Ovación

Inolvidable para Bucci

El domingo quedó grabado a fuego en el piloto de Villa Gobernador Gálvez, que se retiró campeón.

Martes 05 de Diciembre de 2017

Alejandro Bucci jamás olvidará el domingo 3 de diciembre de 2017. Cumplió un sueño tan increíble que hasta fue en su propia casa. El Turismo Nacional, la provincia y el municipio hasta le cumplieron el milagro de llevar el Premio Coronación a Rosario, cuando hacía 21 años que la categoría no iba al Fangio. Todo se conjugó para que este trabajador de Villa Gobernador Gálvez, que hace todo para poder estar, desde tener su equipo y preparar sus autos hasta buscar apoyo económico, salga campeón por primera vez a nivel nacional con el título de la Clase 2, y se retire al toque para dejarle la posta a su hermano Luciano, que el domingo puede repetir en el TS 1800 del Car Show en Rafaela. Mejor, imposible.
Como inolvidable fue la fiesta que se desató luego de la consagración, con la familia íntegra (papá Antonio Bucci, mamá Alejandra, Stizza, el hermano menor Luciano y las hermanas mayores Mariana y Jorgelina, y por supuesto su pequeña Luisina), los amigos de toda la vida y el equipo, con los incondicionales Javier Díaz, Agustín Favi, Oscar Palla y Robertino Aranda. No faltó nadie, ni Pepe Martos, con quien Bucci se confundió en un abrazo interminable porque "gracias a él volví a correr. Me ayudó en todo, me ofreció todo lo que tiene porque es una persona humilde y generosa. Un amigo sin dudas". Tampoco los motoristas de Marcos Juárez, Rubén y Ariel Guerini, "que son como uno, empezaron desde abajo, preparando motores en el patio de su casa".
Fue tanta la emoción que después de los festejos en el autódromo toda la caravana lo recibió en Villa Gobernador Gálvez, donde fue subido a la autobomba de los Bomberos Zapadores y paseado en andas por la avenida San Martín hasta la puerta de su taller, conocido por todos en la ciudad de donde Bucci es marca registrada. Después, como laburante que es, se fue a descansar a la noche "porque viajaba a Buenos Aires y el equipo necesitaba reponer fuerzas para preparar el fin de semana del Car Show en Rafaela".
Así de profesional es. Claro que, por ser el campeón, fue invitado a un programa de GarageTV en la Capital Federal y visitó cuatro radios, así que ayer fue un día de marketing.
El título lo disfrutó todo el fin de semana, casi siempre muy tranquilo. Con una excepción: "Fue cuando cometí un error en la largada de la serie el sábado y no pude ganarla. Tenía una bronca bárbara, así que me fui a duchar, me afeité y luego hablé con todos los muchachos del equipo que estaban mal. Acepté mi error, les dije que había que enfocarse de nuevo y que teníamos un gran auto para ser campeones. Fue el único momento de nerviosismo. Después de eso recuperamos las sonrisas y conseguimos el título. Siempre estuve convencido de lograrlo".
Alejandro Bucci, Popeye para todos, cerró un año espectacular. Quiere que lo complete Luciano. Ya es inolvidable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario