Ovación

Juegos sin rostro

Como en los billetes , el macrismo borró las imágenes históricas en las medallas y logos de los Juegos Evita.

Martes 17 de Diciembre de 2019

Callar hechos, falsear datos, silenciar y hasta matar a quienes puedan contar. Que escriban sólo los que ganan o se desconozca a las figuras más significativas, son algunas de las formas de borrar la historia. Y a eso no sólo apeló el gobierno de Mauricio Macri con los billetes, de los que sacó las imágenes de hombres y mujeres destacados de la historia para reemplazarlos por ballenas o guanacos, sino que también replicó la ocurrencia en el deporte. Durante los últimos cuatro años, las medallas y logos de los Juegos Nacionales Evita no tuvieron rostro: se los diseñó deliberadamente sin la cara de Eva Perón, impulsora de los juegos en 1948. Para algunos la eliminación remite a una mera cuestión simbólica o de diseño pero para muchos ni lo simbólico ni el diseño son inocuos y hablan de una manera de concebir no sólo la historia sino la política.

El subsecretario de Deportes de la Nación entre 2004 y 2014 Marcelo Chames analizó la decisión del macrismo. El actual asesor deportivo del legislador Claudio Morresi en ciudad de Buenos Aires dijo: “El macrismo quiso borrar la esencia del peronismo que fue siempre la de poner al servicio de los que menos tienen al deporte como función social y herramienta de desarrollo humano. El macrismo destruyó el sistema deportivo al quitarle contenido histórico y significado, prefirió llamarlos Juegos Argentinos, modificó las medallas y también las fiestas de inauguración y cierre a las que transformó en un espectáculo artístico”, detalló. E inmediatamente agregó: “Pero también destruyó el sistema deportivo al aplicarle tarifas extorsivas a los clubes de barrio y desfinanciar el Enard y así al deporte de alto rendimiento”.

De este modo, Chames se refirió a la decisión del anterior gobierno de “borrar” también la ley creada en 2009 que estipulaba que las actividades del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo se financiarían con el 1% aplicado sobre el precio del abono que las empresas de telefonía celular facturan a sus clientes; un fondo que permitía sostener becas para deportistas, entrenadores y técnicos, otorgar cobertura médica e invertir en infraestructura deportiva, entre otras cosas.

Para el ex subsecretario de Deportes, los Juegos Evita que venían “creciendo exponencialmente perdieron identidad”, al jugarse en lugares alternativos a Mar del Plata y darles menos desarrollo al deporte adaptado o de adultos mayores.

“En esta tercera etapa histórica se los descuidó y no tuvieron el mismo impulso”, aseguró Chames.

La historia apunta a tres etapas. La primera con los torneos infantiles de fútbol que organizó la Fundación Eva Perón, torneos que se convirtieron en encuentros masivos y mixtos con la inclusión de varias disciplinas: atletismo, natación, básquet, esgrima, entre otros.

La iniciativa se realizó en conjunto con el ministro de Salud, Ramón Carrillo, y a un año de su creación, en 1949, aglutinó a 100 mil niños de todo el país, que en algunos casos contaron por primera vez con un chequeo médico.

Con el golpe de Estado a Perón en 1955, los juegos se “borraron” y reaparecieron en 1973, con la democracia, año en el que un nene al que apodaban Pelusa deslumbró a todos en Embalse (Córdoba), donde al día de hoy todos aseguran haberlo visto jugar. Era Diego Maradona, integrante de los Cebollitas que dirigía Francis Cornejo, de Argentinos Juniors. Jugó la semifinal en contra de Pinto (Santiago del Estero) y hasta le atajaron un penal; se hospedó en la unidad turística y lloró al no poder salir campeón, según cuentan. Pero al año siguiente Diego volvió y logró su primer título al ganarle con su equipo a Misiones.╠En 1976 se vuelven a interrumpir los juegos con el golpe cívico, militar y clerical.

En 2003, comienza la tercera etapa: por decreto del ex presidente Nestor Kirchner se reeditan los Juegos como política de Estado y se mantienen hasta hoy.

En la edición 2006, se suman actividades artísticas y culturales y la modalidad escolar, una decisión que es criticada porque compiten por igual escuelas, clubes, asociaciones y hasta selecciones de provincias.

”Habría que retrabajar eso de las modalidades y controlarlo. Tal vez con esta nueva gestión nacional de gobierno los Juegos vuelvan a recuperar la identidad, a crecer y a mejorar”, dijo Chames.

En 2007 se agregó la categoría Sub 18 a la Sub 14 y Sub 16; en 2008 se incorporaron los adultos mayores y en 2010 participaron más de 1 millón de deportistas. Dos años más tarde se suman disciplinas como tiro, boxeo, ciclismo, judo, taekwondo, lucha y gimnasia rítmica. Y en 2014 se agregó acuatlón, bádminton, básquetbol adaptado, rugby, fútbol adaptado, levantamiento de pesas, gimnasia artística, tenis de mesa, canotaje, básquetbol 3 x 3, tenis de mesa adaptado, vóley de playa y torball. Toda la historia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario