Ovación

Kily González: "Me juego cosas muy importantes, esto es gloria o fracaso"

“¿Sabés qué?, hice muchas pretemporadas, pero esta tiene un sabor especial por lo que está por venir. Por eso la tomo como que es la pretemporada de mi vida”. Con estas palabras, el Kily confesó su presente a modo de prólogo de una charla a fondo...

Viernes 21 de Enero de 2011

Una vez que se acomoda desploma su experimentado cuerpo sobre un cómodo sillón. Cristian González afloja primero sus piernas y su alma, y luego se deja llevar por la espontaneidad. Vierte frases que nacen desde su abierto interior. “¿Sabés qué?, hice muchas pretemporadas, pero esta tiene un sabor especial por lo que está por venir. Por eso la tomo como que es la pretemporada de mi vida”. Con estas palabras, el Kily confesó su presente a modo de prólogo de una charla a fondo en la intimidad con Ovación.
  —¿Sos consciente de que te jugás la patriada de tu carrera?
  —Sé que en estos meses que se vienen me juego cosas muy importantes. Y cuando además hay un sentimiento tan grande como Central de por medio, la responsabilidad es mayor. Pero lo bueno es que tengo la chance de poner mi granito de sacrificio para que el club vuelva a la A, que es su lugar en el fútbol. Por eso me propuse a fin de año, y se lo dije a mi gente, que voy a hacer la mejor pretemporada de mi carrera para estar a pleno. Y la estoy haciendo.
  —No será mucho, ¿te lo pregunto porque con Valencia, Inter y la selección hiciste pretemporadas muy importantes?
   —Es así, pero esta es distinta a todas. Acá hay muchas cosas que están por encima de lo deportivo. Además sé que el margen de mi retiro está cerca y mi único deseo es ascender. Lo único que puedo aportar hoy en día es en el plano futbolístico. Y para eso debo estar bien desde lo físico. Y esta base será clave para mí.
  —¿Te pusiste a pensar qué podría pasar si no ascienden?
  —No, para nada. Ni se me cruza por la cabeza ese pensamiento. Tengo tanta ilusión que trato de mirar todo de manera muy positiva.
  —Volvemos a lo mismo, te jugás mucho en poco tiempo más.
  —Sí, y repito, tengo en claro la que se me viene. Esto es gloria o fracaso, no hay otra. Pero no sólo para mí sino para varios compañeros más. Sobre todo para los más grandes como Lucho, Pirulo, Toledo, Vismara, Fatu o el Turco Zarif. Aunque la gloria deportiva no se compara con nada. Y nosotros vamos por eso.
  —Por lo menos se ve que el grupo está muy compenetrado con la causa, ¿es realmente así?
  —Lo que se ve desde afuera es lo que se vive por adentro. Este grupo está muy unido. Hay mucha disciplina y estamos todos metidos en cada entrenamiento, más allá de la sana competencia que hay para ganarse un lugar. Mirá que tengo vestuario, pero en este caso se ve que hay mucho respeto y cuidado por esta camiseta de verdad.
  —Se te nota cambiado, ¿estás bien o es el aire del mar?
  —(Risas) Estoy muy bien internamente. Hasta me levanto de buen humor acá, ja. Trato de ser positivo en todo momento y ustedes lo ven en todos los entrenamientos donde no me guardo nada. Al contrario, estoy a la par de los más pibes. Estoy bien de verdad.
  —Si estás así entonces, ¿cuánta cuerda te queda?
  —Hoy te digo que muchísima. Tengo tantas ganas de jugar que no pienso en otra cosa que entrar a una cancha y disfrutar de esto. Tengo una gran energía positiva. Es más, acá me levanto a las 6.30 y lo hago con alegría, cuando en mi casa lo hago muy serio. Le meto buena onda a cada instante. Estoy como el grupo, muy bien, y Dios quiera que sigamos así y podamos lograr el objetivo.

—¿Coincidís con que todavía estás en deuda desde lo futbolistico?
—Sí. Es más, estoy en deuda conmigo y con la gente, que me tiene mucho cariño y espera más de mi parte. Sé lo que siente el hincha de Central en estos momentos. Por eso les digo a los pibes que hay que comprometerse con esta causa, que es volver a la primera A. Y no tiene que haber ningún margen de error. Hay que trabajar y saber que lo que viene será muy importante para todos los centralistas.
—Jugaste final de Champions League, peleaste títulos con Valencia, Inter y la selección, y sin embargo una tarde fuiste suplente en un equipo de la B, ¿cómo viviste esa situación?
—Uno siempre quiere jugar. Pero en aquel momento el técnico consideró que no estaba bien desde lo futbolístico y respeté sin problemas su decisión de mandarme al banco, porque además no soy Maradona ni imprescindible. Lógicamente me dolió salir, pero como profesional debo acatar las determinaciones que toma un entrenador.
—¿Te jugaste tu nombre aquella tarde?
—No sé si el nombre, pero un amigo me dijo que deportivamente me había pasado lo peor de mi carrera. "¿De qué hablás?", le pregunté. Y me respondió. “Fuiste suplente en la B”. Quedé pensando un rato, pero la verdad es que no lo tomé así, sino de otra manera.
—¿De qué manera?
—Con mucha calma porque en el medio hay un sentimiento muy grande como Central. Eso sí, en otro momento de mi carrera, si pasaba por una situación similar a la que pasé ante Tiro Federal se me hubiese cortado la cadena. Aunque en este caso, respeté al técnico porque lo más importante es el club sobre todas las cosas.

—Lucho dijo que vos no padeciste en carne propia haberte ido al descenso, ¿qué opinás de esa cruda realidad?
—Lo entiendo y sé lo que siente, no sólo él sino el resto de los chicos que pasaron por eso. De hecho se los dije a los pibes cuando llegué que les había pasado lo peor que le puede suceder a un jugador: irse a la B. Y es un bajón bárbaro, pero también les remarqué que ellos mismos tienen la chance de sacarse ese gran dolor que llevan dando una mano desde adentro. Y por eso valoro a todos los que decidieron quedarse para hacerle frente a esta dura realidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario