Copa Libertadores

La Copa Entregadores de América

Los mismos directivos que maltrataron al clásico rosarino, ahora enajenaron la histórica final argentina en la Libertadores

Sábado 08 de Diciembre de 2018

De los realizadores del inolvidable empate de 38 a 38 votos con 75 electores en la AFA y del clásico rosarino en cancha de Arsenal a puertas cerradas, entre otros tantos disparates, llega ahora la nueva producción de la final de la Copa Libertadores de América en Madrid. Algún purista querrá hacer una distinción de jurisdicción entre AFA, Conmebol y Superliga. Pero es sólo una cuestión de formalidad que no hace al quid de la cuestión. Porque aquí el negocio, la obscenidad y el desprecio hacia el público es lo que define y une a estos directivos del fútbol. Llegando al extremo de acordar que la máxima expresión del fútbol sudamericano se juegue en España. Quizás ni Hernán Cortés ni Francisco Pizarro se hubiesen atrevido a tanto. Aunque para defender lo propio hoy no haya un Cuauhtémoc ni tampoco un Moctezuma.

Porque a estos directivos que estrellan los destinos del fútbol argentino y sudamericano no les interesó preservar la identidad del deporte más pasional, y más allá de las declaraciones atravesadas por la simulación de un compungido sentir, lo cierto es que enajenaron el patrimonio más genuino que puede tener la gente, que es el poder ejercer su derecho de pertenencia, tanto en una provincia, región o país. Porque así como poco les importó maltratar a un clásico rosarino, tampoco les interesó hacerlo con la histórica final de la Libertadores entre los dos clubes más populares de la Argentina.

Y en esta saga no hay ingenuos. Abundan perversos y enormes simuladores. Algunos más impúdicos, otros mejor camuflados. Pero todos ellos, una minoría condenable, vendieron sistemáticamente el capital sentimental de un deporte que es propiedad de toda una nación. Sí, de las mayorías populares.

El fútbol ha sido despojado de su esencia. Los cipayos que ostentan el poder de este deporte se adueñaron de la pelota para subastarla al mejor postor. Con la complicidad de propios y extraños. Los mismos que se arrogaron la potestad de hacer jugar un clásico a puertas cerradas intentando degradar una identidad inoxidable, son los que hoy licitaron el partido más trascendente del fútbol argentino.

Es por eso que este domingo se los verá a estos hombres con trajes de señores protagonizar uno de los hechos más vergonzosos de la historia del fútbol sudamericano y nacional, usurpando y vaciando de contenido al palco de honor del estadio Santiago Bernabeu, presenciando orgullosos de codicia a la final que supieron conseguir. Pero que este año dejará de ser la Copa Libertadores de América para convertirse en la Copa Entregadores de América.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});