Ovación

La Chula y un sueño mundial (con la Azzurra)

Giuliana Ruggieri, delantera de GER, fue convocada nuevamente a la selección italiana. Si se gana un lugar en la lista definitiva, será la única rosarina que disputará la cita ecuménica que tendrá lugar en Londres

Sábado 24 de Febrero de 2018

Giuliana Ruggieri, delantera de GER, fue convocada nuevamente a la selección italiana. Si se gana un lugar en la lista definitiva, será la única rosarina que disputará la cita ecuménica que tendrá lugar en Londres

Cuando inicie el Mundial femenino de hockey de Londres, el 21 de julio, Italia estará afrontando un momento que quedará archivado en su historia, el de la primera participación de la Azzurra en una cita ecuménica tras 42 años. Y una rosarina ya es protagonista de esa historia: Giuliana Ruggieri, la delantera de Gimnasia y Esgrima, quien a poco más de dos temporadas de haber vestido por última vez esa camiseta, volvió a hacerlo hace muy pocos días y está en carrera hacia dicho mundial: quiere inscribir su nombre entre las 18 elegidas. "Tengo todas las expectativas, estoy metiéndole mucho entrenamiento, haciendo todo lo que pueda para quedar en la lista y cumplir el sueño, que es jugar un mundial, ni más ni menos".

El fin de semana cerró la primera concentración a cargo del entrenador Roberto Carta, en Roma. Y La Chula, como la conocen en el ambiente, dice que le costó "un poco" el inicio, porque desde aquella última vez a este volver a empezar cambiaron muchas de sus compañeras. Sin embargo, aseguró que con el correr de los partidos rápidamente fue "súper bien". A otras las conoce de la etapa anterior, son amigas (mayoría de argentinas nacionalizadas). Por eso, cuando habló de su retorno al centro nacional de alto rendimiento italiano dijo esto: "Fue como si nunca me hubiese ido. En 2015 estuve ocho meses viviendo ahí, hablábamos con las chicas de esa sensación increíble". Aquella etapa se terminó sin alcanzar el objetivo, que era clasificar a los Juegos Olímpicos de Río 2016. La nueva instancia, con el boleto en mano para Londres, arrancó con concentraciones en Roma ( y partidos con caballeros), seguirá en marzo, en una fase que contemplará amistosos en Holanda y en ese camino, la lista de 29 que iniciaron los trabajos, se irá reduciendo. En mayo una nueva concentración y en junio, la esperada lista. En este contexto, La Chula decidió hacer base en España, desde donde recibió dos propuestas. El club Taburiente, de Canarias, y la Real Sociedad, de San Sebastián. Optó por el primero, en el que jugó varias temporadas "porque va a ser largo y ahí tengo amigos, los afectos cerca", le contó ayer a Ovación desde esa isla ibérica. Además detalló que entrena doble turno para tener las mejores condiciones: por la mañana lo hace de manera particular y respetando el plan del PF de Italia y por la tarde con el club, con el que disputará la liga desde mañana.

La relación de La Chula con la Azzurra, y más en este momento, obliga a un flash-back. Porque entre septiembre de 2016 y septiembre de 2017 la rosarina afrontó una de las carreras más complicadas que le tocaron como jugadora de hockey. El año pasado, la delantera mens sana vio casi todo el campeonato local (del Litoral) desde afuera. Apenas pudo disputar con su equipo los partidos de playoffs. Es que hacia septiembre de 2016 recibió la noticia que jamás imaginó: la iban a suspender internacionalmente por dos años, por dóping. La sanción la expedía el Tribunal Nacional Antidóping del Comité Olímpico Italiano, en los términos de la World Anti Doping Agency. Finalmente, tras declaraciones, defensas y apelaciones logró que le redujeran la pena a un año: por eso volvió a jugar hacia septiembre de 2017.

¿Qué sucedió? Como otras argentinas, Ruggieri integró el equipo italiano desde 2012, con el objetivo de clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Como no pudieron las jugadoras volvieron a sus respectivas ciudades (argentinas). Por esos días el control mundial antidopaje buscó a La Chula en una de sus visitas sorpresivas y no la encontró. Ella reconoció que obvió los mails de advertencia y tras nuevas búsquedas sin éxito la sancionaron por no estar presente en el domicilio de Roma que había declarado como parte de los requisitos que tienen que cumplir los atletas de alto rendimiento, además de llenar formularios y detallar (estimativamente) en qué lugar del mundo se encontrarán en los "próximos tres meses".

"No sé qué me quería enseñar la vida, en algún momento me daré cuenta", le dijo a Ovación en la nota en la que relató aquella experiencia. Y agregó que "algo creo que ya sé, fue para fortalecerme de la cabeza, para seguir superándome día a día".

Sobre la pregunta de si, en caso de volver a ser convocada, teniendo en cuenta que parte del problema tuvo que ver con alguna desidia burocrática por parte de la Federación Italiana, resaltó: "Con Italia no tengo problemas, con mis compañeras menos, las cosas se dieron mal pero no tengo rencor ni mucho menos. Viví cosas muy lindas con Italia y aprendí muchísimo. Fueron más las cosas que me dio que las que me sacó, como este año (por 2017), pero prefiero quedarme con eso y no con lo negativo". Ayer, en la charla con este diario, ratificó esa postura: "Ni lo dudé y tengo los cinco sentidos puestos ahí (...) Tengo todas las expectativas, estoy metiéndole mucho entrenamiento y haciendo todo lo posible para quedar en la lista y cumplir el sueño, que es jugar un mundial. Ni más ni menos".

Hoy la historia se volvió a dar vuelta y le propició viento a favor siendo la única jugadora rosarina que podría disputar la copa del mundo en el escenario de los Juegos de Londres 2012. Actualmente no hay ninguna otra con posibilidad de hacerlo en Las Leonas. La Chula busca su lugar con Italia. Y está en carrera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario