Ovación

Jaguares entró en la historia del Súper Rugby

venció a Chiefs y por primera vez se metió en las semis. Jugará con el ganador de Brumbies-Sharks.

Sábado 22 de Junio de 2019

Lo que para muchos era una utopía, con “trabajo y locura” Jaguares lo hizo realidad. Dejando el alma en la cancha ante un rival que vendió cara su caída, el equipo de Quesada venció a Chiefs 21-16, alcanzó las semifinales y se metió, por primera vez, entre los mejores cuatro equipos del Súper Rugby.

Hace tan sólo un año, Jaguares jugó sus primeros cuartos de final. Y doce meses después, logra superar esa instancia tras ganarle a Chiefs. El conjunto neocelandés fue un durísimo rival. Ya había mostrado sus credenciales en marzo cuando se llevó de Argentina un ajustado triunfo por 30-27. Junto a Lions, fueron los únicos que lograron imponerse en el estadio José Amalfitani, la casa de los Jaguares.

Fue un partido para el infarto, en el que el conjunto argentino comenzó de la mejor manera posible. Tras la recepción de la salida por parte de Chiefs, Guido Petti robó la pelota dentro de las 22 y, tras algunas fases, Pablo Matera llegó al ingoal para poner a Jaguares 5-0 arriba.

A los 21' Joaquín Díaz Bonilla estiró diferencias con un gran penal desde larga distancia; Jaguares estiró la diferencia y quedó 8-0 arriba en el tanteador.

Jaguares siguió creciendo a partir de su defensa y complicó los ataques de Chiefs que no lograba vulnerar y entrar. Pero a los 27' los neocelandeses, de tanto insistir lograron el objetivo tras un gran quiebre por parte del medioscrum Weber quien le cedió el try a Lachlan Boshier. Jack Debreczeni convirtió y puso al elenco neozelandés abajo por un punto; 8-7.

Poco antes del final, Chiefs forzó una infracción desde un scrum, Debreczeni no falló y la visita se fue al vestuario en ventaja 10-8 al término del primer tiempo.

En el comienzo del segundo tiempo, los neocelandeses se instalaron en campo rival y empezaron a sumar, primero con un penal de Debreczeni y luego con un try de McKenzie, con el que Chiefs se puso 16-8. Lejos de acusar el golpe, el equipo de Gonzalo Quesada volvió a hacerse de la pelota y obligado por las circunstancias se lanzó a descontar rápidamente. Y tras un buen movimiento colectivo, Matías Moroni anotó un gran try y Díaz Bonilla aportó la conversión para dejar al equipo argentino apenas un punto abajo de la visita.

No faltó mucho para que Jaguares volviera a poner las cosas en orden y ubicarse al frente en el marcador. Desde su propio campo empezó a atacar y forzó un nuevo penal que Díaz Bonilla cambió por puntos. El 18-16 no aseguraba nada, pero esa mínima ventaja le dio más aire al conjunto argentino.

Poco a poco, los argentinos se fueron imponiendo. Con otro penal, otra vez Díaz Bonilla dijo presente, ante el delirio de la gente que ya empezaba a saborear el triunfo, más allá de que aún faltaba bastante por jugar.

El marcador no se movió más, pero hubo tiempo para la defensa y el corazón de este equipo, un sello distintivo a esta altura. Tejiendo una tela araña en la marca, el equipo fue paciente, no cometió errores y festejó el final como un desahogo. No es para menos: por primera vez, Jaguares jugará las semifinales del Súper Rugby.

Hoy del ganador de Sharks y Brumbies saldrá el rival del partido del próximo viernes, que se jugará otra vez en el José Amalfitani. El sueño está cada vez más cerca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario