la final de Brasil 2014.

Es muy complejo separar la excitación de la clasificación del desarrollo puro, pero esa es la obligación del entrenador para armar el equipo más competitivo posible para enfrentar a Francia.

Desde lo intangible, bien se puede suponer que la clasificación a último momento servirá como desbloqueador para un equipo trabado al que todo le cuesta el doble que a los demás


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});