Ovación

Jonás Gutiérrez y su partido más difícil: hace un año y medio que padece cáncer

Le extirparon un testículo y se sometió a quimioterapia. Dice que Newcastle no lo contuvo pero que "luchar contra un cáncer hace que el resto de los problemas sean insignificantes".

Martes 16 de Septiembre de 2014

El volante argentino Jonás Gutiérrez, reveló hoy que padece cáncer desde hace un año. “Es el partido más difícil que me está tocando jugar”, dijo, además de destacar que está en la última etapa de recuperación.

Sin la larga cabellera que siempre lo identificó, el Galgo contó el por qué de su sorpresiva salida del Newcastle después de cinco temporadas como titular, un préstamo a Norwich City y quedarse sin lugar cuando intentó regresar. Esa situación, que muy pocos conocían, fue contada por el propio Jonas Gutiérrez en una entrevista con el programa "Indirecto", de TyC Sports.

Todo comenzó el 19 de mayo de 2013 cuando, en un partido contra el Arsenal por la Premier League, Gutiérrez chocó contra el francés Sagna y comenzó a sentir dolores en la zona del pubis. “A partir de ahí tuve como mucho dolor, justo había sido el último partido de la temporada. El médico me dijo que me quede tranquilo, el dolor lo seguía sintiendo en las vacaciones. Hicimos la pretemporada, arrancó la Liga y, por septiembre u octubre, el testículo estaba inflamado, sentía dolor cuando me ponía las calzas para jugar”, explicó.

Y agregó: “Recurrí al doctor del club de vuelta, decidieron hacerme una ecografía y, cuando fui al médico y me detectaron el tumor, me dijeron que me tenía que operar al otro día. Al principio no lo entendía porque me decían una palabra que no entendía, que supongo que era tumor, pero no me decían cáncer”.

Gutiérrez recordó que salió “llorando del médico, le conté a mi papá que me querían operar al otro día” y habló con el club realizar el tratamiento en Argentina.

“En octubre me operaron, cerraron todas las vías para que no se expanda. Con la extirpación del testículo derecho ya estaba,  supuestamente, porque sólo quedaba después la recuperación que era de la cirugía”, contó.

El Galgo regresó después del proceso de recuperación al club “entrado noviembre”, pero ya nada fue igual porque “el equipo estaba en un buen momento” y no tuvo mucha participación.

A mediados de diciembre le recomendaron que buscara algún club. "Me sorprendió porque venía jugando hace cinco años y después pasé a que me quieran dar a préstamo. En el Norwich estaba el DT mío en Newcastle, después de jugar un tiempo cambió el DT y no jugué más”, contó sobre lo que ocurrió a principios de esta temporada.

Después se fue de vacaciones con amigos a Las Vegas y cuando regresó se tuvo que realizar unos estudios de rutina para ver cómo había quedado todo tras la operación. Ahí aparecieron unos ganglios suprarenales inflamados y el tratamiento para sacarlos era con quimioterapia, de la que ahora sólo le queda una sesión. Esos mismos amigos se raparon la cabeza para demostrarle su solidaridad.

“A mucha gente le dije que me pelé por una promesa”, se sinceró al hablar de la vergüenza o el miedo de que la gente conozca su historia.

Jonás se recluyó en su familia y amigos, recibió los llamados de un preocupado Gabriel Heinze (“me llamó y me dijo que no afloje”, recordó) y sumó a Fabricio Coloccini, compañero durante tantos años en Newcastle, como alguien más de su familia. “Se preocupan siempre por mí”, contó.

En este duro momento, Gutiérrez, quien había sido señalado por Diego Maradona como uno de sus referentes en el Mundial Sudáfrica 2010, vio que hay un final cada vez más cercano: “Luchar contra un cáncer hace que el resto de los problemas sean insignificantes. Es el partido más difícil que me está tocando jugar. Pero ya tiene un final”.

Por último, el Galgo prefirió pensar en su futuro como padre y explicó por qué reveló su historia. “¿Si podré ser padre? Dejé varias muestras, pero le tengo fe al derecho para que funcione. Le tengo fe y lo vamos a cuidar como oro. Si no tendré que ir a buscarlos al banco”, bromeó.

“Cuento la historia porque me mandaron un mail de una actriz que le pasaba algo similar, ahí dije que por ahí uno no lo cuenta cuando no hay nada malo que ocultar. Puede que estas cosas ayuden a la gente a luchar, que todas son piedras en el camino y pasables. Y se sale mucho más fuerte”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario