Ovación

La dirigencia de Newell's trató de bajarles los decibeles a los dichos de Schiavi

Las declaraciones de Rolando Schiavi sacudieron la estantería rojinegra. Las palabras en tono crítico que pronunció el capitán de Newell's el miércoles tras el entrenamiento resonaron con fuerza, sobre todo...

Viernes 11 de Marzo de 2011

Las declaraciones de Rolando Schiavi sacudieron la estantería rojinegra. Las palabras en tono crítico que pronunció el capitán de Newell's el miércoles tras el entrenamiento resonaron con fuerza, sobre todo en el interior de la institución del Parque, y todavía siguen dejando mucha tela para cortar. Tal fue el efecto de alteración que provocó, que los principales dirigentes prefirieron no salir públicamente a contestar o sentar posición sobre los dichos del Flaco. Sólo el vicepresidente Claudio Martínez fue quien se atrevió a exhibir las sensaciones de extrañeza que dominaron a la cúpula leprosa. "La verdad es que me sorprendieron sus declaraciones. Puertas adentro hay muchas cuestiones que se hablan, porque en un grupo humano siempre hay diferencias, por eso no le encuentro sentido a lo que dijo Schiavi", señaló ayer el dirigente a LT3. El resto prefirió cubrirse en el silencio para serenar las aguas.

Más allá de que los directivos trataron de todas las maneras posibles de disipar cualquier atisbo de clima de confrontación, las frases del Flaco no cayeron bien. Con la intención de calmar el principio de incendio con una considerable dosis de prudencia, decidieron no efectuar manifestaciones públicas para no echar más leña al fuego y así tratar de que el tiempo se transforme en el mejor aliado para atemperar este impensado contratiempo en el arranque del Clausura.

Mientras tanto, allegados a la comisión directiva buscaron por lo bajo desmentir la posibilidad de que una deuda económica sea la causa de esta repentina exposición del experimentado zaguero. "La deuda con los jugadores está charlada y arreglada", aseguró una fuente, intentando echar por tierra el rumor que apuntaba que había un pago pactado que no se cumplió porque la Justicia se había demorado más de lo previsto en liberar los fondos que estaban destinados a ponerse al día con el plantel.

Pero como Schiavi no fue lo suficientemente directo en sus reclamos y las voces más autorizadas de la dirigencia tampoco salieron a aclarar convenientemente este tema puntual, todavía sigue sobrevolando la sensación de que el malestar existe y que persiste la necesidad de construir un eslabón de conciliación para arreglar este sorpresivo foco de conflicto.

No es habitual que Schiavi brinde una conferencia de prensa. Mucho menos que al día siguiente acepte otra nota para machacar con sus rodeos. Evidentemente, quiere decir mucho más de lo que dice. Quizás por eso, a contramano de su costumbre, el defensor aceptó esta novedosa exposición mediática. Lo más importante es que se hizo cargo de su mal momento futbolístico y que se mostró decidido a recomponer su imagen en los próximos partidos.

Con este panorama, por la fragilidad de lo que expone uno y el paciente silencio de otros, queda claro que todavía quedan cuentas por saldar. Lo positivo es que parece que lavarán los trapos sucios dentro de la casa. Esa es la mejor manera de crear un ámbito de recomposición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario