Ovación

Kamikazes, otra vez de oro

Las chicas de la selección de handball dirigidas por Salvador Comparone le ganaron a la tricampeona Brasil por 2 a 1, en una final más que emotiva.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

El seleccionado femenino de beach handball lo logró otra vez. A pesar del frío y la lluvia que se apoderaron ayer de Rosario y volaron gran parte de las instalaciones de los Juegos Suramericanos en La Florida, a pesar de que hubo menos público (pero fiel), que la pelota estaba mojada y que las rivales brasileñas parecían las favoritas, a pesar de todo y contra todos, las Kamikazes lograron el segundo oro en cinco meses.

La final contra Brasil fue más sufrida que una sudestada pero se impusieron las albicelestes por 2 a 1. Ganaron con autoridad 15-14 en el primer set, cayeron en el segundo por 16-13 y definieron cardíacos shoot outs (especie de penales). Allí se impusieron 7-6 con un último tiro del rival casi cinematográfico.

Una jugadora del tres veces campeón mundial pasó la pelota definitoria por arriba de la cabeza de la arquera argentina, pero la arena mojada frenó el balón, que quedó a centímetros de la línea de gol y los saltos en la arena al ritmo de "dale campeón" y el oro fueron definitivamente argentinos.

Tras vencer a Venezuela en la semifinal, el equipo dirigido por Salvador Comparone llegó al último partido en versión mixturada, con algunas "experimentadas del mayor" (que nunca habían vencido a Brasil) y cinco juveniles olímpicas de Buenos Aires 2018.

Agustina Mirotta, Celeste Meccia, María Florencia Bericio, Zoe Turnes, Ivana Eliges, Carolina Ponce, Fiorella Corimberto (no jugó la final por una lesión en el hombro que sufrió en la semi), Caterina Benedetti, Agustina Mamet y Gisella Bonomi (abanderada argentina) son las chicas del "viento divino" (tal como se traduce en japonés el término kamikaze, un apodo que acá caracteriza al riesgo pero que nació trágico, en la Segunda Guerra Mundial).

Las Kamikazes llegaron al último penal con una ventaja de un punto en el marcador. Y fue Benedetti la encargada de cerrar la serie. Tenía que anotar con "fly" (un remate con giro de 360 grados) —que vale doble— para lograr el triunfo pero a la argentina le anularon el gol por dar un mal paso. Entonces Brasil se restregó las manos, pero por muy pocos segundos, ya que el último disparo quedó corto.

"Me explota el corazón de felicidad", comentó Meccia. "Todo el equipo y toda la hinchada estaban haciendo fuerza para que esa pelota no siguiera rodando. Por lo menos se quedó ahí", añadió antes de filmar junto a Benedetti un video que se viralizó, en el que dijeron: "No hay nada más lindo que salir campeonas en casa con nuestra hinchada y nuestra gente".

Se alzaron así con el cuarto podio en los Juegos Suramericanos. En Uruguay 2009 habían ganado el bronce, en Manta 2011 y Vargas 2014 sumaron dos platas. En los Juveniles Olímpicos de hace cinco meses ganaron un oro y ahora el mundo vuelve a ser dorado. En cambio no fue del mismo color para la versión masculina de beach handball, que se quedó con el quinto puesto tras vencer 2 a 0 (26-12 y 19-18) a Ecuador.

Ráfagas

Las ráfagas de viento de 60 kilómetros por hora de ayer obligaron a suspender la competencia de vela y volaron cartelería, mástiles, carpas y pebetero, que por precaución se apagó. "Con los voluntarios armamos todo en tiempo récord", le dijeron a Ovación miembros del comité organizador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});