Ovación

La disculpa no exonera al Zurdo

Me tomo la licencia de escribir en primera persona porque lo conozco mucho a Jorge Sampaoli.

Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Me tomo la licencia de escribir en primera persona porque lo conozco mucho a Jorge Sampaoli. Sé que no es aconsejable caer en este tipo de atribuciones. Pero realmente lo merece el vergonzante episodio que protagonizó el Zurdo el domingo a la madrugada al agredir verbalmente a un inspector de tránsito en Casilda. Por eso me animo a asegurar que esa persona que el mundo vio desencajada, más cercana a un pendenciero que al DT de la selección argentina, no es Sampaoli. El Zurdo es buena gente. Pero esta vez se equivocó feo y lo pagó de la peor manera. O, mejor dicho, se lo están haciendo pagar con todo el peso de la ley mediática.

Sampaoli viene de una familia que se talló con buena madera. De ahí que la reacción que motorizó el paso de las horas fue la de pedir disculpas. Pero esa exculpación lejos de exonerarlo debe ubicarlo. A partir de ahora, el Zurdo necesita entender que ser técnico de la selección sólo le concede el privilegio de dirigir a Messi y compañía. Ni más ni menos que eso. Porque si Argentina fuera un país en el que el respeto está por encima de todo, hoy ya no sería más el entrenador del seleccionado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario