Ovación

Julieta Jankunas: "Estoy viviendo un sueño"

Con 19 años, la delantera cordobesa será la Leona más joven en la Copa del Mundo que comienza mañana en Londres.

Viernes 20 de Julio de 2018

Julieta Jankunas tiene un don: sonreír a cada paso. Tiene eso con lo que se nace y que no se puede construir por la fuerza, que es transmitir energía positiva todo el tiempo. Es su modo de vida, pero también uno de los rasgos que indefectiblemente la destacan entre las demás jugadoras, un don que penetra al grupo y que la hace pieza fundamental. Pero además es una jugadora excepcional, fresca, talentosa, que juega con impunidad y desparpajo, con carácter y convicción. Es la dulzura, pero también es la ambición. Y cuando mañana inicie el Mundial de Londres, por todo esto, tendrá su lugar. Aportará incluso un dato que quizás hoy no signifique mucho en la estadística, pero que tal vez en un futuro permita dimensionarla. Mucho más cuando queden cuantificados sus años de selección. Cuando inicie mañana el Mundial de Londres (pese a que Argentina debutará el domingo), la cordobesa será la más chica del plantel de Las Leonas en ponerse la camiseta albiceleste con 19 años. Será una de las 10 debutantes de la selección en la Copa del Mundo. "Estoy viviendo un sueño, es loquísimo esto, levantarme y pensar que tengo que jugar un Mundial cuando al pasado lo vi por televisión alentando al equipo", le dijo a Ovación en la previa del debut.

Janku, como la llaman en el plantel, vive un sueño, es cierto. Pero a su vez representa el de miles de nenas o chicas cercanas a su edad que juegan al hockey. Ser ella la protagonista de la película no es gratis, lo sabe y lo asume pese a la juventud. "La responsabilidad, una vez que te ponés la camiseta argentina, es adentro y afuera de la cancha", contó. Y carcajada mediante, como no podía ser de otra manera en la Leona que siempre sonríe (así lo hizo durante toda la nota), se animó al desafío de imaginar qué escena estará viviendo el 5 de agosto, día de la finalización del Mundial. "Me gustaría ser la persona más feliz del mundo con la medalla de oro en mi mano".

Argentina va a tener diez debutantes en el Mundial, pero sos la más chica del plantel, ¿cómo vivís eso, cómo lo estás transitando?

Sí, soy la más chiquita, creo que lo disfruto igual que cualquier jugadora que juega su primer Mundial. Pero la verdad es que la semana antes a que dieran la lista me empecé a poner muy nerviosa, no podía dormir, no podía comer, la pasé muy mal, sentí unos nervios que hacía mucho que no sentía. Dieron la lista, quedé y me largué a llorar de todo lo que tenía acumulado. Ahora estoy feliz porque este era mi sueño. Estoy viviendo un sueño, es loquísimo esto, levantarme y pensar que tengo que jugar un Mundial cuando al pasado lo vi por televisión alentando al equipo.

¿Tiene alguna particularidad ser la más chica de las 18 Leonas?

Cuando quedé en la lista definitiva mis amigas o las mismas Leonas me felicitaban y entonces yo me decía: "Juli empezá a disfrutar ya". Wow, en serio que es tan importante esto... Por ahí escucho a las más grandes en las notas que dicen que un Mundial es lo mejor. Y me transmiten eso. Pero desde antes yo estaba disfrutando del proceso. Aunque ahora mucho más. Es loco, no sé qué me va a esperar en Londres, pero tengo la suerte de que lo voy a compartir con chicas que ya la tienen bastante clara y me van a guiar, eso me tranquiliza.

¿Preguntaste algo de cómo es vivirlo, se sienten las ansiedades?

No, no pregunté nada. Por ahí lo comparo con el Mundial Junior que viví (en Chile 2016). Ahí éramos todas jóvenes, para todas era la primera vez, todas experimentábamos por igual. Esto va a ser otra cosa.

¿La condición de más pequeña del plantel qué genera? ¿Algunos castigos, premios o beneficios?

Por ahí se nota un poco la diferencia de edades, lo noto más en el tiempo libre. Tengo 19 años y hay Leonas que me sacan un montón de vueltas, pero creo que somos un lindo grupo y que yo puedo aportar desde mi edad y ellas mostrarme que también se puede ser grande en algunos momentos. Las dos partes hacen falta en un equipo.

¿Tuviste que aprender mucho en el salto al seleccionado mayor?

Sí, fue una etapa algo dura, pero en la que tuve que aprender muchas cosas. Quizás las mías no fueron las mejores formas de aprenderlas, pero las terminé aprendiendo.

¿Te pusieron algún freno de mano?

Sí, en varias cosas que son propias de mi edad, quizás de inmadurez. Por ahí me tuvieron que pasar esas cosas para aprender. Y ahora veo, miro y digo "menos mal que me pasaron esas cosas" porque por ello hoy soy más grande en algunos aspectos.

En muchos momentos de tu vida te tocó saltearte etapas, siempre fuiste de las más chicas en los grupos, jugando en categorías mayores a tu edad, tanto en tu club como en el seleccionado de Córdoba ¿estás acostumbrada a convivir con eso?

Sí, por ahí muchas personas me dicen que soy chica con 19 años. Creo que sí, pero en otras cosas tuve que crecer de golpe, de hecho me fui a vivir sola a Buenos Aires. Hay cosas las tuve que pasar rápido, como que no las viví y no me arrepiento, por supuesto. Además, siempre estoy rodeada de gente más grande que me ayuda y quieras o no te terminás agrupando a eso.

¿Sentís que cuando ya te pusiste la camiseta argentina en el mayor tenés una responsabilidad también afuera?

La responsabilidad es adentro y afuera, es complicado porque hoy en día y sobre todo en las redes sociales estamos muy expuestas. Te digo las redes y me refiero a la vida normal, no de Leona, nos tenemos que cuidar de muchas cosas. Ya tenemos el rótulo de Leona, entonces tenemos que tener en cuenta eso, aprender a serlo. Eso lleva su tiempo y lo fui aprendiendo. Antes, de afuera creía que había cosas que así no podían ser. Ahora desde adentro veo que sí. Cuidarte de eso, esto, aquello. Lo terminás haciendo normal.

¿Tuviste referentes a medida que fuiste creciendo, mirabas a alguien en particular?

La realidad es que a Las Leonas las tuve siempre como referentes. Ahora que estoy adentro y vivo lo que es la vida de Leona las sumé más a mi referencia.

Tenés 19, pero hay muchas nenas más chicas que sueñan esto y quizás te ven a vos como la que va llegando rápido, ¿imaginabas jugar un Mundial a esta edad?

Nunca me imaginé con 19 años jugar un Mundial y estar acá en Las Leonas, es muy loco, me doy cuenta cuando lo pienso. Las veo a mis amigas de Córdoba estudiando y yo no llego, es loco. Y sí, creo que es una responsabilidad, pero una responsabilidad linda estar acá con esta camiseta. Cada vez que me pongo la remera argentina me dan ganas de jugar, disfruto de hacerlo. Es un placer formar parte de esto.

Disfrutás el afuera, se nota, incluso en los torneos Argentinos, siempre te mostrás cerquita de la gente. Es difícil mantener los pies sobre la tierra cuando se te dan las cosas raudamente, ¿en qué te apoyás?

La realidad es que tengo mucho apoyo de mi familia, desde muy chiquita me mostraron la realidad de las cosas. A veces los papás, porque aman a sus hijos, los tienen como ídolos, sos el mejor. Mi familia, aunque por ahí no me guste, me baja a la tierra. No te digo que se me suban los humos, yo creo que la humildad y el no olvidarse de donde uno salió son muy importantes. Y si por ahí me acerco mucho a la gente es porque me acuerdo de cuando estuve en ese lugar y me gustaba que se me acercaban, no quería que Las Leonas se acordaran de mi cara, pero una foto... Es un segundo que me lleva y que quizás hace que una nena sea feliz. A veces llego a mi casa y estoy medio aburrida, miro Instagram y hay alguien agradeciendo por una foto. Eso te queda y a mí me hace bien hacerlo.

¿Dónde estabas cuando Las Leonas ganaron el Mundial de Perth 2002, el primero de su historia?

¿Dónde? (Risas) En 2002 estaba en el jardín, salita de 3... ¿A ver? Sí, tenía tres años, estaba en el jardín.

¿El color de la salita?

¡No me lo acuerdo!

¿Y en 2010 cuando ganaron el segundo, en Rosario?

En el 2010 fui con mi papá a ver un partido, a alentarlas y me acuerdo que cuando cantaron el himno me largué a llorar, me emocioné. Era una de las primeras veces que las veía tan cerca. La final de ese Mundial la vimos en el club todas juntas con mis compañeras porque jugaba Sole (Soledad García, emblema de la camada histórica, también surgida en Universitario de Córdoba, como Jankunas). Me acuerdo también que no entrenamos ese día porque íbamos a merendar y festejar ahí.

¿Dónde creés que estarás el 5 de agosto, cerca de las 18.30 de Londres, cuando ya haya terminado el Mundial?

¡Ja! Mirá, me gustaría estar festejando, ser la persona más feliz del mundo con la medalla de oro en mi mano. Y nada... ¡Qué se me caigan las lágrimas de felicidad!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});