Copa América Brasil 2019

La desilusión esta vez fue sin reproches

Argentina estuvo a la altura, le dio dura batalla a Brasil en su casa y mereció otro final. Dos tiros en los palos y un penal no cobrado en la previa del 0-2 sepultaron el sueño de la Copa.

Miércoles 03 de Julio de 2019

Toda observación es a través de lo visto por la TV, se aclara. A la que le faltó reiteraciones y por lo tanto determinar la legitimidad de varias jugadas clave. ¿Hubo penal de Dani Alves a Agüero en la previa al gol que sepultó la ilusión argentina? A falta de imagen oficial, un video casero mostró que sí y que debió ser doble amarilla para la figura. ¿No fue penal de Arthur a Otamendi, que hubiera permitido el descuento? Pero al VAR, tan omnipresente hasta ayer, de golpe lo cerraron. Extraño, teniendo en cuenta un arbitraje horrible, que hasta dio sólo 4' de adicional, cuando hubo varias interrupciones de jugadores brasileños caídos en el piso, además de cinco variantes. Seguro será tema de debate hoy, mañana y hasta la despedida, el sábado por el tercer puesto ante Chile o Perú. En lo que no habría tela para cortar es en la actitud, la entrega y los signos de crecimiento que exhibió Argentina ante su cita más importante. Este equipo de Scaloni dejó todo. Perdió. No alcanzó. De nuevo Lionel Messi se quedó a las puertas de un título, pero no hay reproches. Brasil la sufrió en serio para llegar a la definición en su casa. Más que un final puede ser un buen principio de la refundación.

Embed

Scaloni confió en los mismos al final. Para anular a los decisivos brasileños apostó a jugar de igual a igual, porque claramente Argentina no estuvo estática, hubo esfuerzo compartido en la marca pero de todo el equipo. Hubo compromiso a la hora de estar cerca de los peligrosos Gabriel Jesús, Firmino, Coutinho o Everton, la estrella que fue suplantada en el entretiempo porque nunca desequilibró por el lado de Foyth. Y entonces la llave local fue el veterano Dani Alves (36 años), el que con un sombrerito a Acuña y un desaire a Paredes, abrió bárbaro para que Firmino ejecute un centro a ras que Gabriel Jesús empujó al gol.

Iban 18' y lo que pareció el certificado de defunción a la audacia de Scaloni se transformó en una prueba que superó holgadamente. Porque hasta ese réplica de Gabriel Jesús (otra figura) que terminó en el segundo de Brasil a los 70', Argentina fue superior. Le quitó circulación al equipo de Tité, se adueñó del balón y buscó penetrar su bien pertrechada defensa, y contó con dos tiros en los palos para empatar, el cabezazo de Agüero en un tiro libre de Messi, y el cañazo de la Pulga. Pero además, en ambas ocasiones hubo segunda jugada, tampoco con final feliz.

Un gran tiro libre de Messi que la altura de Alisson resolvió fácil, varias aproximaciones y las polémicas citadas, debieron darle un mejor final a una selección que trae lastre pero que, pese a la derrota, ayer pareció empezar a soltarlo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario