Ovación

¿Sale un delantero en la selección de Batista?

El director técnico del seleccionado argentino, Sergio Batista, duda entre utilizar a los mismos nombres o realizar un cambio, respecto de la goleada ante Costa Rica, para definir a los titulares de cara al partido...

Jueves 14 de Julio de 2011

El director técnico del seleccionado argentino, Sergio Batista, duda entre utilizar a los mismos nombres o realizar un cambio, respecto de la goleada ante Costa Rica, para definir a los titulares de cara al partido con Uruguay, por los cuartos de final de la Copa América, que se jugará el sábado en Santa Fe.

El entrenador quedó conforme con el rendimiento de todos los jugadores que lograron la primera victoria argentina en el torneo, pero la mayor jerarquía del rival podría inclinarlo a sumar un mediocampista para lograr mayor equilibrio en el equipo.

En caso de variar, Batista piensa en el ingreso de Esteban Cambiasso o Lucas Biglia y la salida de uno de los cuatro delanteros dispuestos en Córdoba (sería Higuaín), que implicaría -además- el regreso al 4-3-3 usado ante Bolivia y Colombia.

La diferencia, respecto a esos dos partidos de la fase inicial, estaría en la ubicación de Sergio Agüero -goleador del torneo- por el centro; Lionel Messi, recostado a la derecha como sucedió en el primer tiempo en Córdoba y Angel Di María, sobre la izquierda.

De todas formas, la prioridad de Batista es respetar el lugar ganado por los once titulares que consiguieron la clasificación para la segunda ronda.

Un indicio de ello sucedió ayer a la mañana durante la práctica en el predio de Ezeiza, donde los diez jugadores de campo que golearon al seleccionado centroamericano realizaron tareas diferenciadas.

Sin cambiar los nombres, una posibilidad de equilibrar el equipo en la mitad de la cancha sería la ubicación de Angel Di María sobre el costado izquierdo, aunque el técnico siempre lo utilizó como delantero.

“Con Messi es fácil”

El mediocampista Fernando Gago, elogiado por su actuación en el triunfo argentino ante Costa Rica por la Copa América, aseguró ayer que se entiende bien con Lionel Messi y “es muy fácil jugar con él”.
  “Tenemos al mejor de todos y hay que tratar de aprovecharlo, pero también sabiéndolo hacer. Con Lionel nos entendemos mucho, porque es fácil jugar con él. Siempre da una opción”, afirmó Gago, quien fue un buen socio del crack rosarino.
  Con un nuevo esquema táctico implementado por el técnico Sergio Batista, similar al que utilizó en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 para ganar la medalla de oro, los jugadores, y en especial Messi, superaron el bajón anímico e incrementaron el rendimiento que habían mostrado en los dos partidos previos, que les valieron silbidos y abucheos de la hinchada. El sábado, el combinado argentino se enfrentará con Uruguay en Santa Fe por los cuartos de final. “Nosotros tenemos que salir a jugar como siempre. El rival es importante, pero hay que tratar de seguir haciendo bien las cosas. A partir de ahora hay que ganarles a todos. Tenemos que jugar como jugamos nosotros, tratar de ser dominantes. No hay que quedarse con un buen partido. Argentina tiene que jugar mejor de lo que lo hizo”, consideró el mediocampista del Real Madrid.

Uruguay: "Necesitamos hacer un partido redondo"

El encuentro Argentina-Uruguay ya se palpita y los futbolistas comenzaron con los análisis previos. “Vamos a tener que hacer un partido redondo porque si no será muy difícil llegar a las semifinales”, disparó Diego Forlán respecto al choque del sábado.
  “Obviamente intentaremos aprovechar el peso ofensivo, pero ellos tienen un gran nivel, con grandes jugadores, Esperamos hacer un partido redondo para poder ganar; si no, será difícil”, indicó el delantero, quien agregó: “Si les ganamos (a la Argentina), dirán que volvió el Uruguay de Sudáfrica, pero me parece que más allá de que no hemos desarrollado todavía un juego que nos conforme, es el mismo grupo y está acostumbrado a los desafíos y a superar momentos difíciles”.
  El atacante hace 10 partidos (China, Chile, Estonia, Irlanda, Alemania, Holanda, nuevamente Estonia, Perú, Chile por Copa América, y México) no convierte un gol para la celeste. “No es la primera vez que me pasa. Hay momentos que entran todas juntas y otros que bueno. Lo importante es cuando se necesitan y no se convierte”, indicó.

Brasil mostró su jerarquía

Brasil sacó el pasaporte a la siguiente fase y dejó las dudas que traía sobre el hombro al superar con contundencia a Ecuador por 4 a 2. La goleada le permitió al equipo de Mano Menezes ahuyentar por un momento las duras críticas que perseguían al equipo y terminar liderando el grupo B, que lo llevará a enfrentar el sábado a Paraguay. La verdeamarelha se sobrepuso a los sobresaltos que le generó en un momento el tricolor y terminó por abrochar una goleada que le permitirá tener algo de paz y tranquilidad.
  Brasil se plantó con sus figuras y buscó hacer valer su jerarquía. Ecuador debía borrar toda su vergüenza futbolística mostrada en la Copa que la llevaron a ser duramente castigada por la prensa de su país. Y con más empuje que ideas el equipo de Reinaldo Rueda —quedó al borde de ser eyectado de su cargo— le dio pelea a los brasileños, que no podían romper la muralla defensiva.
  Todo transitaba por una mediocridad llamativa cuando apareció Pato para tocar de cabeza al gol y bañar en tranquilidad a la verdeamarelha. Fue un golpe letal para los ecuatorianos, que recuperaron la confianza gracias a Julio César que le regaló, en un error garrafal, el empate a Felipe Caicedo.
  Claro que enfrente estaba Brasil, que siempre se levanta y anda. Como tantas otras veces lo hizo. Por algo es pentacampeón. Y con esa chapa enseguida contestó en el inicio del complemento con la aparición de Neymar —una de las figuras que se estaba esperando en este torneo— que sacudió la red por primera vez en la Copa. El gol del empate transitorio de Caicedo impulsó al público a alentar y esperar un batacazo que nunca llegó. Porque Pato y Neymar se encargaron de abrochar una goleada energizante y darle el toque de nocaut a las tibias apariciones del “tri”.
  Apareció Brasil y ratificó su candidatura en las elecciones por el mejor de América. Ahora lo espera otra vez Paraguay. Hace cuatro, en el Mario Alberto Kempes, fue 2 a 2. Ahora será a matar o morir.

Eliminatorias en el estadio de Córdoba

El estadio Mario Alberto Kempes será presentado por la AFA en la Fifa para que junto al Monumental y la cancha de La Plata reciba la habilitación para que se disputen partido de las eliminatorias Brasil 2014. El presidente de la Liga Cordobesa, Emeterio Farías, dio casi por hecho que en Córdoba la selección nacional se presentará para disputar alguno de los cotejos de eliminatorias.
“La cancha es la más grande del país, con capacidad para 57 mil personas sentadas. Además, la selección nacional se sintió a gusto en esta ciudad por el comportamiento de los hinchas y el aliento. Fue mejor que en Santa Fe”, disparó el dirigente con mucho entusiasmo.
También anunció que se van a techar las dos cabeceras que faltan de la cancha y se reemplazará la pantalla provisoria por la original que hoy se encuentra varada en la aduana. El ex Estadio Olímpico ubicado en el Paraje Chateau Carreras ahora pasó a ser un estadio de primer nivel. Y los cordobeses, fieles a la defensa de su tierra, hicieron y hacen todo lo posible para que el crecimiento deportivo se note. Una especie de enseñanza.

Un final eléctrico

 

 

 

 En medio de la espera por el rival para los cuartos de final, Sergio Markarian, entrenador de Perú, ya había elegido un contrincante: el arbitraje de la Copa América. Es que el uruguayo continuó ayer con las críticas sobre la labor del brasileño Salvio Fagundes, que el martes arbitró la victoria de Chile por 1 a 0 sobre Perú, y las extendió al sistema de designación de árbitros de la Conmebol.
  “No estoy contra Fagundes”, dijo Markarian, quien aclaró que hablaba en su nombre y no de la federación peruana. “¿Qué hace que Fagundes sea programado nuevamente después del error que cometió en el partido Argentina-Colombia? Si la comisión técnica me cita y me lo explica... quizás tengan la explicación”, se preguntó.
  Tras el partido del martes, Markarian se refirió un par de veces a la jugada en que el defensor argentino Nicolás Burdisso cometió una clara falta sobre el colombiano Adrián Ramos. Fagundes dio ley de ventaja porque la pelota le quedó a Dayro Moreno, que falló un gol cantado con el arco argentino vacío.
  Para Markarian fue un error arbitral a favor de un equipo “grande” que debería haber impedido que Fagundes volviera a ser designado en esta Copa.
  El DT se había quejado tras el partido ante Chile por la expulsión de Giancarlo Carmona, que le impedirá estar en el encuentro de cuartos de final. “No vamos a callarnos más la boca, Carmona no merecía la expulsión”, señaló entonces sobre la tarjeta roja mostrada en la misma acción al peruano y al chileno Jean Beausejour.

Zonceras del Fóbal

(Por Alfredo Montenegro / La Capital). _ Entre los diversos estilos de juego, el “fútbol llorón” ha logrado muchos adeptos y es sustentado por fieles practicantes, filósofos, teóricos, periodistas y deformadores de opinión.
Cuando van ganando, lloran si los sancionan por hacer tiempo; lloran porque al ir perdiendo, el rival demora al juego; lloran porque les hacen foul pero no lo cobran y lloran porque les adjudican infracciones que dicen no haber cometido. Lloran porque los camisetean, porque opinan sobre sus familiares directos, porque llueve, porque sufren la presión del público, porque no dejan entrar a los visitantes, porque se la agarran siempre contra ellos y lloran porque les hicieron un caño.
Luego del partido jugadores y técnicos del equipo triunfante explicarán que la victoria fue muy justa. Pero, los que perdieron resaltarán: “todo hubiera sido distinto si entraba esa”.
Ante las dudas sobre la jugada a la cual se refieren, ya que hubo muchas que no entraron, los decaídos harán memoria sobre innumerables pelotazos que hubieran cambiado la suerte del partido, entonces explican: “Cuando no se puede, no se puede”, mientras pronostican un futuro venturoso al advertir: “Sólo nos faltó el gol”.
En un tono que sirve para comprender los resultados adversos, dirán: “Si el árbitro cobraba bien ese lateral en defensa que forzamos, otra cosa hubiera sido”, “ellos fueron ayudados por el referato”, “la racha se va a cortar, tenemos hambre de venganza”, además: “El arquero de ellos fue la figura”, entre otras. Pero en la platea, alguno se para y grita maldiciendo a la perra suerte que los hunde en una racha mala, de ya casi cuatro años.
En tanto, el Mariscal Roberto Perfumo señala que “antes”, aunque fueran golpeados con violencia por un rival, a nadie se le ocurría pedirle al referí que cobrara la infracción. Quejarse era de cobarde, se aguantaba el dolor y se seguía jugando como si nada.
“La simulación como recurso y la vigilanteada esa de pedir un foul, hace detestable al fútbol y a sus códigos morales”, dice el morocho filósofo Alejandro Dolina. Pero esa simulación se traslada a la vez al palco de prensa, donde algunos entendidos también falsifican la verdad.

 

Un final emotivo por todo lo que estaba en juego, pero especialmente por cómo llegó el empate de Venezuela. Es que a tres minutos del final Paraguay lo ganaba cómodo por 3 a 1 y en un abrir y cerrar de ojos Venezuela (ya estaba clasificada) alcanzó el empate. De todas formas el conjunto guaraní también sacó el pasaporte a cuartos de final de la Copa América.

  El seleccionado venezolano, que preservó a cuatro de sus figuras, encaró el juego con mucho orden y tranquilidad, sabiendo la obligación de su rival de conseguir un triunfo para no volverse a casa en la primera rueda. Pero Paraguay mostró falencias en la última línea y muchas imprecisiones de mitad de cancha para adelante, y una de esas le costó el gol apenas iniciado el cotejo.

  A los 5’ Ortigoza perdió un balón en tres cuartos, la pelota derivó en Rondón, quien con un derechazo a media altura dejó sin chances a Justo Villar.

  A los 33’ Paraguay llegó al inmerecido empate a través del defensor Alcaraz, luego de una serie de rebotes en el área y después de un cabezazo de Barrios en el palo izquierdo.

  El período final tuvo un arranque equilibrado, con Venezuela retrasado y Paraguay intentando asumir la iniciativa, aunque sin peligro sobre los arcos. A los 18 minutos, cuando poco había pasado y producto de una nueva jugada de pelota parada, Paraguay se colocó adelante en el marcador por intermedio de Barrios. A cinco del final Paraguay pareció definir el encuentro con un cabezazo de Riveros, pero la vinotinto anotó vía Fedor y Perozo.

  Un final electrizante al que los paraguayos no le encontraron explicación.

Un DT en llamas

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario