Ovación

La dilatada búsqueda del nuevo DT dejó consecuencias visibles en Newell's

A los largo de 60 días, las más evidentes fueron las renuncias de Sebastián Cejas al cargo de director deportivo, y de Ricardo Lunari como director técnico de la institución.  

Sábado 14 de Junio de 2014

La dilatada búsqueda del entrenador provocó coletazos internos en Newell’s. Negativas por doquier, candidatos sin sostén, técnicos que se sintieron ignorados y respuestas en sala de espera. Apellidos con linaje leproso y otros de cepa extraña. Horizontales y verticalistas. Experimentados y novatos. Pragmáticos de ocasión. Autoproclamas. Litros de café y confusión en 60 días de idas, vueltas y contratiempos. Un estilo y un legado enredados en la trama sucesoria de un receso agitado. Un fracaso mal comunicado. Una continuidad de desaciertos que forzó un regreso a las inferiores como punto de inicio, con la aparición de la figura de Gustavo Raggio como primer intento reparador.

   La designación del nuevo conductor rojinegro dejó secuelas inmediatas. Las más evidentes fueron las renuncias de Sebastián Cejas al cargo de director deportivo, y de Ricardo Lunari como técnico de la institución. Fueron las primeras víctimas de un proceso que estuvo repleto de vicios de imprudencia, impericia y contradicciones. Los que se quedaron en el tamiz luego de un zarandeo que no ofreció demasiadas razones.

   Después de las públicas quejas de entrenadores, como Omar Asad, que se sintieron manoseados (“Newell’s me faltó el respeto”, llegó a decir el Turco), Cejas optó por dar un paso al costado debido a que se puso la búsqueda sobre sus hombros y no pudo lograr su cometido. Terremoto, un hombre muy ligado a los pensamientos del plantel, trató de liderar las negociaciones de cara a un nuevo ciclo y, tras la decisión final, entendió que sus posturas no fueron tenidas debidamente en cuenta.

   Anoche, en contacto con este diario, Cejas confirmó que desde el lunes dejó su cargo “por decisión propia”. De igual modo, se excusó de dar declaraciones públicas para no agitar más las aguas rojinegras. Así, con este panorama, son los directivos que comandan el fútbol profesional los que están encabezando la búsqueda de refuerzos (Scocco y Sebastián Domínguez son los que más interesan).

   En tanto, la salida de Lunari fue un rápido efecto por la elección de Raggio, el técnico de la quinta división. Quien actuó como interino durante los últimos siete partidos del torneo Final, sintió que no valoraron en justa medida su trabajo al frente del plantel superior y decidió partir. “Estoy dolorido, muy decepcionado con esta situación”, dijo tras presentar su renuncia.

   Queda claro que 60 días sin entrenador tuvieron consecuencias. Externas e internas. Visibles y ocultas. Por eso Newell’s, ahora con Raggio como conductor, está tratando de curar heridas para organizar una nueva etapa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario