Kily

Kily y los jugadores, cara a cara en el corazón del Gigante

Protocolos mediante, el nuevo técnico de Central fue presentado al plantel en el césped del estadio de Arroyito. El DT habló de "respeto" y "compromiso"

Domingo 05 de Julio de 2020

El Gigante como escenario, el Kily González junto a su cuerpo técnico, un grupo de dirigentes y los futbolistas del primer equipo. En ese marco transcurrió la mañana de ayer en lo que fue la presentación formal del nuevo entrenador canalla frente a los futbolistas del primer equipo, con los que comenzará a trabajar a partir de la semana que viene. Lo que buscó el club durante la semana se cumplió. Aprobación mediante del gobierno de la provincia, el flamante DT pudo estar a cara a cara con los jugadores, a los que les habló, entre otras cosas, de “respeto”, “sentido de pertenencia” y la “alegría” con la que pretenden que vayan a entrenar todos los días. Fue una ceremonia corta, de alrededor de una hora, pero que sirvió para que el Kily pudiera verles las caras a sus nuevos dirigidos. Un total de 34 futbolistas se dieron cita ayer en el estadio (uno de los ausentes fue Federico Martínez, quien con permiso del club se encuentra en Uruguay), todos cumpliendo el protocolo de distanciamiento social que la situación impone, por supuesto todos con barbijos con la inscripción del Banco Municipal, que es uno de los principales auspiciantes de la institución). ¿Los disertantes en el corazón del Gigante? Algunos directivos, Raúl Gordillo, el Kily por supuesto, y más tarde Jeremías Ledesma, Fabián Rinaudo y Josué Ayala.

   Para los tiempos que corren fue toda una novedad. Es que los planteles del fútbol argentino tienen prohibido juntarse, aunque lo que ocurrió en esta ocasión nada tuvo que ver con un entrenamiento. Sólo fue para que el Kily pudiera hablarles a los futbolistas sobre el proyecto que tiene en mente de aquí en más y en el que, espera, todos se sumen.

   Las sillas fueron dispuestas de tal forma sobre el campo de juego para cumplir con el distanciamiento social. Es que nadie quiso romper los protocolos y mucho menos incumplir aquellos detalles que ya habían sido elevados a la provincia. Por eso a medida que fueron llegando los jugadores rápidamente fueron derivados hacia el césped.

   Como era de esperar, el Kily estuvo acompañado por todo el cuerpo técnico. Junto al DT estuvieron Diego Ordóñez, Horacio Carbonari (ayudantes de campo), Damián Hernández (preparador físico alterno), Hernán Castellano y Diego Zuljan (entrenadores de arqueros).

Giga2.jpeg
Jeremías Ledesma (centro), Josué Ayala y Fabián Rinaudo. Los tres hablaron después del Kily.

Jeremías Ledesma (centro), Josué Ayala y Fabián Rinaudo. Los tres hablaron después del Kily.

   La charla la abrió Ricardo Carloni. El vicepresidente primero de Central tuvo a su cargo la presentación formal del nuevo cuerpo técnico, aunque sus primeras palabras, según confiaron, tuvieron que ver con el agradecimiento hacia el grupo por haber estado a la altura de las circunstancias en un año duro, que incluyó la lucha por la permanencia. Incluso en sus palabras hizo mención al cuerpo técnico saliente que encabezaba Diego Cocca.

   Carloni hizo mención al diálogo que deberá haber entre todas las partes y en ese sentido también giraron las declaraciones del presidente Di Pollina, quien puso el foco en el nuevo ciclo futbolístico que comienza en el club. Tanto Di Pollina como Carloni hablaron de los “nuevos desafíos” que se avecinan y que lo que se intentará de aquí en más es "mantener el espíritu competitivo”. En la misma sintonía se expresó el secretario deportivo Raúl Gordillo.

   Frase esa formalidad, la cúpula dirigencial dejó el campo de juego, donde sólo quedaron el Kily y sus colaboradores frente a los jugadores. Fue allí cuando el nuevo entrenador tomó la posta discursiva para marcar pautas no sólo futbolísticas sino de conducta.

   Lo que trascendió es que de lo primero que habló el Kily González fue del “respeto” que tiene que existir desde el cuerpo técnico hacia el grupo y viceversa. Cree que ese punto es esencial para lograr una buena convivencia y que eso repercuta en lo futbolístico.

   En la presentación formal ante la prensa el pasado martes, en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria, el Kily hizo mención en más de una oportunidad al “sentido de pertenencia” que pretende. Y esos mismos conceptos se los trasladó ayer a los futbolistas, considerando que una identificación plena con el club es lo mejor que le puede suceder al grupo.

   Para hablar de aspectos futbolísticos obviamente que tendrá tiempo, pero ya ayer aprovechó para comenzar a hacer hincapié en la “intensidad” que pretende que tenga su equipo. Según las fuentes consultadas, el Kily se mostró tal cual es, siempre intentando hablar con franqueza. La situación también lo ameritaba.

Giga3.jpeg
El Kily saluda a Mateo Tanlongo, una de las promesas de Central. Ignacio Russo también estuvo.

El Kily saluda a Mateo Tanlongo, una de las promesas de Central. Ignacio Russo también estuvo.

   Del lado del grupo también se hablo de “compromiso”. Porque después de las palabras del Kily fueron los jugadores los que hablaron. Lo hicieron, por obvias razones, los referentes. Ledesma, capitán del equipo, Fabián Rinaudo y Josué Ayala (tres de los que hablaron siempre con los dirigentes en el acuerdo de los pagos del sueldo durante la pandemia) le dejaron en claro al técnico que el grupo “está comprometido” con la causa y que no tienen dudas de que estarán a la altura de las pretensiones del cuerpo técnico.

   Seguramente el Kily hubiese querido tener frente a él a Marco Ruben, pero el delantero, sin dudas el máximo referente del grupo, aún no resolvió su continuidad y hoy no es parte del equipo, ya que el pasado 30 de junio se le venció el contrato.

https://twitter.com/CARCoficial/status/1279543543300792321

   Así fue como la ceremonia fue llegando a su fin, cuando se estaba llegando casi a la hora pautada por el club y la provincia. Igual, después hubo tiempo para que el Kily charlara con el cuerpo médico, que incluyó no sólo al médico Hernán Giuria, sino a los kinesiólogos y hasta la nutricionista de la reserva Candela Di Santis (la del plantel profesional Cecilia Delpupo no pudo estar presente).

   Para el fútbol argentino fue toda una novedad, pero se trató de una situación especial. El Kily quiso tener a los jugadores cara a cara y lo pudo hacer, nada menos en el corazón del Gigante.

Los 34 futbolistas que participaron: Jeremías Ledesma, Josué Ayala, Marcelo Miño, Juan Pablo Romero, Mauricio Maslosvki (arqueros), Joaquín Laso, Diego Novaretti, Damián Martínez, Facundo Almada, Lautaro Blanco, Emanuel Brítez, Cristian González, Joan Mazzaco, Rodrigo Gómez, Rodrigo González, Agustín Irazoque (defensores), Diego Zabala, Fabián Rinaudo, Emmauel Ojeda, Joaquín Pereyra, Rodrigo Villagra, Francesco lo Celso, Joel López Pissano, Mateo Tanlongo, Leonel Rivas, Rafael Sangiovani, Franco Sarco, Gino Infantino (mediocampistas), Lucas Gamba, Ciro Rius, Alan Marinelli, Ignacio Russo, Rodrigo Pasquini, Jerónimo Rodríguez (delanteros).

Leer más: El profe Colman ya arma la rutina de trabajo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario