Ovación

Joaquín Varela: "Estoy viviendo un sueño en Newell's"

El joven defensor catamarqueño, de 20 años, disfruta de la titularidad pero no se olvida del duro camino que tuvo que recorrer para cumplir su ilusión de llegar a primera

Lunes 22 de Enero de 2018

De Catamarca a Rosario. De las inferiores, a ser titular en la primera de Newell's. Cuando hay trabajo y dedicación, los premios siempre llegan. El camino es largo, hay que dejar muchas cosas atrás, entre ellas la familia y los amigos, a cientos de kilómetros de distancia. Joaquín Varela, con 20 años, es una de las más promisorias apariciones de la cantera leprosa en los últimos tiempos. El Cata es diestro y mide 1,90 metro, puede ser primer o segundo zaguero, es rápido y fuerte en el mano a mano. Todas estas cualidades ya las demostró en el primer equipo y ahora es tiempo de la consolidación. "Me tocó llegar y lo vivo como un sueño. Ahora lo quiero aprovechar al máximo", se sinceró el Cata en un mano a mano con Ovación.


Fuiste titular en los dos amistosos más formales de la pretemporada, con Belgrano y Banfield, ¿cómo te sentiste?

Así es, por suerte pude estar y me sentí bien. Además aprovechando que Nehuén Paz emigró, eso también me abrió la puerta. Lo tomé con mucha tranquilidad y compromiso. Fueron dos partidos aceptables que tuvimos, tanto en lo individual como en lo colectivo. Estoy contento por eso.

Si hay algo para destacarle a Newell's a lo largo de su historia es haber tenido unas inferiores de lujo. Hoy hay una nueva camada de chicos que ya están demostrando su potencial, incluido vos, ¿cómo lo ves desde adentro?

Somos muchos pibes que la venimos peleando desde abajo. Sabemos la situación en la que está el club, por eso nos jugamos la vida en cada entrenamiento para tener la oportunidad de estar. Queremos convencernos a nosotros mismos y también convencer a los hinchas de que vamos a defender esta camiseta a muerte porque la queremos mucho. Que la gente se quede tranquila con eso.

No hace mucho tiempo que estás en el club, ¿ya pudiste adaptarte a todo lo que genera el mundo Newell's y a vivir en una ciudad tan futbolera como Rosario?

Ni bien llegué me di cuenta de la locura con la que se vive el fútbol acá, es algo muy loco. Nunca me tocó vivir una cosa así. El mundo Newell's es gigante y te lleva rápidamente a querer a la institución y a la camiseta.

Se fueron varios jugadores y quedaron muchos chicos, ¿la juventud les puede jugar en contra o, por el contrario, se va a ver un equipo más corredor y dinámico?


Eso lo vamos a ver a medida que pasen los partidos. Tenemos algunos experimentados que nos encaminan a nosotros que somos los más jóvenes, y que estamos dando los primeros pasos en primera. El caso de Pocrnjic, Bianchi, Leal, San Román, Sills, ellos nos ayudan mucho. El equipo va a ser una especie de mix, ojalá que nos vaya bien.

Llop pidió un zaguero, así que vas a tener competencia en el puesto. ¿Es una linda presión?

Totalmente, toda competencia sana sirve para crecer. Un jugador como Fontanini nos puede servir, hay que tener en cuenta que vamos a tener muchos torneos este semestre. Así que jugará el que mejor esté.

Se nota que el Chocho te tiene confianza porque te hizo debutar en el clásico y ahora sigue apostando por vos, ¿qué podés decir sobre él?

Le agradezco por haber confiado en mí. En el clásico podría haber apostado por retrasar a Sills a la defensa y que Nery Leyes jugara en el mediocampo. Sin embargo decidió confiar en mí, que yo ni siquiera había tenido minutos en primera. Soy un agradecido a él. Y también le agradezco a mis compañeros porque cada consejo me sirve. Cada reto, cada error, de todo se aprende. Es muy lindo lo que me está tocando vivir ahora. Que digan que Varela va a tener que competir con un jugador de experiencia como Fontanini es muy gratificante. Lo estoy disfrutando mucho, aunque siempre con responsabilidad.

¿Qué objetivo se plantearon para esta segunda parte de la Superliga?

El primer objetivo es tratar de sacar muchos puntos. Estuvimos trabajando bien pero no pudimos plasmarlo en los resultados. En los últimos tres o cuatro partidos empezaron a salir las cosas, merecíamos que pase eso. Nos rompimos el lomo entrenando, es un grupo muy sacrificado. Lamentablemente, todo ese trabajo, después no se tradujo en la cancha. Creo que mejoramos en el tramo final y ahora se viene un semestre con lindos objetivos. Hay que aprovechar esta última semana que nos queda antes del partido con Arsenal. El grupo está fortalecido y queremos que llegue rápido el sábado. La única manera de sacar esto adelante es ganando. Cada partido va a ser una final.

En el medio tienen la Copa Sudamericana ante Paranaense, imagino que debe ser un desafío importante para vos, que en muy poco tiempo pasaste de inferiores a primera y próximamente a jugar un torneo internacional, ¿qué significa para vos este cambio?

Es algo increíble. Hasta hace un tiempo lo miraba por televisión y ahora voy a poder estar ahí, si es que tengo la posibilidad de jugar. Mi vida cambió rotundamente. Lo hablo siempre con mi familia y pensamos "¿dónde estaba hace seis meses atrás?" Ni siquiera en reserva estaba, porque jugaba en cuarta. Las cosas se fueron dando y fue un gran sacrificio, no sólo mío, sino también de todos los pibes que salimos de inferiores. No es fácil, uno está lejos, extraña, se hace complicado el día a día. Desde afuera parece que los jugadores de fútbol vamos a entrenar y nada más. No es así, es complicado el proceso para llegar a la primera. Como mi caso, hay millones en todo el país. Cada chico se rompe el alma entrenando día a día. No es sencillo que te toque irte de tu casa a los 10 años y que después, si tenés un mal partido, te critiquen. El mundo del fútbol es así. A mí me tocó llegar y lo vivo como un sueño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario