Rusia 2018

Jugar el Mundial desde un álbum

El artista plástico Julio Rayón muestra su valiosa colección de figuritas y apunta a las más difíciles de la historia.

Miércoles 20 de Junio de 2018

Las figuritas son unas de las tantas curiosidades que almacena el coleccionista, y artista plástico Julio Rayón en su casa; una especie de antología de objetos de ayer, hoy y siempre, entre ellos álbumes y figuritas de fútbol. Ovación lo visitó por el acopio de las de los Mundiales y él desplegó sobre la mesa la historia en cartón de la albiceleste, desde 1962 a la actualidad.

"Creo que las colecciono por nostalgia, de los álbumes con los que jugué de niño no tengo ninguno" dice el poseedor de envidiables colecciones.

Rayón explica que la colección de figuritas siempre fue de cultura general. Las más antiguas que tiene datan de 1870, y eran de toreros, no de futbolistas. Tendría que llegar el año 1962 para que aparezca en Argentina la primera referencia a un Mundial: el de Chile, con Antonio Roma de arquero, el goleador José Sanfilipo, el rosarino Federico Sacchi y Marcelo Pagani, de Fuentes, Santa Fe. La tapa tiene un dibujo, compila 432 figuritas y el precio es de 6 pesos (hoy el álbum oficial se cotiza en 100 pesos y suma 669 figuritas).

Lo curioso de este ejemplar es que en la primera página incluye a las redondas con los rostros de los relatores deportivos. Fioravanti, Dante Panzeri, Eduardo Borocotó y José María Muñoz, entre otros. Cuatro años después llegó el álbum específicamente del Mundial de Fútbol en Inglaterra, Wembley, con 432 figuritas (este álbum ya costaba 15 pesos) y posee en su contratapa una foto donde se ve al equipo de la selección junto a la frase: "Cumplieron la gran hazaña". Una manera de alentar al equipo en el que jugó Antonio Rattín, expulsado en el cotejo contra los locales (ganó Inglaterra 1 a 0 y pasó a las semifinales). Es que Rattín, enojado, se había sentado en la alfombra roja del palco vacío de la Reina. Los hinchas indignados le tiraron con chocolates y latas de cerveza.

El de 1970, en México, se destaca por las figus en chapitas y un suplemento especial para la selección. Del año 1974, en Munich, Rayón tiene dos álbumes: uno con figuritas cuadradas con los datos del jugador y el puesto. Se los ve a Daniel Carnevali, Angel Vargas, Miguel Angel Brindisi, Aldo Pedro Poy y René Houseman, entre otros. Y tiene uno más con banderas, escudos y dibujos.

"Es importante decir que los álbumes no tienen carácter histórico porque no necesariamente los jugadores de las figuritas terminan yendo al torneo", aclaró Rayón, antes de mostrar los del Mundial 78. Un caso emblemático para retratar esto que dice es el de Diego Maradona. Su rostro está en las figuritas pero el 10 quedó en la preselección y finalmente no jugó. Ese año, además, Coca Cola aprovechó la localía mundialista de Argentina para lanzar un álbum con figus que no se compraban en sobres en los kioscos sino que se sacaban de las chapitas de las gaseosas. También la revista infantil Anteojito hizo una edición con la mascota del 78, el Gauchito, practicando distintos deportes. Y finalmente se editó el álbum de Argentina Campeón, más las caras de los jugadores del campeonato metropolitano de ese año.

¿Quiénes los editan?

Después de esta superproducción hubo un parate. "Desde el 81 al 92 los chicos argentinos no pudieron jugar con figuritas oficiales", porque Fútbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) no se pusieron de acuerdo sobre quién pagaba los derechos. Pero como "hecha la ley hecha la trampa", en 1990 apareció un álbum trucho donde no aparece Sergio Goycoechea a pesar de haber sido figura en Italia.

¿Quienes editan estos álbumes? Rayón responde que en los últimos años fue la firma italiana Panini (con ediciones del lujo en el exterior), a excepción del Mundial de Estados Unidos, en 1994. Esa vez lo diseñó y publicó la empresa norteamericana Súper Deck.

En el Mundial de Francia 98, sale un álbum con figuritas metalizadas y la impresión de las fotos tienen un notorio salto de calidad con respecto a las anteriores.

El álbum de la selección que viajó a Corea y Japón, bajo la dirección de Marcelo Bielsa en 2002, es el que más le gusta a Rayón por su diseño de tapa. "Las figuritas oficiales venían en los panes Bimbo. Está el rostro de (Javier) Saviola, quien finalmente no jugó y no está la de (Claudio) Cannigia quien sí entro a la cancha".

Será recién en la colección de 2006 donde se verá a un Lionel Messi adolescente, quien ni siquiera gastaría la suela de los botines en el Mundial de Alemania. En cambio se lo volverá a ver en el de Sudáfrica 2010, junto a Higuaín, Mascherano y Di María, casi la base de la selección de hoy.

El del Mundial de Brasil 2014 tiene como novedad los nombres de los países en distintos idiomas. El de Rusia, Rayón aún lo tiene vacío. "Lo estoy llenando", dice y confiesa compra los paquetes de figuritas como cualquier chico.

Las difíciles

"La figurita más difícil de los mundiales fue la de Mwanza Mukombo, jugador de Zaire en el Mundial 74", aseguró Julio Rayón. Le siguen otras como la de Pelé en el álbum de 1962 y la de Jorge Lobo Carrascosa, de la selección de 1978. Carrascosa fue campeón del Huracán de 1973 y el capitán albiceleste que se rehusó a jugar en un Mundial organizado por un gobierno de facto.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario