Ovación

Kazán, una ciudad colapsada por la euforia argentina

El agónico gol de Marco Rojo a Nigeria no sólo liberó de tensiones a los jugadores y al técnico Sampaoli.

Sábado 30 de Junio de 2018

El agónico gol de Marco Rojo a Nigeria no sólo liberó de tensiones a los jugadores y al técnico Sampaoli, sino que obligó a miles de argentinos que se encuentran en Rusia a reprogramar la logística para seguirles las huellas a Lionel Messi y compañía. El escenario del partido contra Francia será Kazán y no Nizhni Nóvgorod, como tenía reservado la gente que confiaba en que la selección terminaría primera en la zona. Ese cambio de planes también trajo aparejada una traumática búsqueda para modificar los paquetes turísticos que los hinchas ya tenían adquiridos cuando decidieron venir a Rusia.

   Los más 35 mil argentinos que están en Moscú buscan una entrada con desesperación. Los precios oscilan entre los 1.000 y los 7.500 dólares en las principales plataformas online de reventa, aunque se pueden conseguir a un precio menor en la calle. Los tickets categoría 4, que son los que la Fifa vendió en forma exclusiva para los ciudadanos rusos, son la variante más económica.

   Kazán ayer amaneció invadida por argentinos. Todos los hinchas que se encontraron con los enviados argentinos en la calle o en un comercio sólo les hacían saber de las peripecias que tuvieron que hacer para llegar a esta ciudad, ubicada a 825 kilómetros al este de Moscú y una de las capitales musulmanas de la Federación Rusa. Es que mucha gente se quedó sin entradas ante la modificación del itinerario original y cuando consultan la página de la Fifa se encuentran con que ya no quedan tickets a la venta.

Gracias a diez peruanos

   "Nosotros con mis hermanos y mi papá compramos el paquete para seguir a la selección con entradas incluidas pensando en que clasificaba primera. Después de la derrota contra Croacia, tuvimos un presentimiento, volvimos a Moscú y por suerte nos encontrarnos con diez hinchas peruanos que tenían entradas para los octavos de final en Kazán por si se clasificaban. Se las compramos", relató uno de los tantos hinchas con los que se encontraron ayer los enviados argentinos en las calles de Kazán.

   Lo que cuentan los hinchas argentinos retrata la odisea que se vive en Rusia para conseguir una entrada para hoy. Hay que tener suerte de encontrar algún hincha danés o peruano que no haya vendido sus entradas y luego alquilar un auto por 500 o 600 dólares para recorrer los 825 kilómetros hasta Kazán o tomar un Yandex, un servicio similar al de Uber, que cobra 1.500 dólares y transporta a tres personas.

   Kazán se inundó de camisetas celestes y blancas y la ciudad lució realmente colapsada en el momento en que el plantel de la selección arribó al hotel Ramada Kazán City Centre. El mayor caudal de simpatizantes llegó anoche en vuelos y trenes de alta velocidad. Los más arriesgados se animaron a subirse a un auto y hacer el recorrido por ruta. Muchos eligieron por la madrugada para evitar las largas esperas por los embotellamientos vehiculares.

   Nada detuvo a este mundo de simpatizantes argentinos que fue a hacerle el aguante al equipo en el banderazo que se organizó ayer enfrente del hotel donde se hospeda la selección argentina, tal como ocurrió en la previa de enfrentar a Nigeria en San Petersburgo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});